OPINIÓN //
Superficialidad e invisibilidad

Probablemente la ‘Operación Peregrino’ puede pasar por ser el caso más relevante de explotación laboral de inmigrantes en Galicia, pero desde luego no por ser el único. Si resulta aún más significativo es porque el empresariado implicado es numeroso, y porque parece posible la implicación de un alto cargo de la Policía Nacional de Santiago de Compostela.

17/05/10 · 0:00
Edición impresa

Probablemente la ‘Operación Peregrino’ puede pasar por ser el caso más relevante de explotación laboral de inmigrantes en Galicia, pero desde luego no por ser el único. Si resulta aún más significativo es porque el empresariado implicado es numeroso, y porque parece posible la implicación de un alto cargo de la Policía Nacional de Santiago de Compostela.

No es el único caso en el que la corrupción de los cuerpos armados y el funcionariado del Estado puede ser patente –recientemente pasaba por el juzgado un inspector de trabajo en Lugo por colaborar con empresarios explotadores–.

Sí es cierto que en este caso el nombre del inspector jefe de Inmigración y Extranjería de Santiago, Manuel Fernández Nogueira, fue publicado por Novas da Galiza. Sí es cierto que, con voluntad, serían más los medios con acceso a fuentes muy localizables. Lo cierto, en todo caso, ha sido una cobertura de los medios comerciales, sin excepciones, cómoda y superficial, ajustada por completo a los tiempos marcados por los pasos policiales y judiciales.

Con mayor o menor tacto, un lenguaje más o menos próximo a las víctimas, pero en todo caso reproducían informes institucionales. Y sin las voces de las víctimas, de los trabajadores explotados, y amenazados por su situación de irregularidad administrativa.

Una cobertura que, si bien no intoxica –informativamente hablando– tampoco puede ser considerada honesta ni informativa. Dar cuenta de un conflicto de este tipo de una manera impersonal hace que no se distinga en exceso una red mafiosa que tuvo en condiciones de explotación laboral al menos a 57 trabajadores de cualquier otra trama de, pongamos por caso, evasión de impuestos.

La evidencia de que no es un problema administrativo son precisamente esas personas explotadas, que para la prensa empresarial no son más que una cuantificación de las infracciones de los empresarios. Y al final, incluso como delincuente, el protagonismo es para el empresario y el papel secundario para los obreros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

- [Diez mil euros por papeles y un lugar de trabajo->10963]

- [«Sólo ha salido a la luz un tercio de la operación»->10965]

Tags relacionados: Número 126
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto