BOLONIA, UNA ENCRUCIJADA EN LA UNIVERSIDAD. EN DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA //
La adaptación a Bolonia alienta las movilizaciones

La comunidad universitaria continúa con sus esfuerzos para frenar la aplicación del Espacio Europeo de Educación Superior con movilizaciones antes de las vacaciones y reorganizándose de cara al otoño.

15/05/08 · 0:00
JPG - 93.8 KB
 
ESTUDIANTES EN LUCHA. El pasado 8 de mayo miles de estudiantes se manifestaron a las puertas del Ministerio de Educación. / Edu León

Las primeras consecuencias del proceso de Bolonia (nuevos planes
de estudio, carteles que anuncian
becas-préstamos, proliferación de
másters como el que sustituye al
Certificado de Aptitud Pedagógica,
etc.) han conseguido que este curso
las protestas contra el Espacio
Europeo de Educación se masifiquen.
E, incluso, se creen los cimientos
para que continúen en el
próximo curso. “Durante muchos
años se ha hablado teóricamente de
lo que significaba el proceso de
Bolonia, pero hasta que la gente no
ha conocido efectos concretos como
las becas préstamos no se han
preocupado”, explica Sergio Pascual,
de No a Bolonia (Sevilla).
Desde noviembre en diferentes
universidades la movilización ha sido
la protagonista más continuada
en Catalunya, Andalucía o Euskadi.
De forma más puntual, en la
Universidad de Santiago.

La reactivación llegó en abril

El incidente entre estudiantes y el
rector de la Universidad Complutense
de Madrid, Carlos Berzosa, fue
la chispa que parece haber encendido
las últimas protestas masivas de
este curso. Pero muy injusto sería reducir
a este encontronazo los motivos
que han provocado las movilizaciones
del 7 y 8 de mayo.

Desde el 14 de abril, un encierro
en la facultad de Filosofía ha movilizado
al colectivo estudiantil madrileño,
que ha visto crecer nuevas asambleas,
encierros y protestas. Además
del I Foro Universitario sobre el
Proceso de Bolonia, del 29 al 31 de
abril, en la Ciudad Universitaria.
Pero las protestas que se han reproducido
por diferentes localidades
han tenido otro importante nexo, los
encuentros que se han producido en
las últimas semanas. A mediados de
abril, Estudiantes en Movimiento se
reunía en Salamanca y convocaba
una jornada de lucha descentralizada
contra Bolonia el 7 de mayo.

En Andalucía, protestas y reflexiones
también se han unido. Mientras
el 24 de abril una manifestación concluía
en un encierro en la facultad de
Ciencias Políticas de la Universidad
de Granada, en Sevilla, el 26 y 27 de
abril se celebró un Encuentro contra
la LOU y contra Bolonia al que asistieron
estudiantes de diferentes organismos
de base de Cádiz, Catalunya,
Córdoba, Granada, Madrid,
Sevilla, Valencia y Zaragoza. Y las
miras se han puesto ya en el próximo
curso: día europeo del estudiante
(16 de noviembre) y un posterior
encuentro de estudiantes de universidad
e institutos, profesores y
miembros del PAS, que se celebraría
en Catalunya. Aunque esto último
debe ser asumido en el encuentro de
asambleas de facultad de Catalunya
del 15 de mayo.

Un movimiento, el catalán, que vive
su momento más delicado del curso,
en pleno proceso de reorganización,
y con el objetivo también en el
próximo curso. Este debate se abordará
en el Encuentro del día 15.
Además, el SEPC celebró entre el 2 y
el 4 de mayo su V Trobada d’Estudiants
dels Päisos Catalans.

Frenar los planes de estudios

Además, en Sevilla se hizo un especial
llamamiento a la lucha “contra la
aprobación de los planes de estudio
de los nuevos grados, tanto desde las
juntas de facultad, como desde la
movilización”, explica Pascual. Algo
que ya ha tenido sus resultados prácticos
en la facultad de Traducción e
Interpretación de la Politécnica de
Barcelona, “aunque el rectorado buscará
como poder presentarlo a la
ANECA”, denuncia Joel Sans, de la
asamblea de la facultad de Letras de
la Autónoma de Barcelona.

Madrid recoge el testigo en mayo
_ Andalucía
y Euskadi se movilizaban
masivamente en contra
del proceso de Bolonia,
Catalunya vivía su manifestación
más popular el 6 de
marzo. Ahora, el turno de la
agitación le llegó a las
aulas madrileñas. Dos
semanas de encierros,
charlas, acampadas, pasaclases
en diferentes campus
culminaron el pasado 8
de mayo con más de diez
mil personas tomando las
calles para mostrar su frontal
rechazo al EEES.
Con lemas como «En defensa
de la Universidad Pública.
No a Bolonia. No a la
LOU», «Pagar para amaestrar
siervos, no», «Queremos
becas, no hipotecas», discurrió
la manifestación,
aunque no logró unirse en
la Puerta del Sol a una concentración
en favor de la
sanidad pública y que sus
reivindicaciones se unieran
contra las privatizaciones.
Tras el éxito del 8-M la universidad
madrileña debate
estos días cómo continuar
las protestas tras el cansancio
de las últimas semanas
y la cercanía de los exámenes
la coordinación con
estudiantes de secundaria y
de doctorado o unirse a las
movilizaciones en defensa
de los servicios públicos
que se viven estos días en
Madrid son algunas de las
posibilidades que existen.
Pero las movilizaciones no
sólo se sucedieron en la
capital. Salamanca, Murcia,
Sevilla y La Laguna también
vivieron diferentes protestas.
Además, los estudiantes
sevillanos entregaron en
el rectorado una encuesta
realizada a más de 1.700
universitarios que «demuestra
la amplia oposición a
Bolonia de la Universidad
sevillana», según explica
Pascual. Actos que se verán
continuados el día 15 con
la huelga universitaria convocada
en Euskal Herria por
Ikasle Abertzaleak (IA).
«Junto a la oposición a la
reforma universitaria protestamos
contra el nuevo reglamento
de infracciones en la
Universidad del País Vasco
que criminaliza las protestas
universitarias y contra la
negación de la Universidad
Pública de Navarra a caminar
hacia el bilingüismo
euskara-castellano», afirma
Unai Txurruka de IA.

Tags relacionados: Universidad Educación Plan Bolonia
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto