David Rodríguez portavoz de la Plataforma de Afectados de la Clínica San Ramón, Santa Cristina y Belén
“A mis padres adoptivos les pidieron que entregaran a una mujer embarazada”

Cientos de bebés nacidos en la Clínica San Ramón de Madrid fueron entregados a otros padres. Muchos son niños robados y entregados con documentos falsos. David Rodríguez portavoz de los afectados de esa clínica privada explica su caso.

05/05/11 · 16:13
"Nos dijeron que lo que se hizo fue por el bien de los hijos y las madres". / FOTO: Diego González.

“Mis padres adoptivos tuvieron que presentar a una mujer que estuviera embarazada y que quisiera dar el hijo en adopción”, explica David Rodríguez, portavoz de la Plataforma de Afectados de las Clínicas San Ramón, Santa Cristina y Belén. “Una vez que ellos encontraron a esa chica, entonces sor María Gómez Valbuena se dirigió con la embarazada a la Asociación Española para la Protección de la Adopción (AEPA) para que siguiera girando la rueda…”, dice David.

Él nació el 20 de agosto de 1981, fue uno de los últimos bebés dados a luz en San Ramón, seis meses antes de que se cerrase la maternidad. David lleva diez años buscando a sus padres biológicos.

Sor María puso las condiciones. La adopción en su caso tardó ocho meses. “Incluso en los años ‘80 el procedimiento de adopción era poco claro pero, como estaba enmarcado dentro de un organismo oficial como la AEPA, parecía que todo tenía un cierto aura de legalidad”, denuncia este adoptado.

Asegura que todo aquello era legal, en apariencia, no en el fondo, porque dice que se apoyaban en un vacío legal importante. “En mi caso, la cosa fue bastante curiosa. Mi madre adoptiva siempre lo cuenta. Al parecer ella llamaba constantemente a esa monja para saber si yo había nacido ya. Un día, cuando mi madre telefoneó, la religiosa le dijo: Ayer nacieron un varón y dos gemelas y estaba dudando a quién le doy el varón y a quién las gemelas. Como usted [su madre adoptiva] ha llamado antes, para usted el niño”, cuenta David, y añade: “¡Ale señora!, le ha tocado el premio gordo…-bromea-, intento tomármelo con humor”.

Búsqueda de los padres biológicos

Explica que todos estos años cuando pronunciaba San Ramón le miraban mal. Incluso un médico le dijo hace tiempo que dejara de investigar porque “todo aquello se hizo por el bien de los niños”. David aclara que es falso que los adoptados busquen a sus padres biológicos porque no los han querido en sus familias adoptivas. “Desde el otro lado existe la idea de que cuando el hijo adoptivo busca sus orígenes puede ser un rompefamilias. Eso tampoco es correcto”.

El portavoz de la Plataforma de afectados de las clínicas San Ramón, Santa Cristina y Belén asegura que el objetivo de los adoptados a los que él representa es primero encontrar sus orígenes. “Después nos gustaría seguir tirando del hilo y aclarar qué pasó” dice.

La plataforma cuenta con un mediador familiar precisamente para que en el caso de que existan datos suficientes de una posible madre biológica o se encuentre al hijo que se busca, se prepare a ambas partes para que el encuentro no sea traumático. El trabajo del mediador social, es muy importante para evitar que el impacto psicológico, porque después de 25 o 30 años puede ser muy duro para una familia que ese hijo, que creían perdido, busque a su familia biológica: “En mi caso, fue el propio doctor Eduardo Vela el que inscribió mi nacimiento en el registro civil, once días después de nacer. Nací el 20 de agosto y el 31 registró mi nacimiento. Para entonces yo ya estaba tomando el sol en Ávila con mis padres adoptivos…”, concluye.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto