el razonamiento de la lógica borrosa
El poder de la imprecisión humana

Comprenderla es un objetivo científico complejo. ¿Son imprecisos nuestros modelos de razonamiento? ¿Son imprecisos los criterios para determinar lo razonable?

08/01/13 · 16:53
Edición impresa

La lógica borrosa se ha definido como un sistema preciso de razonamiento, deducción y computación en el que los objetos del discurso se encuentran asociados a información que, por lo general, consideramos imprecisa, incompleta, incierta, poco fiable, parcialmente verdadera o parcialmente posible.

Según Lotfi Zadeh, la lógica borrosa puede explotar el poder propio de la imprecisión humana. Pero ¿en qué sentido somos imprecisos? ¿Son imprecisos nuestros modelos de razonamiento? En los estudios sobre el razonamiento, la pregunta de cómo razonamos (how-question) se ha diferenciado de la pregunta sobre el porqué (why-question). Como veremos, esta separación constituye un primer obstáculo en el estudio sobre la imprecisión.
A partir de 1960, estudios en psicología del razonamiento respondieron a la how-question dejando en un segundo lugar la why-question. Jonathan Evans mostró que los seres humanos razonan deficientemente fallando en tareas lógicas sencillas. Daniel Kahneman, Paul Slovic y Amos Tversky afirmaron que todos cometemos errores graves de razonamiento probabilístico y somos presa fácil de sesgos cognitivos. El porqué sucede esto no parecía ser tan relevante en ese momento.

Una de las ideas a las que llegaron estos autores es que los razonamientos producidos por los seres humanos proceden de dos sistemas cognitivos separados. Y aunque ambos producen inferencias, cada uno posee su propia historia evolutiva.

Dan Sperber planteó una separación de sistemas (uno produciría intuiciones y otro razonamientos) que condujo finalmente a una combinación interesante: en un proceso inferencial, la representación resultante no puede examinarse por completo si se separa del mecanismo de inferencias intuitivas. Los seres humanos generamos creencias intuitivas. Ese descubrimiento consiguió orientar la how-question hacia la why-question. Sin embargo, las inferencias intuitivas volverían a ocultar mucho para la mente humana en su investigación sobre sí misma. Hugo Mercier y Dan Sperber sostienen que aunque los mecanismos para producir inferencias y sus procesos son inconscientes, esas conclusiones intuitivas tratan –sin embargo– de argumentos. Según ellos, una de las funciones biológicas del razonamiento mejor adaptada se manifiesta en su dimensión argumentativa.

Sin embargo, parece extraño afirmar esta tesis si aceptamos la validez de los hallazgos científicos de los años ‘60. Si existen dos sistemas diferentes para producir intuiciones y razonamientos, resulta difícil pensar que su función sea producir cooperación y objetivos comunes. Según esta visión del razonamiento, los dos sistemas generan sus mejores resultados cuando se usan en contextos argumentativos, en discusiones encaminadas a convencer a los demás de algo. Que estos dos sistemas se puedan unir de manera tan idílica parece una fuerte objeción contra
esta visión del razonamiento. La imprecisión humana no es la misma todo el tiempo ni la misma para todos.

Dificultades de investigación

La investigación sobre el razonamiento no puede reducirse al estudio de sus posibles funciones interpersonales precisamente porque el razonamiento es un fuerte mecanismo de producción de inferencias instintivas cuya función social y biológica no es la de argumentar correctamente.

Otra dificultad que los especialistas mencionan es que no siempre es posible tener una representación completa de un problema porque o bien no se tienen todos los datos, o bien no se conocen. El problema de la información incompleta es constantemente mencionado, pero ¿por qué?

Una de las respuestas se puede encontrar en los enfoques sobre “dominio específico”. El problema de la información incompleta guarda una estrecha relación con el hecho de que el razonamiento humano se guía por principios básicos que definen las entidades comprendidas dentro de cada dominio específico de conocimiento.

¿Hay entonces una forma de imprecisión propia para cada dominio específico? Todo parece indicar que sí. Cada sistema de conocimiento está enfocado hacia un conjunto diferente de entidades, fenómenos y datos. La lógica borrosa –como sistema preciso de razonamiento en el que los objetos del discurso están vinculados a información imprecisa– se ve reforzada por la tesis de que el razonamiento humano está guiado por un conjunto de principios propios de dominios específicos. ¿Tendríamos entonces que aceptar algo así como un dominio universal radicado en esa forma de conocimiento llamada lógica borrosa?

Mucho más probable es que esa forma de universalidad exista desde el punto de vista de las motivaciones e instintos, un asunto menos estudiado y al que hacen alusión Enric Trillas e Itziar García-Honrado. No obstante, desde un punto de vista evolutivo, tal vez sea posible encontrar principios comunes para todos los dominios. Una evidencia a favor de esta última idea la encontramos en la investigación de Daniel Goldstein y Gerd Gigerenzer sobre la heurística de reconocimiento.

Según todo esto, se podría establecer una conclusión provisional. Con ayuda de la heurística de reconocimiento de un (innato) dominio específico, gestionamos el impacto que ejerce sobre nosotros esa gran cantidad de objetos que va más allá de los objetos del discurso, y que está vinculada a una información tan imprecisa, incierta y parcialmente posible como ecológicamente precisa: son nuestras reacciones instintivas, nuestras cogniciones rápidas, nuestras heurísticas aprendidas a través del aprendizaje individual, pero también del aprendizaje social y evolutivo.

Definiciones

Por María G. Navarro

Inferencia. Proceso yacto mediante el cual se extraen conclusiones o información de premisas conocidas.

Heurística. Arte de resolver problemas y generar hipótesis mediante estrategias creativas que guían el descubrimiento científico o el hallazgo por medio de un razonamiento que utiliza el conocimiento de un problema en un sentido que va más allá de la definición del problema en sí mismo.

Heurística de reconocimiento. Según Goldstein y Gigerenzer cuando de dos objetos o alternativas una es reconocida y la otra no, las personas solemos inferir que el objeto reconocido tiene el valor más alto con respecto al criterio establecido.

Tags relacionados: Número 189
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto