ENCUENTRO // II JORNADAS DE ADMINISTRACIÓN TECNOLÓGICA EN BADAJOZ
Servicio público y participación ciudadana con software libre

Relegada históricamente, en Extremadura destaca la apuesta institucional por el uso del software libre con un sistema operativo propio, el gnuLinEx, a través de iniciativas como el Plan de Alfabetización Tecnológica. Julio César Fuster, el coordinador de este programa, habló con DIAGONAL sobre las posibilidades de la ‘democracia digital’.

15/05/06 · 17:56
JPG - 17.9 KB
 
‘E-GOBIERNO’. El gobierno electrónico está implantándose en varias localidades piloto,
y los planes de alfabetización pretenden llegar a zonas rurales y desfavorecidas.

Texto de Almudena Verde

DIAGONAL: ¿En qué ha consistido
hasta ahora el Plan de Alfabetización
Tecnológica y Software
Libre de Extremadura?

JULIO CÉSAR FUSTER: Se trata
de una acción estratégica y pionera
en Europa, que se materializa a través
de los Nuevos Centros del
Conocimiento. Los NCC son espacios
públicos, ubicados en zonas rurales
y en barriadas socialmente
desfavorecidas de ciudades, con el
equipamiento tecnológico necesario
para que los habitantes puedan
acceder, en igualdad de oportunidades,
a las tecnologías de la información
y la comunicación, acercándoselas
a través de diferentes estrategias
que pasan por la motivación,
la capacitación y la participación
coordinada en la Red.

D.: Las jornadas celebradas a finales
de septiembre en Badajoz se enmarcaron
en el contexto del Plan de
Administración Tecnológica. ¿Qué
ha aportado este encuentro?

J.C.F.: En estas segundas, jornadas,
hemos querido abrir el dialogo y destacar
varios aspectos relacionados
con la Administración Tecnológica y
el gobierno electrónico, que nos parecen
piezas claves, tanto por el modelo
como por el desarrollo de estas
políticas de relación con la ciudadanía,
poniendo el acento en tres ejes
fundamentales: la política de servicio
público, una tecnología con aplicaciones
en software libre y una metodología
de alfabetización tecnológica
diferencial con un método participativo.

D.: ¿Cómo y cuándo se consigue comenzar
con el proyecto gnuLinEx
en esta comunidad autónoma, Extremadura,
históricamente ignorada?
¿Cómo se implica a la Administración?

J.C.F.: Desde que el 17 de abril de
2002 se presentase en público la primera
de sus versiones, se ha concebido
como un instrumento al servicio
de un doble objetivo: por un lado,
un objetivo educativo para contribuir
al desarrollo de la Red Tecnológica
Educativa y, por otra
parte, un objetivo social y económico
que consiste en difundir el
software libre en Extremadura. La
existencia de un software completo
que puede ser copiado legalmente
contribuye a evitar barreras
económicas, como el alto coste
de las licencias de software.

D.: ¿Cuáles son las ventajas en lo local
del software libre frente al software
propietario? ¿El modelo es exportable
a otras comunidades?

J.C.F.: La apuesta por el uso de software
libre está optimizando la orientación
de los recursos públicos derivándolos
a la adquisición de equipamiento
y desarrollo de aplicaciones
en los diferentes ámbitos socioeconómicos,
más que al pago de licencias
propietarias. Asimismo, está favoreciendo
la tendencia a utilizar
las nuevas tecnologías para apoyar
los procesos de participación ciudadana,
acceso al conocimiento y la
colaboración social, y garantiza las
condiciones que aseguran una democratización
efectiva de acceso y
uso, dado que, al ser programas libres,
cuentan con todos los permisos
para copiar, distribuir, modificar,
ampliar y crecer.

El modelo extremeño no sólo se
está exportando a otras comunidades
españolas, sino que, además, sobre
sus mismos principios y objetivos
se sustenta el protocolo de colaboración
que el Gobierno extremeño
ha suscrito tanto con la ciudad
de Porto Alegre como con el propio
Gobierno federal brasileño, así como
con los gobiernos de Perú y
Uruguay.

D.: A diferencia de otras distribuciones
del Estado, como por ejemplo la
andaluza (adaptación del gnuLin-
Ex), el proyecto extremeño reconoce
en su propio nombre sus orígenes,
incorporando el prefijo GNU al
nombre de Linex. Al margen del homenaje
al proyecto GNU/Linux,
¿qué implicaciones prácticas y políticas
tiene usar un software respaldado
por una comunidad mundial de
desarrolladores y usuarios?

J.C.F.: La utilización de gnuLinEx,
basada en Debian y Gnome, como
distribución de programas en código
abierto y libre implica directamente
el desarrollo de habilidades
tecnológicas al servicio de los ciudadanos
y ciudadanas de Extremadura.
Por ello, esta estrategia está
apoyada por una de las comunidades
de desarrolladores más grandes,
porque además respeta totalmente
la licencia GPL (General Public
License). Por último, es la primera y
la única distribución apoyada por la
Free Software Foundation, liderada
por Richard Stallman, ideólogo de la
filosofía del software libre.

D.: Conceptos como el de ‘ciudadanía
digital’, ¿no quedan muy alejados
de la realidad de los ciudadanos
extremeños? ¿Qué aspectos de
la vida cotidiana de la gente han
mejorado con la introducción de estos
planes?

J.C.F.: Todas las actuaciones que la
Junta de Extremadura ha puesto en
marcha en materia de Sociedad de
la Información han tenido como objetivo
fundamental que llegaran a
todos los ciudadanos, haciendo especial
hincapié en el mundo rural y
los sectores sociales más desfavorecidos.
El ejemplo más claro, aparte
de los Nuevos Centros del Conocimiento,
es la Intranet Extremeña,
a través de la cual están unidos, mediante
una red privada virtual de
banda ancha, todos los centros públicos
dependientes de la Administración
regional, incluidos los colegios
y centros de salud.

D.: Sin embargo, se constatan
problemas de implantación de
gnuLinEx, especialmente entre el
profesorado de colegios e institutos.
¿Qué factores intervienen y
qué soluciones podría haber?

J.C.F.: Los problemas de implantación
que pudieran existir son los
mismos que se dan en cualquier
proceso de cambio en otros ámbitos.
Extremadura ha apostado fuerte
por un proyecto que tiene sus
riesgos, pero cuyos resultados se
verán a largo plazo. Se han instalado
70.000 equipos con gnuLinEx en
todo el sistema educativo, y se está
haciendo un gran esfuerzo formativo
para que los docentes sepan
aprovechar esta tecnología como
herramienta de apoyo a la docencia.
Estas circunstancias suponen
un reto, y a la vez una gran ventaja
respecto a las soluciones tradicionales,
puesto que todo el desarrollo
de esta tecnología se queda en
Extremadura y no depende del capricho
de ninguna multinacional
extranjera.

D.: A pesar de los discursos de los
representantes políticos de la Junta,
generalmente muy optimistas, esta
situación de resistencia a la migración
de Windows a gnuLinEx también
se observa en las instituciones
públicas. ¿Cómo evalúas la poca penetración
que tienen estos programas
libres entre los funcionarios de
la propia Administración autonómica
extremeña?

J.C.F.: En la Administración, el proceso
de implantación es distinto al
de la educación, donde se puede
considerar que ha sido ‘sencillo’ si
se tiene en cuenta que toda la infraestructura
que se ha montado
antes no existía. En la Administración
ya existe una infraestructura
y una forma de trabajar, y el
cambio debe ser paulatino, sobre
todo porque no se puede tirar a la
basura la inversión realizada antes
del desarrollo de gnuLinEx. Por este
motivo, la migración en la Administración
pública debe seguir unos
pasos bien definidos, y sobre todo
documentados.

Independientemente de esto, en
la Dirección General de Sociedad
de la Información, impulsora de
gnuLinEx, todos los funcionarios
trabajan desde el año 2002 con
gnuLinEx como único sistema operativo.
La Consejería de Cultura va
a dotar próximamente a todas las
bibliotecas del sistema bibliotecario
extremeño de ordenadores con
gnuLinEx instalado. Por otra parte,
la Consejería de Sanidad, a través
del Proyecto Jara, proporcionará
equipos con gnuLinEx a todos los
centros médicos y hospitalarios de
la región, además de utilizar un sistema
de gestión de las historias clínicas,
desarrollado íntegramente
con software libre.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto