MEDIOS // EL 'CASO VILARÓ' NO LLEGARÁ A JUICIO
‘Vilaweb’: gana la libertad de prensa

Tras 21 meses de pulso, el Ayuntamiento de Barcelona
ha retirado la querella contra el diario digital que
cuestionó la versión oficial sobre las heridas que sufrió
el responsable de la Guardia Urbana, Xavier Vilaró.

04/04/11 · 7:56
Edición impresa
JPG - 49 KB
OPACIDAD GENERALIZADA. La celebración de la victoria de ‘la roja’ fue calificada por el alcalde de “fiesta cívica”: 91 salidas de los bomberos y 190.000 euros en destrozos. Foto: Albert García.

Veintiún meses han tenido que pasar
para que el Ayuntamiento de
Barcelona y la Guardia Urbana hayan
desistido de la insólita querella
interpuesta contra Vilaweb, el medio
digital independiente de referencia
en catalán, a raíz de la cobertura
informativa del todavía irresuelto
‘caso Vilaró’
.

Caso no aclarado
todavía en relación a las graves
heridas sufridas por el intendente
de la Guardia Urbana de Barcelona,
Xavier Vilaró, la noche de la celebración
de la victoria de ’la roja’ en
la Eurocopa de 2008. Y cuyo origen
real todavía está por esclarecer.

La retirada de la querella se fraguó
el 23 de marzo gracias a la
mediación in extremis del decano
del Colegio de Periodistas de
Catalunya, Josep Maria Martí,
apenas una semana antes de que
arrancara la vista oral. En ella, el
consistorio le solicitaba hasta
180.000 euros de indemnización a
Vilaweb y al ex periodista de El
Mundo
, Nando García.

Con anterioridad,
el Ayuntamiento había
solicitado un año de cárcel para el
director de Vilaweb, Vicent Partal,
aunque retiró esta petición extrema
el pasado año. El acuerdo alcanzado
entre las partes, después
de una amplia campaña social de
solidaridad, desestima finalmente
la vía penal y judicial
y deja al
Consell de la Informació de Catalunya
–un órgano profesional del
periodismo catalán– la valoración
sobre el tratamiento informativo
de un caso irresuelto.

Diez días antes de este acuerdo,
en la Comisión de Presidencia del
Ayuntamiento de Barcelona y con
una mayoría inusual, todas las formaciones
políticas –desde Iniciativa
per Catalunya-Les Verds al
Partido Popular y con la única excepción
del Partit dels Socialistes
de Catalunya (PSC)– exigieron la
retirada de la querella interpuesta
contra el medio digital.

Además, a
mediados de marzo arrancó una
campaña de solidaridad que en
pocos días suscitó el apoyo de
5.000 personas, entidades y colectivos
.
Y no es extraño: desde el
‘caso Vinader’ y pasando por la
irrupción policial en dos periódicos
a raíz de la represión al independentismo
ordenada por el juez
Garzón en los prolegómenos de
los Juegos Olímpicos de 1992, la
querella contra Vilaweb ha constituido
el atentado más grave a la libertad
de prensa en Catalunya de
los últimos años.

Informe demoledor

En abril de 2009, un informe de la
División de Asuntos Internos de los
Mossos, realizado bajo mandamiento
judicial, arrojó más luz y excluyó
la posibilidad técnica de que
las heridas sufridas por Vilaró fueran
provocadas por una pelota de
goma durante la celebración de la
Eurocopa. El informe se sustentaba
desde una triple perspectiva posicional,
balística y médica. Vilaró seguía
sosteniendo que fue herido
frente al Hotel Plaza de la plaza de
España, un espacio que quedó indemne
del campo de tiro de los escopeteros
de los Mossos.

Así lo
acredita también el testimonio de
los periodistas del semanario
Directa que, mientras cubrían los
altercados, se refugiaron en aquella
misma zona. El informe de los
Mossos d’Esquadra concluía que la
versión facilitada por Vilaró “podría
no ajustarse a la realidad” y
que la ubicación espacial que aducía
era “totalmente inverosímil”.
Fruto del informe, la segunda
denuncia interpuesta por Vilaró
–contra los Mossos, por las lesiones
sufridas– fue archivada por la
magistrada del juzgado de instrucción
número 28 de Barcelona ante
la imposibilidad de determinar “la
mecánica lesional denunciada por
el jefe de la Guardia Urbana”.

El
abogado de Vilaró, Jordi Pina –defensor
también de Jordi Montull,
el socio de Félix Millet en el saqueo
del Palau de la Música- nunca
recurrió esa decisión. Y aún así,
el Ayuntamiento no desisitió en la
persecución de Vilaweb.
Sin condecoración municipal
Antes y después del informe policial,
otros hechos acrecentaron las
dudas
y sombras del caso Vilaró.
Su versión no dispuso nunca de un
sólo testigo presencial, a pesar de
ser una celebración concurrida. Y
en septiembre de 2008, el Ayuntamiento,
sin más explicaciones,
retiró una propuesta de condecoración
a Vilaró por la presión de
los sindicatos policiales.

Desde entonces
hasta hoy, el intendente policial
ha ocupado un discretísimo
segundo plano en la vida de la ciudad,
pasando prácticamente desapercibido.
Sea como sea, el enjuiciamiento
criminal de las tareas informativas
desarrolladas por Vilaweb ha acabado
finalmente torciéndose a favor
de la libertad de prensa, tras
una campaña de solidaridad particularmente
intensa e intensiva en
las redes sociales. Y tras 21 meses
de proceso contra Vilaweb, lo único
que también queda acreditado
es que el Ayuntamiento mintió entonces
y que, todavía hoy, algún
cargo público en el ejercicio de sus
funciones sigue mintiendo abiertamente
sobre lo sucedido. Y no es
Vilaweb.

JPG - 55.5 KB
XAVIER VILARÓ. Es intendente de la Guardia Urbana de Barcelona. Foto: Olmo Calvo.

LA VERSIÓN OFICIAL, PUESTA EN ENTREDICHO POR POLICÍAS, MÉDICOS Y TESTIGOS

La versión oficial sigue en entredicho
y cuestionada abiertamente
por fuentes policiales, médicas
y presenciales. Xavier Vilaró
ingresó en el Hospital del Mar la
mañana del 29 de junio de
2008. Hasta cinco días después
no trascendió que había sido
ingresado e intervenido quirúrgicamente,
siéndole extirpado el
bazo.

La primera versión adujo
que había recibido un golpe sin
determinar y posteriormente, y
ante la presión mediática, se
sostuvo que fue el resultado del
impacto de una pelota de goma
lanzada por las unidades antidisturbios
de los Mossos d'Esquadra,
en el marco de los
graves altercados que acompañaron
la celebración.

Vilaweb demostró pronto que
esa versión adolecía de verosimilitud.
Y RAC1 -la emisora del
todopoderoso Grupo Godó que
edita La Vanguardía- informó
que Vilaró habría sido apaleado
en un prostíbulo. Ese extremo
nunca se confirmó y RAC1 rectificó
semanas después la información,
ante el anuncio de triple
querella contra la emisora,
Vilaweb y El Mundo.

La mala gestión informativa
municipal -calificada entonces
como «apagón»- y la falta de
transparencia llegó a ser condenada,
en julio de 2008, en el
pleno de la Comisión de Seguridad
por todas las fuerzas políticas,
incluida el PSC. Había
motivos suficientes: al día
siguiente de los hechos, el
alcalde Jordi Hereu calificó la
celebración de «fiesta cívica».
Dos días después tuvieron que
reconocer que fueron los altercados
más graves registrados en la
ciudad en el marco de una celebración
deportiva: 91 salidas de
los bomberos y 190.000 euros
en destrozos provocados por un
tumulto que ostentaba iconografía
ultraderechista
. Después
Assumpte Escarp, responsable
de Prevención, Seguridad y
Movilidad del Ayuntamiento de
Barcelona, anunció públicamente
que Vilaró sólo tenía una
lesión a la altura del bazo: posteriormente
trascendió que también
tenía una lesión en los testículos,
que referiría a un impacto
directo en la zona genital.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar
separador