MEDIOS PÚBLICOS I Niegan que vaya a haber un ERE, pero fuentes sindicales se reafirman en su vaticinio
Miedo a los despidos y cabreo en RTVE

Las destituciones de nombres conocidos en Radio Televisión Española dan paso ahora a rumores sobre un ERE mientras la calidad se resiente.

, RAÚL F. MILLARES / MADRID
12/11/12 · 12:04
Edición impresa

“Me han destituido”. La penúltima en lanzar estas palabras ha sido Anna Bosch, una de esas caras y voces que le dan al Telediario su proverbial familiaridad. Bosch ha sido corresponsal de TVE en Londres desde agosto de 2009, pero como ella reconoció en un ya famoso tuit: “A dedo te mandan y a dedo te quitan”.

La lista de nombres y rostros conocidos que van desapareciendo o difuminándose ante las cámaras de TVE crece y crece desde finales de junio, cuando Julio Somoano, procedente de Telemadrid, asumió la dirección de informativos con una promesa también tuiteada: “Me dejaré la piel por una TVE con información objetiva, plural y de calidad”. Justo después empezaba la “purga” y Somoano conserva intacta toda su epidermis. Este término, “purga”, aflora pronto y se repite insistentemente cuando se habla con la plantilla. Las salidas de Ana Pastor (Los desayunos) y Xabier Fortes (La noche en 24h) llamaron demasiado la atención y el nuevo director de la corporación, Leopoldo González-Echenique, tuvo que comparecer en el Congreso de los diputados para tratar de desmentir la existencia de cualquier limpieza ‘étnica’. La sangría en la radio también ha dejado un reguero de nombres conocidos que ya no sonarán en RNE. Los casos de Juan Ramón Lucas (En días como hoy) o Javier Gallego (Carne Cruda) han acaparado la atención de los medios, pero la desmentida purga tiene visos de extenderse al resto de trabajadores, que no tiene nombres famosos ni caras famosas, en forma de ERE.

Casos como el de Javier Gallego han acaparado la atención de los medios, pero la purga tiene visos de extenderse La voz de alarma la da la sección sindical de CC OO, que asegura tener información fiable sobre los planes de la dirección “para el despido de 1.800 trabajadores”. La cadena niega que vaya a haber un ERE o un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo), pero las fuentes sindicales consultadas por DIAGONAL se reafirman en su vaticinio. Lo cierto es que RTVE encara un nuevo ajuste de más de 50 millones de euros para 2013, que se suman a la reducción de 204,8 millones del presente ejercicio. Para el año que viene, la dirección espera obtener patrocinios y ventas por valor de 28,3 millones de euros, lo que deja el presupuesto definitivo en 941 millones de euros, 24,7 millones menos que en 2012.

Reducción de sueldos

De estas cifras emanan parte de los temores de la plantilla. La dirección habría confesado a los representantes de los trabajadores su intención de reducir un 25% la masa salarial de la corporación, la principal partida presupuestaria del ente, que acapara el 40% del presupuesto anual. ¿Cómo se acomete un recorte de la cuarta parte de la masa salarial de una empresa sin tocar el empleo? El ambiente en las redacciones (radio, tele y web) está enrarecido, tanto que RTVE se ha convertido en un extraño lugar donde los periodistas no quieren hablar. “Esto no lo publiques”, “no pongas mi nombre” o “no te puedo decir quién ha sido” son frases indeseables para los oídos de cualquier periodista; sin embargo, en RTVE es habitual escucharlas de boca de sus profesionales. “Los que tienen más miedo son los contratados”, asegura R., uno de los empleados de RTVE que prefiere mantener el anonimato. Se refiere al medio millar de personas, de los 6.400 trabajadores, que no son fijos y de los que sería más fácil prescindir. “Ya han empezado por no renovar a personas que llevaban dos años en prácticas”, denuncia.

El ambiente en las redacciones (radio, tele y web) está enrarecido, tanto que RTVE se ha convertido en un extraño lugar donde los periodistas no quieren hablar “Algunos perciben movimientos extraños, como la fusión de la redacción de la web con la de tele: se ha vendido como un intento de fomentar innovaciones multipantalla, pero se teme que sea para cubrir futuros despidos y que pongan a gente de la web a hacer tele. Incluso hay quien lo ve como una forma de poner la web también bajo el mando de Somoano”, explica V., otro redactor que prefiere omitir su identidad. “Estamos todos acojonados aunque sólo hay rumores y suposiciones. Incluso pensamos que las conjeturas sobre un ERE son sólo para colarnos después una bajada de sueldo y que sintamos que no ha sido tan malo”, añade.

Al miedo se une una sensación general de cabreo. “Lo estábamos haciendo bien y todo está siendo tan descarado...”, se indigna M., otra veterana periodista de la casa uno de esos rostros conocidos que ya no salen en pantalla, ni siquiera tiene ánimo para responder: “Estoy muy cabreada y prefiero no hablar. Entiéndeme”

Fusión de redacciones

A principios de octubre, la redacción de la web de RTVE.es, hasta ese momento con independencia editorial, fue sometida sin previo aviso a la batuta del Canal 24 Horas de TVE. Esta integración llegó a provocar una dura reacción del Consejo de Informativos de Medios Interactivos. Según señalan, no fueron informados de la decisión hasta “30 minutos antes de que fuera comunicada al conjunto de la plantilla” y tampoco habían sido consultados con antelación. El Consejo comparte los temores de trabajadores consultados por DIAGONAL y espera que la integración “no se emplee para cubrir la posible falta de personal en el Canal 24 Horas y que no sea un medio para el control editorial de las informaciones de RTVE.es. Se nos ha explicado que a corto plazo no habrá grandes cambios. Sin embargo, nada sabemos a medio y largo plazo: cuáles van a ser exactamente las labores de los redactores”.

 

Tags relacionados: Número 183 Número 184
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

DÍA DE LUCHA DE LOS MEDIOS. Protesta en la Puerta del Sol en defensa de los medios el pasado 5 de junio. / Audrey Cordova
separador