El Mercado Social se asienta en las redes

La red de economía social continúa su proceso de expansión y asentamiento en realidades concretas.

, Madrid
18/12/12 · 18:39
Edición impresa
Mercado Social celebrado en La Tabacalera el 24 de marzo pasado. / Olmo Calvo

La campaña en el portal Goteo.org para la financiación del Mer­cado Social, una red de intercambio de bienes y servicios basada en criterios éticos, finalizó la primera ronda con el doble del mínimo requerido gracias a la cofinanciación de 230 personas y entidades que al cierre habían aportado más de 12.000 euros. “Esta campaña, además de dar a conocer el Mercado Social, ha permitido ver el grado de apoyo e importancia que le da nuestra comunidad al proyecto”, valora Fernando Sabín, integrante de la comisión gestora del Mercado Social de Madrid".

Este balance tan positivo, por encima de lo estimado, lo achacan desde el mercado a que “existe un fuerte deseo por encontrar proyectos alternativos, que además den soluciones a problemas reales: desde la gestión de la energía en tu casa a un periódico, a una editorial como Traficantes de Sueños o a la comida”, explica Guillermo Zapata, que ha gestionado la campaña de crowdfunding. Zapata destaca que el proyecto “ha recaudado el doble en la mitad de tiempo. Esto ha permitido visibilizar la fuerza que tiene el Mercado Social”.

Sabín aclara que desde el comienzo de la campaña se ha incrementado  el número de personas que están participando en los diferentes espacios de trabajo para el desarrollo del Mercado Social, tanto  localmente como en todo el Estado. “Aparte de microdonaciones monetarias, he­mos abierto la posibilidad de que la  gente participe con sus conocimientos y  saberes ”, informa.

Aunque se haya llegado al mínimo, o incluso aunque se alcance la  cantidad considerada como óptima, desde el Mercado apuntan que van a  seguir recaudando porque siempre se van a necesitar más recursos para seguir creciendo. “Uno de los objetivos de esta financiación colectiva  ha sido mejorar la usabilidad y la imagen de la página web de referencia (www.konsumoresponsable.coop) para que la gente pueda acceder por internet a los servicios que ofrece el Mercado Social,  que era algo importante para  visibilizar la cantidad de  novedades que se están llevando a cabo”.  Zapata explica que ahora cada entidad tiene su web, pero no hay un  espacio que además sea también un servicio para los clientes del  mercado. 

 

Del grupo promotor de la Red de Economía Alter­nativa y Solida­ria (REAS),  cuenta Sabín, “surgió la  necesidad de construir una coo­perativa mixta Estatal  participada por consumidores, proveedores y redes  territoriales. También aquellas organizaciones políticas que llevan  trabajando tiempo en torno al consumo responsable. En los últimos meses  hemos avanzado en la constitución de esta cooperativa, que pretende ser un espacio que consolide la coordinación  para dar cobertura al desarrollo político del Mercado  Social, “además de favorecer una marca común  y  también una cierta homogeneización de las herramientas comunes, como son la moneda social o el sistema de auditoría y de balance social”, explica  Sabín.

¿Es el Mercado Social la solución fundamental a nuestros problemas como sociedad? Sabín cree que no hay soluciones únicas ni parciales, ni que simplemente vayan a venir de forma completa del lado de las alternativas. “Existen vectores que impulsan hacia la transformación social de este sistema en crisis, tanto en el plano político como en el cultural, social y  económico. Pero no hay una solución como tal”, aclara.
 
Sabín señala que es fundamental la construcción combinada de iniciativas económicas a través de mecanismos formales como las cooperativas, pero también a través de lo  informal, como son los bancos de tiempo, huertos ecológicos o las llamadas tiendas gratis, entre otros proyectos. “Las iniciativas de microeconomía comunitaria que intentan sustituir una carencia  cada día mayor de acceso a dinero y a renta indirecta, son  fundamentales si queremos concebir una economía al servicio de las personas y no al servicio de intereses financieros de las grandes corporaciones”.

El boniato, moneda social

En Madrid ya está en circulación el boniato, la moneda social de la región. “Ahora mismo hay un grupo de trabajo de programadores que están desarrollando la programación de un software libre que permita mejorar su funcionamiento”, comenta Sabín, para quien la amplia atracción que suscita esta herramienta de intercambio proporciona “datos fundamentales sobre qué tipo de  iniciativas están teniendo fuerza”. Conceptos como el de ‘monedero  virtual’ se ponen en marcha y suponen ensayos para otros proyectos de  moneda. La moneda social impide la acumulación, no genera impuestos y  puede ser utilizada en un futuro para poder financiar otros proyectos.
 
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto