UNIVERSIDAD // PROCESO DE CONVERGENCIA
¿Tiene sentido continuar con la oposición a Bolonia?

Un curso más, la comunidad universitaria denuncia el
proceso de mercantilización que ésta vive. Más allá
de Bolonia, pelean por mantener un servicio público.

- “Se facilita el aprobado sin facilitar el aprendizaje”

- Tras su implantación, llega la agenda oculta

16/04/10 · 19:05
Edición impresa


Acción contra Bolonia en el Banco Santander


“Pues sí, la verdad es que sí que somos
pesadas, pero nosotras preferimos
que nos denominen constantes”.
Así comenzaba el texto que se
repartía en la mañana del 8 de abril
en Madrid durante la primera acción
de protesta
contra la culmbre de responsables
de los Ministerios de
Educación de la UE.

“Bolonia no existe; simplemente
es un largo proceso de reconversión
industrial para la Universidad que se
lleva aplicando desde el año 2000
con la primera LOU. Entonces ya se
decía que había que reducir la plantilla
al 51% de la existente”, responde
Carlos Fernández Liria, profesor
de la Universidad Complutense de
Madrid, ante la pregunta de por qué
hay que seguir mostrando oposición
a este proceso. Y como muestra de
los logros conseguidos, expone que
en su Facultad todavía existe la
Licenciatura y no el Grado, el curso
que Bolonia debería estar implantando.
Mucho mejor conocen esta
situación en la Universidad Carlos
III, donde Bolonia ya lleva varios cursos
implantado y se notan las consecuencias
de la financiación competitiva
o de la gobernanza corporativa.

“Quienes luchamos por la educación,
así como los que lo hacen por
la sanidad o el medio ambiente, somos
conscientes de la dura realidad
que rodea sus respectivas luchas.
Tenemos la conciencia de que el
Proceso de Bolonia es casi imparable,
pero no vamos a permitir que su
aplicación sea a coste cero”, explica
la plataforma Bolonia Fucking Up
Group (Grupo para Joder a Bolonia).

Bolonia Follow Up Group

“El nombre de Bolonia Fucking Up
Group es una sátira realizada contra
los consejos de expertos [Bolonia
Follow Up Group], que son los verdaderos
encargados de aplicar el
EEES en todos los países adscritos”,
explican desde la plataforma estudiantil.
Una de las apuestas del grupo
de consultores, tanto del ámbito
público como privado, es que el precio
de la matrícula
se aproxime al
coste real. El Gobierno socialista lo
llevó a la práctica con el Real Decreto
1393/2007donde se dice que deberán
estar “relacionados con los costes
de la prestación del servicio”.

Según denuncian las plataformas
universitarias, los datos de este año
revelan un incremento en las tasas
de los nuevos grados del 23% con
respecto a las correspondientes a licenciaturas
y diplomaturas en años
anteriores. Además, a partir del próximo
año se encarecerán las segundas
(20%) y terceras matrículas (hasta
un 70%) de una asignatura.

Otra de las grandes premisas de
este grupo ha sido fomentar la movilidad.
En Alemania, donde ya se ha
graduado la primera generación de
Bolonia, se produjeron en noviembre
importantes movilizaciones seguidas
de okupaciones de rectorados
en unas 20 ciudades. Entre sus
principales denuncias explicaban
que sólo un 15% de la comunidad estudiantil
pasa ahora un semestre en
el extranjero, mientras que en las viejas
licenciaturas eran el 24% de los
estudiantes, como recogía Justus
Bender en el diario Die Zeit.

NUEVAS CITAS DE «NO A BOLONIA»

El movimiento de contestación
al proceso de Bolonia sigue
siendo una realidad europea.
En los últimos meses, ocupaciones
de facultades en Alemania,
de un emblemático teatro
en Viena y movilizaciones dentro
y fuera de los campus en la
mayor parte de Europa evidencian
que la lucha contra el proceso
sigue viva. Tras la experiencia
de la cumbre de Viena
en marzo, donde
se dieron cita unos 20.000
estudiantes de países implicados
en el proceso, los argumentos
han empezado a converger.
El rechazo al proyecto
de mercantilización de la enseñanza,
la desconfianza por el
oscurantismo del proceso, así
como la falta de participación
de los y las estudiantes en
éste son los nexos que unen
las luchas en cada Estado.
Junto a la reunión de los ministros
de Educación en Madrid,
los distintos movimientos han
vuelto a coincidir para visibilizar
la lucha común estudiantil.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Acción contra Bolonia en el Banco Santander
Acción contra Bolonia en el Banco Santander
separador