TELEVISIÓN DIGITAL TERRESTRE: GUÍA PARA ENTENDER EL NUEVO MODELO DE TV
LLega la TDT:nuevos canales para los dueños de siempre

La tecnología digital no es algo nuevo.
Su aplicación a la señal de televisión
lleva años implantada a través
del cable, el satélite o el ADSL. La
‘televisión de pago’ fue la primera en
incorporar una nueva tecnología que
suponía una mejor calidad de recepción,
un mayor número de canales y,
sobre todo, la posibilidad de incorporar
datos, información de la programación
u otros servicios, de un
modo algo más sofisticado que el ya
arcaico teletexto...

07/02/08 · 0:00
Edición impresa



Plataformas como
Canal Satélite Digital, Ono o
Imagenio son operadores que, a través
de satélites o internet, llevan
años ofreciendo televisión digital a
cambio de una cuota de suscripción.

LA TDT
La tecnología digital terrestre

La TDT se trata de otro modo de
televisión digital, esta vez gratuita,
que utiliza el medio más antiguo
de transmisión de la señal televisiva:
las ondas herzianas, es decir, el
aire. La TDT viene a sustituir a la
señal analógica que lleva 52 años
entrando por las antenas. La instalación
de la TDT llega a su recta final,
pero este proceso lleva más de
diez años en marcha y supone
cambios considerables en el modelo
tradicional de televisión. La tecnología
digital significa un aumento
del aprovechamiento del espectro
radioelectrónico.

El UHF, la banda que hasta hoy
albergaba los canales analógicos,
acogerá con la nueva señal un número
más elevado de canales.
Imaginemos el dial de la radio: cada
emisora ocupaba una frecuencia
y, para no causar interferencias
con la vecina, debía haber frecuencias
vacías entre ellas. Con el nuevo
dial digital, estas interferencias
entre cadenas no existen, por lo
que se puede ocupar toda la banda
UHF. Además, los nuevos canales
serán multiplex, con capacidad de
albergar hasta cuatro programas
de televisión, lo cual multiplica exponencialmente
la oferta televisiva.
Por otra parte, la calidad del audio
alcanzará la del formato CD y
el vídeo la de alta definición, con la
posibilidad real de recibir el formato
panorámico 16:9, utilizado generalmente
en el cine.

El decodificador, ya sea integrado
o externo, se convierte en el
electrodoméstico central de la nueva
tecnología. Existen de dos tipos:
los zapper más baratos pero que se
limitan a descodificar la señal digital
y transformarla en analógica
para que pueda ser vista en el televisor
convencional. Con el segundo
tipo de decodificadores, con tecnología
MHP, sí será posible acceder
a aplicaciones interactivas de
los canales digitales.

EL CANAL RETORNO
Una tecnología incompleta

Pero si hay una novedad dentro de
la TDT que se anuncia a bombo y
platillo es la interactividad. “Servicios
interactivos y de acceso a la
sociedad de la información, como la
realización de trámites administrativos,
participación en concursos, encuestas...”
que la Administración ha
convertido en estandarte de esta
nueva tecnología. Tecnológicamente
hablando, la televisión interactiva
supone que nuestro receptor se
convierta en emisor, es decir, que
el mismo canal que recibe –la antena–
emita en sentido contrario. Y
eso es algo imposible en las ondas
herzianas. Las ondas herzianas
que distribuyen la señal lo hacen
en un solo sentido, de las cadenas
a nuestros hogares. Esto supone
que la TDT necesita de otra tecnología
para poder hacer efectiva la
oferta que lanza, es decir, el retorno.
Expertos en el tema apuntan a
la conexión telefónica o el ADSL
como posibles canales de retorno
para los nuevos televisores.

LA PUBLICIDAD DIGITAL
El Pay Per View (PPV)

La gran preocupación de las grandes
cadenas es que, a mayor núme-
ro de ofertas televisivas, menor audiencia.
Esto se traduce en unos
anunciantes con demasiados sitios
donde publicitarse y con menor repercusión
en cada uno de ellos. La
solución pasa por ingeniar nuevos
modos de publicidad y financiación.

No cabe duda de que las cadenas
afilan sus estrategias para seguir
con el negocio, como la publicidad
interactiva o fórmulas en las que no
podamos ‘zappear’ durante los
anuncios para poder ver los contenidos
que sucedan a continuación.

A finales de octubre, Abertis Telecom,
operador de red, lanzó un nuevo
decodificador con lector de tarjetas
universal, apoyado por las seis
grandes cadenas digitales (Antena
3, Tele 5, TVE, La Sexta, Veo y Net)
lo que implica la posibilidad de utilizar
una tarjeta prepago para comprar
programas como fútbol, cine u
otros contenidos. Pese a que el
Gobierno sólo ha legalizado la TDT
gratuita y no se permite la creación
de cadenas de pago o la utilización
del Pay Per View (PPV), los operadores
comienzan a impacientarse
por su futura pérdida de ingresos y
proponen fórmulas de PPV donde
cabe la posibilidad de ofrecer ciertos
programas de pago dentro de
una cadena en abierto. Una nueva
función para el canal retorno.

Aunque estos decodificadores
aún no están comercializados, ya se
escuchan las primeras quejas, tanto
de los consumidores que reclaman
el derecho al libre acceso de forma
gratuita a la TDT como desde plataformas
de pago como ONO, que
exige un nuevo concurso de adjudicación
de licencias si finalmente se
permite el PPV.

LOS NUEVOS CANALES

Cómo se reparte el pastel
El incremento en el número de canales
situará a cada espectador ante
una oferta de al menos 28 canales.
Las adjudicaciones de licencias
en todos los ámbitos de cobertura
se han llevado a cabo por concurso
público.

En el caso de las cadenas nacionales,
y tras el fracaso de Quiero TV
–primer intento de TDT de pago
que abrió en 2000 y cesó sus emisiones
en 2002–, el Gobierno estatal
ha otorgado 20 canales de la siguiente
manera: cinco han quedado
reservadas para el ente público
RTVE, tres para cada uno de las cadenas
de titularidad privada que ya
emitían en analógico –Antena 3,
Tele 5 y Sogecable (Cuatro), dos canales
para La Sexta y otros dos respectivamente
para Veo Y Net TV,
cadenas que no existían con anterioridad
a la TDT.

En el ámbito autonómico y local
el reparto ha correspondido a los
Gobiernos autonómicos, que han
adjudicado un total de 1.124 canales
locales repartidos en 281 demarcaciones
en función de la densidad
de población y 72 canales autonómicos,
cuatro en cada comunidad
excepto en Cataluña y Andalucía
que tienen ocho. El resultado
ha sido un mapa muy heterogéneo
en el que los grandes grupos de comunicación
como Vocento, la cadena
Cope o Prisa han obtenido un
gran número de licencias autonómicas
y locales.

El mapa que comienza a dibujarse
con las concesiones ha provocado
las críticas sobre el color de los
gobiernos regionales y las empresas
que han obtenido licencias.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto