VENEZUELA: SECTORES AFINES AL GOBIERNO DENUNCIAN UNA CAMPAÑA DESESTABILIZADORA
Manipulación del caso RCTV

La no renovación de la licencia al canal
RCTV abre una campaña de desestabilización
en Venezuela y de
manipulación en la prensa internacional.

07/06/07 · 0:00
Edición impresa
JPG - 56.3 KB
CARACAS, 2 DE JUNIO. Cientos de miles de venezolanos salieron a la calle para defender la política del Gobierno.

Cientos de miles de
personas salieron a la
calle para defender la
política del Gobierno
mientras la oposición
acusa al Chávez de cortar
la libertad de expresión.

El 28 de diciembre, Hugo Chávez
anunció, conforme a la Ley de Radio
y Televisión, la decisión de no renovar
la concesión de emisión en
abierto (VHF) a la empresa Radio
Caracas TV (RCTV) que expiraba el
27 de mayo sin que afectara a su posible
emisión por satélite o cable.
RCTV contrató por 2,3 millones de
euros a una consultora norteamericana
el diseño de una campaña internacional
de protesta, tal y como
aireó el programa de TV La hojilla.

El domingo 22 de abril tuvo lugar
una manifestación de 50.000 personas.
Conforme se acercaba la fecha
del 27, sorprendentemente el número
de participantes a favor de RCTV
fue mermando. El 27 de mayo en la
tarde hubo 10.000 personas frente
al Ministerio de Telecomunicaciones.

Esta manifestación acabó
con una fuerte carga policial después
de que el cordón policial fuera
tiroteado desde dos vehículos situados
en la autopista a espaldas de los
manifestantes. Un policía fue alcanzado
de pleno salvando la vida por
el chaleco antibalas. La actuación
policial tuvo amplia cobertura en todo
el mundo, no así el tiroteo que la
provocó, ni las imágenes-testimonio
de los disparos.

A partir de las 0:00 horas, RCTV
dejó de emitir y fue sustituida por
la Televisora Venezolana Social
(TVES) cuya actual programación
‘de emergencia’ dista mucho de poder
considerarse alternativa. Sin
embargo, entre amplios sectores del
proceso existe confianza en la futura
labor de su directora, Lil Rodríguez.
El lunes 28 unos 5.000 estudiantes
cortaron el tráfico en el este
de Caracas (bastión de la oposición)
siendo dispersados en la tarde con
uso de gases y perdigones para enfrentar
piedras y cócteles molotov.

Este despliegue de fuerza por parte
de la policía metropolitana, que todavía
arrastra una merecida fama
de violenta y corrupta ganada a pulso
en la etapa anterior (hasta 2005 la
Alcaldía no pasó a manos chavistas
y aún hoy no ha sido adecuadamente
depurada) recibió fuertes críticas.
Entre las llamadas a la no violencia
de los líderes estudiantiles y el propio
Gobierno que, por boca del ministro
de Telecomunicaciones llamó
“a que todo aquel que discrepe de la
decisión y quiera expresarla lo haga,
como y donde quiera, pero sin
cometer actos violentos”, el resto de
las manifestaciones de la semana (al
cierre de esta edición) transcurrieron
sin disturbios y con una presencia
policial limitada a custodiar los
edificios institucionales. Sin embargo,
por las noches se han escuchado
tiroteos en varias zonas de la ciudad.


ANÁLISIS: MITOS, MENTIRAS Y SILENCIOS SOBRE LOS MEDIOS EN VENEZUELA

Cerca del 80% de las TV siguen siendo privadas

El panorama informativo
venezolano, en su
gran mayoría en manos
de la oposición, dista
mucho de la imagen
dada por los medios en
las últimas semanas.

JPG - 5.6 KB
TVES. El nuevo canal empezó a emitir
la misma noche del 27 de mayo.

Contrariamente a lo que
se pueda pensar, RCTV
no era el único medio
adverso al Gobierno.
De hecho, la casi totalidad de los
medios privados está en manos
de la oposición. En cifras, en
Venezuela es explotada por empresas
privadas el 78% de las televisiones
por sistema VHF, el
82% de la TV por UHF, el 77% de
la radio en AM y el 68% de la FM.
De cuatro diarios de tirada nacional,
tres son abiertamente antigubernamentales,
mientras que el
cuarto ejerce un apoyo no exento
de fuertes críticas y denuncias.
En esta situación las emisoras comunitarias
o libres (muchas bajo
la consigna “ni privados ni del
Estado, medios comunitarios”)
son apoyadas tanto en lo material,
como en formación.

Con total libertad, los medios
privados han puesto en duda la validez
de los ocho procesos electorales
acaecidos desde 1998, y frecuentemente
incurren en llamamientos
al sabotaje al Gobierno, a
la utilización de la violencia como
herramienta política, incluso a llamamientos
explícitos (no insinuaciones)
al asesinato del jefe del
Estado. Este tipo de prácticas ha
llevado a la anulación de decenas
de licencias en el mundo. Una investigación
ha recogido 236 casos
de revocaciones (anulación de las
licencias), no renovación, suspensiones
temporales, clausuras o
multas graves en 21 países
([http://www.ceps.es/actividades/in
vestigacion/venezuela/Informe_so
bre_revocacion_RCTV.pdf->http://www.ceps.es/actividades/in
vestigacion/venezuela/Informe_so
bre_revocacion_RCTV.pdf). Entre
ellos, EE UU, Colombia, Inglaterra,
España... Sin embargo en
Venezuela, desde la llegada al poder
de Chávez, ninguna televisión
o radio había sido clausurada.

En realidad, el dato es incorrecto:
la emisora estatal, el Canal 8,
fue cerrado durante el golpe de
Estado perpetrado por la oposición,
el 11 de abril del 2002. El canal
comunitario Catia TV fue
cerrado en julio de 2003 tras su toma
por la Policía Metropolitana
bajo las órdenes del entonces alcalde
opositor a Chávez, Alfredo
Peña. Nunca hubo ninguna condena
por parte de los medios privados
venezolanos (más bien se
aplaudió la medida). Tampoco hubo
condena por parte de los organismos
internacionales o multinacionales
de la comunicación que
tan preocupados están ahora por
los peligros para la libertad de expresión
en Venezuela.

El canal RCTV tiene un amplio
récord de infracciones, y antes
del Gobierno de Chávez afrontó
cierres temporales por incumplimiento
de las regulaciones venezolanas.
Durante el golpe de Estado
de 2002, llamó a derrocar al
Gobierno (ver la película La revolución
no será televisada).

Nunca recibió sanción alguna.
Sin embargo, RCTV profundizó
en una forma de hacer televisión
amarillista, efectista y demagógica,
expulsando de la cadena a las
voces discrepantes con esa práctica
televisiva (entre ellos, al actual
presidente de Telesur). Nada
le pasó a RCTV mientras estuvo
vigente su licencia. Terminado el
plazo de concesión, el Gobierno
la ha sustituido por una televisión
de servicio público.


RUMORES DE GOLPE

Ruido de sables

Amplios sectores sociales ven claro
el paralelismo entre la situación actual
y la que precedió al golpe de
Estado del 11 de abril de 2002 o al
posterior paro petrolero (2002-03).
Muchos hechos apuntan a una
agenda de desestabilización: la creciente
situación de violencia callejera,
con frecuentes y misteriosos tiroteos
nocturnos, las bombas no reivindicadas
de las pasadas semanas
(Embajada de Bolivia, el metro de
Chacaito...), el boicot en el abastecimiento
de alimentos a las grandes
ciudades desde hace tres meses y,
sobre todo, el clima informativo creado
por los medios internacionales.

Algunos ejemplos son no informar
del tiroteo previo a la primera
carga policial del 27, la identificación
de sujetos en las manifestaciones
de la oposición que habían sido
filmados mientras disparaban en las
marchas del paro petrolero o las declaraciones
del significado opositor
Leopoldo López: “Hago un llamado
a los universitarios a que articulen
mecanismos no pacíficos para poder
expresar su frustración”. Convocados
los medios para rectificar tuvo
un nuevo lapsus: “En todas las
declaraciones que yo he dado, siempre
he llamado a la protesta no pacífica”.

En los medios han abundado
los ‘errores’: la CNN emitió una crónica
telefónica desde Caracas con
imágenes de una carga policial pertenecientes
a una manifestación en
México. En otra ocasión dio una noticia
de Venezuela con la pantalla
partida en dos: con Chávez y un líder
de al-Qaeda. TVE intercala en su
crónica unas imágenes de policías
armados de Brasil situándolos en
Caracas. El País atribuye un asesinato
de delincuencia común de una
estudiante a los círculos bolivarianos.
La Fox, el 29 de mayo, informaba
de que el Gobierno estaba a punto
de caer por las protestas.

Mientras, según aporrea.org, el 29
de mayo fueron asesinados dos
miembros de la Coordinadora Simón
Bolivar. Ambos habían participado
en una acción que se realizó la
semana anterior en la patronal FEDECAMARAS
y en el canal privado
Globovisión, acusando a estas instancias
de “ser parte del plan desestabilizador”
que se está llevando a
cabo en Venezuela.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador