HERSTORY, LA HISTORIA DESDE LAS MUJERES
VOLTAIRINE DE CLEYRE: La perla anarquista

Voltairine de Cleyre una luchadora anarquista de principios de siglo XX. Una referencia en temas tan actuales como la objeción fiscal a los gastos militares, que ya propuso en 1909, los modelos de feminidad y la lucha contra la esclavitud sexual.

09/07/10 · 8:48
Edición impresa



"Me resulta absolutamente
horrible ver
que el anarquismo
se ha convertido en un capricho
para los intelectuales”,
sentenció de Cleyre, como
un guiño a las personas
empobrecidas, trabajadoras,
a las que durante toda su
madurez política quiso acercar
el activismo.

Esta literata americana, apodada
“la perla negra” presenció
en Chicago la Revuelta
del Hymarket
en 1886, que
derivó en la ejecución de
varios anarquistas. Este
hecho la definiría finalmente
dentro de esta ideología política,
interpretándola en ocasiones
dentro de la corriente
anarquista individualista (en
oposición a la colectivista),
pero lo cierto es que en la
conferencia sobre anarquismo
de Filadelfia de 1902,
Voltairine explica todas las
escuelas y sus diferencias
hilándolas en perfecta armonía,
lo que la llevó a su apogeo
intelectual.

Este mismo año es tiroteada
y las secuelas le durarán
toda su vida. Pese a ello, y
acorde con su proclama, se
negó a poner una denuncia
contra el agresor, ya que no
creía en la eficacia de los
centros penitenciarios. Tiempo
después fue ella quien se
ofreció voluntaria para ser
disparada por un senador
populista como contestación
directa al ataque que el
anarquismo estaba recibiendo
a través del caso de los
hermanos McNamara, a los
que ella defendió.

Es curioso que, a pesar del
olvido en el que su figura se
ha mantenido, sigamos
hablando de laobjeción fiscal
a los gastos militares que
ya propuso en 1909, los
modelos de feminidad y la
esclavitud sexual que presentó
en Sex Slavery y la rica
herencia en la que ha crecido
el feminismo individualista
actual.

Tags relacionados: Número 129
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto