MEDIOS COMUNITARIOS :
Televisiones comunitarias tendrán licencia digital

Por primera vez en la historia de la televisión en el Estado español, una ley de rango estatal reconoce la existencia de una práctica de comunicación local que no es gestionada ni por el sector público ni por el privado: la televisión de proximidad sin ánimo de lucro. El 20 de diciembre, la enmienda que presentó IU-ICV a la Ley de Impulso para la Sociedad de la Información (LISI) pidiendo el reconocimiento de este tipo de televisión fue aprobada por el pleno del Congreso.

10/01/08 · 0:00
Edición impresa

Por primera vez en la historia de la televisión en el Estado español, una ley de rango estatal reconoce la existencia de una práctica de comunicación local que no es gestionada ni por el sector público ni por el privado: la televisión de proximidad sin ánimo de lucro. El 20 de diciembre, la enmienda que presentó IU-ICV a la Ley de Impulso para la Sociedad de la Información (LISI) pidiendo el reconocimiento de este tipo de televisión fue aprobada por el pleno del Congreso. Ésta era la última oportunidad para emisoras como Tele K o RTV Cardedeu, televisiones que se declaran “comunitarias”, gestionadas por entidades sin ánimo de lucro y nacidas desde la demanda directa de colectivos ciudadanos, emisoras que llevan décadas luchando por un reconocimiento que garantice la viabilidad de proyectos de comunicación social y local.

Con la publicación de la LISI, las televisiones comunitarias ‘históricas’, aquellas anteriores a 1995, no tuvieron que cesar sus emisiones el 1 de enero de 2008, fecha prevista por el Gobierno para el “apagón analógico”. Además, abre un nuevo proceso de adjudicación de licencia digital para estas televisiones.

Históricamente alegales

La enmienda lanzada por IU-ICV consigue dar visibilidad a una problemática esquivada por leyes y Gobiernos en las últimas dos décadas. La historia de la televisión local española se caracteriza desde su nacimiento por una falta de regulación que ha permitido coexistir en las ondas a televisiones privadas, públicas y comunitarias en el marco de la alegalidad. Una débil definición de lo que es “comunicación de proximidad” por parte de la Administración y la falta de regulación del sector, hicieron de la televisión local el campo perfecto para la expansión de grandes grupos de comunicación como Prisa y Vocento o la cadena Cope. La legalidad llegó de la mano de la ley de TDT local, publicada en 2005, que venía a regular el sector con la llegada de la Tecnología Digital Terrestre. Además de mejoras técnicas, ésta tecnología supone un incremento en la capacidad del UHF hasta las 1.150 concesiones de licencias digitales de cobertura local calculadas por Industria. Sin embargo, ninguna de ellas fue adjudicada a televisiones comunitarias. El texto no hacía entonces mención alguna a la realidad de la televisión de proximidad sin ánimo de lucro.

Desde ahora, el actual reconocimiento que hace la LISI de la comunicación de proximidad, dirigida a comunidades en razón de un interés cultural, educativo, étnico o social, “supone por fin”, según Francisco Pérez, director de Tele K, “una mayor democratización del espectro radioeléctrico frente las tendencias de privatización y oligopolio”.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto