CATALUNYA: PXC CONCENTRA EL VOTO ULTRA
Las tesis racistas calan en el electorado catalán

La xenófoba Plataforma per Catalunya, con 75.000
votos, se ha quedado a las puertas del Parlament, pero
se prepara para las próximas elecciones municipales.

23/12/10 · 7:00
Edición impresa
JPG - 100.3 KB
Foto: Ramon Fornell.

De los videojuegos electorales del
PP, en los que la candidata dispara
sobre migrantes ilegales, hasta el
discurso preferencial y abiertamente
racista de Plataforma per Catalunya
(PxC) de Josep Anglada, las tesis
xenófobas han conseguido copar
buena parte de la última campaña
electoral catalana. Con réditos
políticos. Sobre todo para el PP de
Catalunya que ha cosechado sus
mejores resultados electorales y ello
después de provocar sucesivas polémicas
al relacionar inseguridad e
inmigración, como el reparto de
dípticos criminalizando a la población
rumana en Badalona.

El objetivo, las municipales

El ariete electoral antiimigrantes
blandido por el PP de Alicia Sánchez
Camacaho, hoy tercera fuerza
parlamentaria por primera vez, ha
operado también como cortafuegos
para la irrupción de la extrema derecha
islamófoba representada por
Anglada. PxC no estará en el Parlament
de Catalunya al no superar,
en la provincia de Barcelona, el 3%
de votos requeridos para obtener
representación parlamentaria. Anglada
se quedó a las puertas de conseguirlo
con un 2,47% (57.659 votos),
sólo el pinchazo en los barrios
de Barcelona y en parte del área metropolitana
se lo impidió.

Anglada culpó a la televisión pública
catalana de no conseguirlo,
pero advirtió que los 75.321 votos
recogidos (un 2,42% del total) se
transformarán en decenas de concejales
en las próximas elecciones
municipales de 2011, en las que prevé
presentarse en 100 municipios.
En 2007 obtuvo un total de 17 concejales,
convirtiéndose en la segunda
fuerza en Vic, donde promovió
la polémica prohibición del empadronamiento
municipal de migrantes
que luego fue asumida por el
Gobierno municipal de CiU.

En el seno de la PxC no se oculta
que la candidatura a las autonómicas
pretendía servir como prueba
piloto anticipada de las municipales.
Desde esta perspectiva el fracaso
electoral de la PxC es más que
relativo. Su primer éxito fue introducir
el racismo en la campaña, tensionando
y endureciendo el discurso
anti migratorio de la derecha.
Además ha conseguido más de un
3% de sufragios en 72 municipios
catalanes, 12 de ellos capitales de
comarca, donde PxC centrará su futura
campaña electoral.

Los miles de votos obtenidos son
el mejor resultado de la extrema derecha
en Catalunya y el Estado español
desde 1977, sólo superados
por los 378.000 votos obtenidos a
nivel estatal por Blas Piñar en 1979
con la candidatura de Unión Nacional,
que en Catalunya sólo recogió
27.298 sufragios.

Los municipios en los que Anglada
ha cosechado mayor respaldo
han sido, en la provincia de Barcelona,
en Canovelles (7,7%) y Manlleu
(7,7%). En L’Hospitalet de Llobregat,
la segunda mayor ciudad de
Catalunya, en pleno cinturón obrero,
PxC ha obtenido un 4,2%, aunque
en Vic, su feudo electoral, donde
cosechó un 18% en las últimas
municipales, se ha quedado en un
5,8%.

Además, la alternativa ultra que
competía con Anglada ha quedado
reducida a la mínima expresión,
dado que PxC ha concentrado el
voto ultra. Si la Falange Española
de las JONS obtuvo 1.781 votos, un
0,06%, el neonazi MSR baja de
1.096 a 778 votos (0,02%) mientras
que Partit per Catalunya, una escisión
de PxC en Lleida apenas obtiene
312 votos (0,01%).

Anglada, con todo, afronta también
vicisitudes. Tras las elecciones,
la Generalitat de Catalunya, a
través del secretario de Inmigración,
Oriol Amorós (ERC), anunció
que remitía a la Fiscalía el programa
electoral de PxC por si hubiera
indicios de un delito de incitación
al odio racial y la discriminación,
como ya ocurrió con los panfletos
antirrumanos repartidos por el edil
del PP en Badalona Xavier García
Albiol, aún imputado.

Además, el
gran gasto de la campaña electoral
–remitió postalmente su propaganda
racista a 5,5 millones de electores–
ha dejado a PxC una deuda
enorme, un crédito de 100.000 euros
pendiente de devolver al FPÖ
austriaco y, al menos, una demanda
judicial. La imprenta Rotobig de
Granollers ha presentado en Vic
una denuncia por el impago de dos
millones de folletos, por un valor
de 7.700 euros. A lo que cabe sumar
los abandonos periódicos de
miembros de PxC: los candidatos a
la alcaldía de Calafell y Cunit han
dimitido denunciando el personalismo
y la opacidad de Anglada.

CONTRA «LOS QUE ENCIENDEN EL FUEGO DEL ODIO RACISTA»

Poco antes de la campaña
electoral nació en Catalunya
Unitat contra el Feixisme i el
Racisme, para luchar contra
la posible irrupción parlamentaria
de Plataforma per Catalunya.
Este espacio unitario
ha aunado los esfuerzos de
más de 150 organismos
sociales -desde centrales sindicales,
pasando por la Amical
de Mauthausen, la Asamblea
de Okupas de Cornellà, la
Junta Islámica de Catalunya o
las Juventudes del PSC-, y
actualmente está vertebrándose
pueblo a pueblo para dinamizar
la lucha antirracista en
las próximas municipales. Sos
Racisme, además, impulsó
una exitosa campaña de cerillas
electorales, con diversos
lemas, contra «los que encienden
el fuego del odio racista».
Por otro lado, el propietario y
máximo impulsor de la neonazi
Librería Europa, Pedro Varela
Geiss, ingresó en prisión el
9 de diciembre para cumplir
una pena de un año y tres
meses de cárcel por la difusión
de ideas genocidas y
antisemitas. Hasta la puerta
de la cárcel le acompañaron
25 neonazis con una pancarta
con el lema «No + editores
encarcelados». La pena le fue
impuesta el pasado mayo por
la Audiencia de Provincial de
Barcelona. Varela Geiss ya
tenía, desde 2008, una sentencia
pendiente de cumplimiento.
Se trata del primer
ingreso en prisión por enaltecimiento
del genocidio.

Tags relacionados: Catalunya Genocidio Militarismo
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Foto: Ramon Fornell.
Foto: Ramon Fornell.
separador