Telemadrid: manipula que algo queda

Desde que en 2003 la nueva dirección asumiera
la gestión del ente público madrileño,
los resultados económicos y de audiencia de
la cadena han caído en picado. Un informe
del Consejo Provisional señala que en
Telemadrid “el ejercicio del periodismo en
términos de pluralidad, objetividad e imparcialidad
se ha convertido en una quimera”.

23/11/06 · 0:00
Edición impresa
JPG - 15.6 KB
MIGUEL PORTO

La manipulación política en
los medios de comunicación -públicos y privados-
no es un fenómeno nuevo.
Pero en Telemadrid la situación impuesta
por el equipo directivo actual
nombrado por el Gobierno de
Esperanza Aguirre supera con creces
cualquier posible comparación.
Nunca en los 17 años de vida de
esta cadena se había alcanzado el
nivel actual de desinformación y
propaganda partidista. Telemadrid
ha dejado de ser la referencia
informativa de los madrileños para
convertirse en un mero instrumento
al servicio de Esperanza
Aguirre y del ala más derechista
del Partido Popular, que utiliza esta
televisión como ariete contra el
Gobierno de José Luis Rodríguez
Zapatero y el PSOE.
Una estrategia política que pagan
todos los madrileños con
sus impuestos.

Los ciudadanos madrileños deben
saber que en Telemadrid personajes
públicos como Pilar Manjón -presidenta de la asociación de
afectados del 11-M- o colectivos
como Amnistía Internacional están
directamente vetados por la
Dirección. Los ciudadanos madrileños
pueden comprobar cuánto
salen en los informativos de Telemadrid
partidos como IU, colectivos
sociales como Ecologistas en
Acción, Federación de APAS Giner
de los Ríos, la Asociación en Defensa
de la Sanidad Pública, la COGAM
o la Federación Regional de
Asociaciones de Vecinos. Nunca
o casi nunca.

Telemadrid no tiene reparo ninguno
en asumir las estrategias políticas
del Partido Popular en casos
tan delicados como el del
Hospital de Leganés. No hay cargo
de conciencia a la hora de destrozar
el prestigio profesional y
personal de los médicos de este
hospital, hurtándoles el derecho a
la defensa. Una demoledora campaña
contra estos facultativos pagada
por los madrileños.
Y lo más grave de todo. Telemadrid
ha asumido como línea editorial
propia la teoría de la conspiración
en torno al 11-M. Y con dinero
público, nos hermanamos
con medios como la COPE, El
Mundo o La Razón para cuestionar
y poner en riesgo las instituciones
democráticas.

Se tergiversa, se manipula y se
dicen verdades a medias cuando
no simples mentiras en todos y cada
uno de los informativos de
Telemadrid todos los días y a todas
horas. Y cuando los profesionales
de Telemadrid intentamos
protestar y defender el derecho de
los ciudadanos a un servicio público
de televisión plural, veraz, objetivo
y riguroso, la Dirección de
Telemadrid aplica mil y un métodos
de represión. Periodistas que
son sacados de la redacción y enviados
a programas de ínfima audiencia
en los horarios más intempestivos
de la parrilla. Periodistas
a los que no se renuevan sus contratos.
O periodistas que directamente
quedan marginados y no se
les da trabajo porque la Dirección
de Telemadrid ha montado una redacción
paralela con personas afines
y de confianza, contratados
para hacer el trabajo sucio y escribir
al dictado.

Pero en Telemadrid somos todavía
muchos los que estamos
empeñados en recobrar la confianza
de los ciudadanos y defender
su derecho a la información.
Por eso el grueso de la redacción
histórica de Telemadrid lleva dos
años sin firmar sus informaciones.
Por eso hemos creado un
Consejo Provisional de Redacción -no reconocido por la Dirección-
para conseguir en Telemadrid un
Estatuto Profesional como el que
ya tienen medios de comunicación
como la Agencia EFE y otras
televisiones autonómicas. Por eso
hemos denunciado la situación de
Telemadrid en el Parlamento europeo.
Y por eso hemos puesto en
marcha la campaña salvemostelemadrid.
es. Porque otra Telemadrid
es posible.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto