A LA INSATISFACCIÓN POR EL CONTENIDO SE UNE LA DEMORA EN LOS TRÁMITES
La Ley de Memoria: a medio gas y en punto muerto
JPG - 3.1 KB
EL EBRO. Acto conmemorativo.

Después de años de expectación, el
borrador gustó poco. Y ahora, tras
meses de trámite parlamentario, entre
los familiares y afectados por la
represión el entusiasmo brilla por

18/07/07 · 13:36
Edición impresa
JPG - 3.1 KB
EL EBRO. Acto conmemorativo.

Después de años de expectación, el
borrador gustó poco. Y ahora, tras
meses de trámite parlamentario, entre
los familiares y afectados por la
represión el entusiasmo brilla por
su ausencia al oír hablar de la Ley
de Memoria. Las últimas noticias
señalan la posibilidad de que el texto
no se apruebe en esta legislatura.
“Oportunidad perdida”, “gran decepción”
o “pésimo ejemplo” fueron
palabras que se dejaron escuchar en
las primeras valoraciones. Motivos:
el Estado no asume los gastos de las
exhumaciones (la Administración, si
lo desea, podría ayudar); los símbolos
no se prohíben (sólo se ‘recomienda’
quitarlos), los juicios no serían
anulados y se mantendría la Ley
de Amnistía de 1977.

Después de su oposición inicial,
en el mes de abril Izquierda Unida
daba su apoyo al proyecto del Gobierno
al acordar la “ilegitimidad”
del Gobierno franquista. Pero, según
lamentan desde las organizaciones,
el cambio es apenas cosmético. “Es
algo que afecta al espíritu, no al texto”,
sostiene Emilio Silva, presidente
de la Asociación para la Recuperación
de la Memoria Histórica
(ARMH). Por ello, Silva se muestra
desencantado. “No tengo ninguna
esperanza en el contenido, aunque
me parecería bien que exista, por el
hecho de crear un precedente”.
Peor aún lo ve la Federación de
Foros por la Memoria. Para su presidente,
José María Pedreño, “puede
ser un paso, pero serían unos
metros en un camino que tiene
muchos kilómetros”. Ambas asociaciones
creen que se está haciendo
demasiado hincapié en la ley,
cuando se podrían haber hecho
otras cosas. De hecho, antes que
una ley integral, la Federación pide
leyes para dar pensiones dignas
a los represaliados o una ley
de pensiones.

En cuanto al retraso en los trámites,
Pedreño no se muestra muy sorprendido:
“Cuando se hacen las cosas
como se están queriendo hacer
es lógico. La ley no toca nada, que no
se mueva nada, que no se enfade la
derecha, y quiere además contentar
a la izquierda, y que las víctimas encima
estén contentas. Pues no. Es
imposible. Así no puede salir adelante
nada”, asegura.

Ley del olvido

- Víctimas y verdugos en el
mismo plano. Se recomienda
retirar símbolos «de un
solo bando».

- Amnistía a torturadores o
funcionarios que cometieran
asesinatos: continúa.
Archivos: el acceso queda
restringido si contiene información
sobre represores.

- Ausencia de responsabilidad
del Estado. La Administración
no asume los gastos
de localización, exhumación o
identificación de víctimas.

Tags relacionados: José María Pedreño Memoria
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto