MOVILIZACIONES POR LA SITUACIÓN LABORAL DE LOS MAESTROS ARGENTINOS
Las protestas docentes recorren Argentina

El curso 2007 comenzó en Argentina con la revuelta de un gran número de docentes que exigían mejoras salariales y la derogación de la nueva ley educativa. Unas protestas que estuvieron marcadas por el asesinato de Carlos Fuentealba por la policía, hecho que traspasó fronteras y obligó al Gobierno a ceder en parte a las demandas de los maestros.

21/06/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 58.4 KB
 
BUENOS AIRES. Protestas por el
asesinato del docente Carlos
Fuentealba por la policía /Fotos: Rulo / sub.coop

Durante los últimos meses, los docentes
argentinos han conmovido al
país con el reclamo de un aumento
salarial desde hace tiempo postergado.
Pero, así como su reivindicación
fue contundente, también lo fue
la respuesta que dieron las autoridades:
un docente asesinado con una
granada de gas lacrimógeno disparada
por la policía. Y el conflicto se
dio por terminado, aunque los docentes
no acabaran convencidos.

Al inicio del curso de este año, en
seis provincias, al menos, los docentes
se encontraban en huelga
reclamando mejoras salariales.
Estas protestas respondían a las escasas
subidas salariales que habían
sufrido los maestros. Consiguieron
subir de 840 a 1.040 pesos, pero
ofrecidos en negro y por debajo de
lo anunciado por el ministro de
Educación, Daniel Filmus, y Hugo
Yasky, secretario general de la
Central de Trabajadores de la Educación
de la República Argentina
(CTERA) y de la Central de Trabajadores
de la Argentina.

Lo singular de esta oleada de paros
fue que el reclamo vino impulsado
desde las asambleas de base,
desde los maestros de cada provincia
que protagonizaron acampadas,
marchas, festivales de música, cortes
de calles y de carreteras.

Santa Cruz, la provincia del presidente Kirchner

Desde hace 17 años, los docentes
de Santa Cruz tienen su salario
básico congelado en 161 pesos. El
resto de las asignaciones son en
negro, por lo tanto, los maestros
trabajan en varias escuelas para llegar
a un salario que les permita vivir
dignamente.

Eduardo James, secretario general
adjunto de la Asociación de
Docentes de Santa Cruz, explica:
“Desde la asunción del kirchnerismo
como gobierno provincial a
principios de la década de los ‘90,
hay una continuidad de la política
salarial: precarización, achatamiento
de la escala y destrucción de la
carrera docente. Esta provincia, que
es la que más recursos recibe del
Gobierno nacional, sólo destina el
31% del presupuesto a salarios. El
porcentaje más bajo del país”.
En este contexto, antes de cumplirse
un mes del paro, los docentes
comenzaron a sufrir diferentes tipos
de agresiones, como la quema
de coches o pintadas en las sedes
de sindicatos. A pesar de las denuncias
interpuestas ante diferentes organismos,
el problema no traspasó
la barrera de los principales medios.

Las movilizaciones no cesaron y
en Río Gallegos se produjo una histórica
manifestación con 10.000
personas, en una ciudad de 190.000
habitantes. La gota que rebasó el
vaso fue la toma de los colegios por
la Gendarmería. Su objetivo, evitar
que los maestros se pudieran organizar
en su interior para paliar los
problemas económicos derivados
de los días de paro.

Neuquén, gobernada por la ‘derecha asesina’

Al mismo tiempo que se realizaba la
huelga en Santa Cruz, en Neuquén
los docentes afrontaban un paro similar.
Allí, una de las medidas de
fuerza elegidas en las asambleas de
la capital provincial fue el corte del
pasaje Arroyito en una carretera
provincial. Previamente al corte de
la ruta, la policía la reprimió con balas
de goma y granadas de gas lacrimógeno;
una de éstas golpeó a un
maestro en la nuca. Carlos Fuentealba
murió un día después.
La respuesta de los docentes a nivel
estatal fue un paro de 24 horas.
En todo el país se produjeron marchas
multitudinarias repudiando la
represión liderada por el gobernador
de Neuquén, Jorge Sobisch.

Todos los funcionarios a escala
nacional repudiaron el asesinato,
incluido el presidente Kirchner, pero
decidió no inmiscuirse y provocar
que se esclarecieran los hechos.
Incluso, días después, el
Movimiento Popular Neuquino,
partido del gobernador Sobisch,
volvió a ganar las elecciones provinciales
a gobernador.

Tras el asesinato, llegó el fin de
los paros masivos, ya que los docentes
aceptaron el nuevo aumento
salarial que les ofreció el Gobierno.
Sin duda, hubo una amenaza en
la construcción que durante las
protestas realizaron estos docentes
y que James sintetizó así:
“Encabezamos movilizaciones de
miles de compañeros. En varias localidades
se hicieron las marchas
más masivas de la historia de la región.
La fuerza de esta lucha ha radicado
en que vino desde abajo y las
decisiones las hemos tomado democráticamente
en asambleas enormes
todos los compañeros. Desde ahí
construimos esta huelga”.

Tags relacionados: Argentina
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto