EL SUPREMO CRITICA LA FORMA EN QUE FUE CONDENADA
El Tribunal Supremo absuelve a Núria Pòrtulas

La reciente sentencia del
alto tribunal califica como
“realmente paradójica” la
condena sin pruebas impuesta
por la Audiencia
Nacional a la joven anarquista
de Girona por “tentativa
de colaboración con
organización terrorista”.

24/06/10 · 6:00
Edición impresa
JPG - 78 KB
 
Celebración de la absolución de Núria Pòrtulas en Girona. / La Directa

Núria Pòrtulas, la activista libertaria
de Girona condenada el pasado verano
a dos años y medio de prisión

por “tentativa de colaboración con
organización terrorista”, ha sido definitivamente
absuelta. En su sentencia
hecha pública el 11 de junio,
el Tribunal Supremo no sólo ha dado
la razón al recurso de casación
presentado por la defensa de la activista,
sino que incorpora una abierta
crítica al proceder de la Audiencia
Nacional (AN) y de los instructores
policiales a los que reprocha haber
condenado careciendo de pruebas.

La sentencia es el punto y final a
tres años de vía crucis represivo.
Detenida e incomunicada en aplicación
de la legislación antiterrorista
en febrero de 2007, trasladada a la
Audiencia Nacional y encarcelada
durante cuatro meses en la prisión
madrileña de Soto de Real, Pòrtulas
ha tenido que comparecer, desde entonces,
cada semana en los juzgados.

En junio de 2009 fue juzgada y
condenada por la Audiencia Nacional –aunque no significó su ingreso
en prisión– basándose en los informes
policiales remitidos por la
Divisió Central d’Informació de los
Mossos d’Esquadra, dirigida por el
comisario Adolf Broch.

“Realmente paradójico”

En ellos se acusaba a Núria Pòrtulas
de estar preparando sabotajes contra
varias instituciones en el marco
de una campaña de solidaridad con
el activista catalán Juan Surroche,
entonces preso y procesado en Italia
por la quema de un tren que se usó
para deportar inmigrantes. Surroche,
vecino como Pòrtulas de la localidad
gerundense de Sarrià de Ter,
fue finalmente absuelto del delito de
asociación subversiva por la justicia
italiana, como se acreditó en la vista
oral contra Pórtulas. Este factor es,
para el Supremo, determinante para
dictaminar la absolución de la activista.

Según la sentencia “no consta
probado que la acusada haya contactado
con un grupo u organización
terrorista ni que haya intentado colaborar
con grupo de esa naturaleza,
sino que lo realmente acreditado es
que contactó con un amigo que se
dedicaba a realizar actos incendiarios
con fines terroristas”. Añade el
tribunal que “no consta” que la persona
que contactaba con la acusada
estuviera integrada en un grupo u
organización terrorista. En este sentido,
el alto tribunal español considera
“realmente paradójico” que se
condene a Pórtulas por tentativa de
colaboración con una organización
terrorista inexistente.

Así mismo el Supremo valora
que la Audiencia Nacional ha vulnerado
la presunción de inocencia
al condenar sin “contar con prueba
de cargo acreditativa” y estima que
el delito de colaboración no es aplicable
en los supuestos del artículo
577 del Código Penal (el llamado
‘terrorismo individual’).

Sin embargo, el tribunal no estima
que se haya producido violación
del derecho a la intimidad ni que la
policía hubiera obtenido pruebas ilícitas,
como solicitaba la defensa, por
intervenir y confiscar a Pòrtulas una
libreta personal en un control rutinario
de carretera. Según los
Mossos, las anotaciones recogidas
en esa agenda detonaron toda la
operación contra la activista.

Para los grupos de apoyo a Núria
su absolución es un severo revés judicial
a las tesis mantenidas por los
Mossos d’Esquadra y ratificadas por
la Audiencia Nacional, así como al
Departament d’Interior dirigido por
Joan Saura, de ICV. Tras la sentencia
los ecosocialistas han mantenido
un silencio rotundo, sólo roto por
Joan Boada –número dos en Interior
por ICV– que sostuvo que no debía
pedir disculpas porque “éstas son
las reglas del juego”. Boada protagonizó,
hace tres años, las polémicas
más agrias respecto al encarcelamiento
de Pórtulas. “Seguimos recordando
las acusaciones por parte
de Joan Boada en relación al entorno
más inmediato de Núria para
criminalizar a los miembros de la
campaña”, afirma en un comunicado
la Asamblea de Apoyo a Núria.

En una rueda de prensa, el abogado
de Pòrtulas, Benet Salellas, valoró
que “el Supremo corrige de forma
clara, contundente y taxativa la sentencia
de la AN”. Asimismo el letrado
exigió responsabilidades y dimisiones
en la cúpula de Interior y
anunció que estudian emprender acciones
legales por los cuatro meses
de cárcel injustamente sufridos por
la activista. Por su parte, la Asamblea
de Apoyo a Núria, tras denunciar
“la detención preventiva” de la
que fue objeto Pòrtulas, valoró que
“esta sentencia desmonta las justificaciones
que movían este caso”.

Durante los últimos tres años, la
solidaridad con Núria Pòrtulas ha sido
particularmente activa: decenas
de movilizaciones, miles de firmas y
el apoyo de personalidades como
Lluis Llach, Alfonso Sastre, Carlos
Taibo o el fallecido Pepe Rubianes.

Tags relacionados: Audiencia Nacional Número 129
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto