ENTREVISTA: DAHR JAMAIL, PERIODISTA
“En Iraq han muerto más periodistas que en Vietnam”

Dahr Jamail es un periodista independiente
que a principios de 2003 pasó ocho meses en
Bagdad. A través de su blog (dahrjamailiraq.
com/weblog/), mandó puntualmente información
diferente a la que ofrecían los medios
de masas. Desde Damasco, durante la
invasión del Líbano, usó de nuevo su blog
para informar del conflicto.

04/01/07 · 0:00
JPG - 8.2 KB
Foto: David Leeson

DIAGONAL: ¿Te consideras un periodista
forzado por las circunstancias
a usar internet o crees que este
medio tiene verdadero potencial?

DAHR JAMAIL: Creo que los medios
convencionales de los EE UU
se han convertido en una desgracia.
Yo simplemente me convertí
en periodista llenando el vacío que
se produjo cuando los periodistas
corporativos en Iraq eligieron no
hacer su trabajo, dejaron de hacer
preguntas comprometidas al Ejército
americano y de cubrir cómo la
guerra afectaba a la población iraquí.
Internet me ha permitido a mí
y a muchos otros dar un paso adelante
y llenar los huecos dejados
por la falta de ejercicio de un periodismo
correcto por parte de los canales
corporativos. Ahora me considero
un periodista en la definición
más estricta del término.

D.: ¿Es posible la práctica libre del
periodismo en Iraq? Durante tu estancia
en Bagdad, ¿temías más a
los marines o a las milicias?

D.J.: En Iraq es casi imposible funcionar
como periodista ahora mismo.
Ahora el trabajo deben hacerlo
los periodistas iraquíes y árabes,
que aún se pueden mover por la zona.
Allí nadie respeta a los periodistas,
y el Ejército americano, que
ha asesinado ya a 15 de ellos, menos
que nadie. En Iraq han sido
asesinados más periodistas que en
Vietnam o que en la Segunda
Guerra Mundial. Moverse se ha
convertido en algo extremadamente
difícil... Personalmente, a mí me
daban más miedo los militares
americanos que los grupos de la resistencia
o las bandas criminales,
porque el Ejército ha sido muy descarado
a la hora de hacer de los periodistas
su objetivo. Me arregabla
para lograr la información siendo
muy cuidadoso, utilizando diferentes
traductores y vehículos para entrevistarme
con ciudadanos iraquíes
en encuentros previamente
establecidos.

D.: ¿Has recibido alguna presión
del Gobierno de Estados Unidos?

D.J.: Nunca he sido directamente
amenazado por el Gobierno de
EE UU, pero tengo un compañero
cercano que ha sido repetidamente
acosado por ellos.

D.: Si los blogs e internet en general
realmente tienen una influencia,
¿no crees que los gobiernos
pronto tomarán medidas?

D.J.: Internet ha tenido un enorme
impacto en el periodismo porque a
través de los blogs surge una oportunidad
de actuar como un control
auxiliar. En ocasiones, también
han forzado a los medios de masas
a cubrir historias que de otro modo
habrían sido censuradas o ignoradas.
Lo más probable es que, en
breve, los gobiernos comiencen a
ahogar el fenómeno de internet. De
hecho, esto está comenzando a pasar
en los EE UU.

D.: ¿Cuál es el papel de los periodistas
‘empotrados’?

D.J.: El periodismo empotrado responde
a un programa preparado
por el Pentágono para seguir y controlar
el flujo de información durante
la guerra. Estos ‘periodistas’
se someten de este modo, voluntaria
y directamente, a la censura militar.
Además, la mayoría de estos
periodistas acaban ligados al
Ejército, lo que afecta muy negativamente
a su trabajo. Creo que es
una responsabilidad de todo periodista
negarse a ser un empotrado
en el Ejército de EE UU, como principio
de un boicot internacional.

D.: ¿A qué problemas se enfrenta
el libre ejercicio del periodismo en
Iraq? ¿A qué se debe este control
de la información? ¿Qué teme el
Gobierno de Estados Unidos?

D.J.: La situación general supone el
problema mayor: seguridad horrible,
poca disponibilidad de suministro
eléctrico, y esfuerzos directos
del Gobierno para reprimir el ejercicio
del periodismo. Esto último
supone la gran diferencia en esta
ocasión: nunca antes el Gobierno
de un país presuntamente libre ha
realizado semejantes esfuerzos para
matar periodistas como en Iraq,
o para censurarlos en su propio suelo.

Tengo la convicción de que el
Gobierno americano está determinado
a evitar que sus ciudadanos
sepan cuán brutal, ilegal y fallida es
esta ocupación. No quieren que los
estadounidenses sepan que el 80%
de los iraquíes quieren a EE UU
fuera de su país, y que la mayoría
de los soldados sienten lo mismo.
Traducido por Ástor Díaz Simón.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto