PANORAMA // SE MULTIPLICAN LOS PROYECTOS PESE A LA PRECARIEDAD
Nacimiento y muerte de medios antagonistas

La contrainformación se expande en la red, no sin dificultades. Valladolor y Diario de Vurgos aportan nuevas miradas sobre la realidad de Castilla y León. Mientras, en Andalucía el G.A.S. ha puesto fin a un proyecto que se había convertido en referencia.

05/03/09 · 0:00
JPG - 5.2 KB
 

“Nos vamos y lo hacemos por la
puerta chica, sin previo aviso, silenciosamente”.
Afortunadamente
las letras no hacen ruido y se puede
hablar aquí del fin de grupodeaccionsocial.
net sin que siente mal
a aquellos que han participado de
su andadura. El proyecto del
Grupo de Acción Social (G. A. S.),
afincado en Cádiz, nació hace más
de dos años. Desde entonces han
dinamizado una página web con
intensa actividad sobre la realidad
andaluza. Sustentado en una red
de colaboradores cada vez más pequeña,
el compromiso acaba convirtiéndose
en una carga demasiado
pesada para las escasas personas
que permanecen. Como despedida
lanzan algunas reflexiones sobre
la contrainformación y el
ciberactivismo. Internet, dicen, facilita
la rapidez de la comunicación
y el contacto en otras partes del
planeta pero “contribuye a la saturación
de información, al aislamiento
en relación al vínculo que
se establece entre la máquina y la
persona que la utiliza, y no entre
persona y persona, a la pérdida de
lo presencial”. Esto provoca lo que
llaman “amnesia colectiva” porque
la saturación hace que se olvide lo
que pasó hace un año. De la misma
manera creen que esa tendencia
a la actualidad hace que “normalicemos
las barbaries como meros
espectadores y nos consolemos
con mantenernos informados de lo
que acontece en el mundo, ya que,
ante la impotencia de no poder
transformar dinámicas tan poderosas,
nos contentamos con contemplarlas
y describirlas”.

Siguen dando caña al ciberactivismo
que, según dicen, “tiene elementos
interesantes y eficaces para conseguir
ciertos objetivos, pero cuando
éste tiene más peso que el trabajo
presencial y en la cotidianidad, segrega
endorfina a la conciencia de
aquellos que por tener un espacio
virtual subversivo o realizar acciones
a través de la red, creen que ya
está todo hecho”. Su aportación para
“abrir las miras a un verdadero cambio
personal y social” pasa por “favorecer
el pensamiento crítico, la cultura
política y popular”, pero también
“socializarse con las multitudes
de realidades con las que convivimos”
puede contribuir a ese cambio.

Nuevos bríos

En contraste, aparece un proyecto
en Valladolid, (Valladolor.entodaspartes.
net), que se une a la eclosión
de medios de contrainformación
que existen por todo el Estado. La
web es una página que pretende dar
una perspectiva diferente a la actualidad
local de la provincia con un
marcado tinte antifascista y movilizador.
Contemporáneamente la página
burgalesa diariodevurgos.org
cumplía sus dos años de andadura
con una denuncia a “las ejecuciones
de hipotecas”, es decir, a los desalojos
por impagos que se están produciendo
en la ciudad. También en
Asturias cuentan con su página en
bable glayiu.org, que da buena visibilidad
a las movilizaciones locales.
Las redes sociales que existen en
muchos territorios gobernados tradicionalmente
por la caspa política,
cuentan ahora con sitios a los que
enviar sus convocatorias y denuncias,
y pueden desenmascarar realidades
que se relacionan con los poderes
políticos de la capital.

Las clásicas propuestas en la red

En las capitales grandes,
los proyectos contrainformativos
han encontrado
más
posibilidades de establecerse
desde hace
varios años. Los ya tradicionales
rebelion.org,
kaosenlared,
nodo50.org, lahaine.org
o los indymedias (Estrecho,
Madrid, Barcelona,
Euskadi, Galiza o Canarias)
se han convertido
junto, con alasbarricadas.
org en referentes
en la red. Se han incorporado
también realidades
como
centrodemedios.net, o
klinamen que conforman,
junto con republica.
es, o tercerainformación.
es un
panorama bastante
plural de las sensibilidades
de la izquierda.

Los modelos
están más o menos
asociados a organizaciones
o movimientos
políticos y existen muchas
diferencias en la
organización interna, y
en el “modelo de comunicación”
que va de
uno “activista” a otros
más ortodoxos que respetan
los cánones periodísticos.

Se suma la
aportación de radios
libres y comunitarias
que han encontrado en
internet un lugar donde
prolongar su trabajo.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto