Nace en Grecia, con vocación de permanenecer, un diario editado por la plantilla
¡Los trabajadores de ’Eleftherotypia’ vuelven con su propio periódico!

Un periodista que participa en la redacción de Eleftherotypia de los Trabajadores emitió este comunicado con ocasión del lanzamiento de su primer número el miércoles 15 de febrero.

16/02/12 · 17:08
Edición impresa

¡Ya está hecho! ¡Los trabajadores de Eleftherotypia (Libertad de Prensa), uno de los mayores y más prestigiosos diarios griegos, avanzan en la gran empresa de la edición de su propio periódico, Eleftherotypia de los Trabajadores!

Desde el miércoles, 15 de febrero, los quioscos de todo el país colocan al lado de los periódicos habituales uno más, escrito por sus propios asalariados. Un periódico que no busca solamente hacer pública la lucha de los trabajadores de Eleftherotypia’, sino que también nace con la vocación de ser un periódico de información general, especialmente en este periodo tan crítico para Grecia.

Los 800 trabajadores y trabajadoras de la empresa X.K. Tegopoulos, editora del periódico Eleftherotypia, desde los periodistas a los técnicos, de los limpiadores a los empleados y conserjes, están en huelga indefinida desde el 22 de diciembre de 2011, pues ¡el patrón no les ingresa sus salarios desde el pasado agosto!.

Los trabajadores de Eleftherotypia, viendo que el patrón demanda la aplicación del artículo 99 del código de quiebra para protegerse de sus acreedores -en realidad sus asalariados, a los que debe en total unos siete millones de euros en salarios impagados (!)-, han decidido, paralelamente a las movilizaciones y a la acción de la justicia editar su propio periódico. Un periódico distribuido por las agencias de prensa de todo el país, al precio de 1 euro (frente al 1,30, que es el precio habitual de los otros diarios), con el objetivo de mantener la caja de resistencia.

Sin cobrar desde hace siete meses, los trabajadores y trabajadoras de Eleftherotypia se mantienen gracias a un movimiento de solidaridad de diversos colectivos, e incluso de ciudadanos particulares que hacen donaciones en dinero o en especie (comida, mantas, etc.). Con la edición de su propio periódico y el dinero de su venta, podrán sostener financieramente su huelga sin la mediación de nadie: En suma, avanzan hacia una suerte de autogestión.

El periódico ha sido confeccionado en un taller amigo, en un ambiente que recordaba la edición de un periódico clandestino, ya que la dirección, desde que supo que los periodistas tomaban las riendas de la empresa, cortó de repente la calefacción, después el sistema empleado por los redactores para escribir sus artículos y, finalmente, cerró el propio taller, aunque de momento el acceso a las oficinas del periódico está libre. Eleftherotypia de los Trabajadores ha sido impreso en una imprenta externa a la empresa con el apoyo de los sindicatos y los trabajadores de la prensa, porque los trabajadores de su propia imprenta dudaban si ocupar su puesto de trabajo.

La dirección, que tiene miedo del impacto de la edición autogestionada del periódico, amenaza con recurrir a la justicia, intimida amenazando con despedir a los miembros del comité de redacción que han sido elegidos democráticamente por la asamblea general de huelguistas. Sin embargo, el público griego, y no sólo los lectores de Eleftherotypia, esperaban con gran interés su aparición -nos han desbordado los mensajes de ánimo para que los periodistas editemos solos el periódico- ya que la dictadura de los mercados está aparejada a la dictadura de los medios que vuelven opaca la realidad griega. Si no hubiera habido el clima de consenso cultivado por la mayor parte de los medios en 2010, con el argumento de que no había alternativa cuando el gobierno de Papandreu firmaba el primer Memorandum, cuyo fracaso patente reconoce ahora todo el mundo, habríamos visto al pueblo griego revolverse antes para darle la vuelta a una política catastrófica para toda Europa.

El caso de Eleftherotypia no es el único. Decenas de empresas del sector privado han dejado de pagar a sus trabajadores desde hace tiempo, y sus accionistas les han abandonado virtualmente esperando días mejores… En la prensa, la situación es incluso peor. A causa de la crisis, los bancos no prestan más a las empresas mientras que los patronos no quieren poner dinero de su bolsillo, prefiriendo recurrir al artículo 99 -hay al menos 100 sociedades cotizadas en bolsa que lo han hecho- para ganar tiempo a la vista de la eventual quiebra griega y su probable salida de la zona euro.

’Elefthrotypia’ nació en 1975 como un "periódico de sus redactores" en el periodo de radicalización que siguió a la caída de la dictadura en 1974. Hoy, en una época marcada por la nueva "dictadura de los acreedores" internacionales, los trabajadores y trabajadoras de Eleftherotypia tienen la ambición de convertirse en el ejemplo luminoso de una información totalmente diferente, resistiendo al "terror" tanto de la patronal como de los barones los media, que no querrían ver bajo ningún concepto la suerte de la información en manos de sus trabajadores.

Moisis Litsis es redactor económico, miembro del Comité de Redacción de Eleftherotypia de los Trabajadores y miembro suplente del Consejo de Administración del sindicato griego de periodistas (ESHEA).

Artículos relacionados:

- ['Eleftherotypia': De un periódico griego en crisis al "diario de los trabajadores"->17479]
- [No es la crisis publicitaria, es el periodismo->17364]

Tags relacionados: Número 167
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Inicie sesión para comentar
separador