CONFLICTO CNT-SGAE // DESESTIMADA LA DENUNCIA AL SINDICATO
Llamar “criminal” a la SGAE no es delito

Tras una intensa campaña en la calle por parte del sindicato, la jueza ha decidido desestimar la demanda por “intromisión ilegítima en el honor” interpuesta por la entidad. Se trata de la segunda derrota judicial consecutiva sufrida por la SGAE en su intento por acallar las voces críticas con
su funcionamiento.

22/01/09 · 0:00
Edición impresa
JPG - 14.9 KB
 
Israel Domínguez
¡TOMA, MORENO!. El 25 de noviembre cerca de mil personas mostraron su apoyo a la CNT en la sede de la SGAE.

El afán de la Sociedad General de
Autores y Editores (SGAE) por demandar
a quien la critique se está
dando de bruces con los tribunales.
Si en noviembre de 2008 la revista
Quimera salió indemne del juicio
por haber publicado un artículo
que calificaba a la SGAE de “mafiosos”,
“piratas” y “extorsionadores”,
este mes le ha tocado a CNT.
La sociedad de gestión mantenía
un conflicto con la central anarcosindicalista
desde que en junio de
2007 uno de sus sindicatos en Madrid
publicara un texto sobre la
SGAE. Ésta última solicitaba una
rectificación y el pago de 9.000 euros
por “intromisión ilegítima en el
honor”. CNT, a su vez, respondió
con una campaña en la calle que
culminó el 15 de noviembre de
2008, tres días antes del juicio, con
una manifestación en Madrid de
más de un millar de personas.
Mes y medio más tarde ha visto
la luz la sentencia, similar a la del
‘caso Quimera’, y que se resume
en este párrafo: “Debe de prevalecer
la libertad de expresión cuando,
como aquí sucede, la retribución
económica que la actora obtiene
por la aplicación del canon a
determinados soportes motiva
siempre polémica y posturas enfrentadas
entre los distintos sectores
de la sociedad... Es una cuestión
que está en la calle por afectar
a los consumidores en general y
que se vio reavivada con la modificación
de la Ley de Propiedad
Intelectual en lo relativo a la extensión
del canon al soporte digital,
por lo que es una cuestión opinable,
sometida a debate con posibilidad
de contradicción y crítica y si
bien los términos empleados para
este fin son ásperos y duros, reflejan
el sentir de un sector de la sociedad
que entiende que el sistema
que utiliza la actora para financiarse
es desproporcionado y excesivo
y que se está produciendo un enriquecimiento
injusto (sea incierto o
no) en detrimento de su patrimonio,
al verse éste gravado con un
canon, que la actora aplica de forma
indiscriminada, con independencia
de que se haga uso o no de
determinados soportes, y en ese
sentido es en el que ha de entenderse
las expresiones recogidas en
el comentario citado”.

“Enfermedad mental”

Tras dar a conocer el fallo judicial,
el Comité Nacional del sindicato hizo
público un comunicado en el que
afirmaba que “los directivos de la
asociación SGAE padecen una enfermedad
mental que no es otra
que la del capitalismo” y atribuía la
victoria al “apoyo de amplios sectores
de la población que han sonreído
al ver nuestra propaganda y se
han sentido cómplices con ella”.
La nueva derrota de la SGAE parece
indicar un cambio de actitud
por parte de los tribunales, que en
anteriores demandas por razones
similares contra otras entidades,
como la Asociación de Internautas
o Alasbarricadas.org, se pronunciaron
a favor de la Sociedad. Las
novedades sugieren que tal vez la
SGAE debería buscarse otra vía de
defensa frente a los disidentes, pero
la respuesta a DIAGONAL de
Antonio Rojas, jefe de prensa de la
SGAE, no es acorde con esta
visión: “No acostumbramos a comentar
las sentencias. Ni las favorables,
que son la mayoría, ni las
que dan la razón a la otra parte”.

A una isla desierta

El comunicado que dio origen
a la demanda quería apoyar
a la web Alasbarricadas.org,
demandada por la SGAE y
condenada. Entre los términos
“ásperos y duros” a los
que hace referencia la jueza
destaca: “Lo lógico sería que
a la SGAE se la considerara
asociación criminal y sus dirigentes
fueran desterrados de
por vida a alguna isla desierta,
encadenados a un disco
de Ramoncín que no parara
de sonar”. El comunicado
también retaba a la SGAE a
poner una demanda, pero avisando
de que el sindicato no
pagaría “ni un euro”. A falta
de posteriores recursos, todo
apunta a que será así.

Tags relacionados: SGAE
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Israel Domínguez
separador

Tienda El Salto