FAES, LIBERTAD DIGITAL Y COPE, BASES DE UN NUEVO INTEGRISMO
El imperio mediático de la nueva extrema derecha

La escalada de insultos se
ha hecho habitual en los
medios conservadores.
Los intereses económicos
dan algunas claves de
tanta virulencia verbal.

, Redacción
22/07/06 · 19:56

La maratón de insultos arranca a las
seis en punto. Comienza La mañana,
el magacín de la COPE presentado
por Federico Jiménez Losantos.
El locutor ofrece su visión de los
asuntos del día. Sobre el Estatut y
Cataluña: un modelo “esencialmente
dictatorial. (...) Una Corea andrajosa
y muerta de hambre. (...) Se verá correr
la sangre por el Llobregat” (sic).
Sobre el proceso de paz: “un pacto
entre el PSOE y ETA(...) se pretende
destruir la idea misma de España.”
Sobre los atentados del 11-M: “producto
de una conspiración para
echar al PP del poder. A quienes me
preguntan si creo a la izquierda española
capaz de semejante barbaridad
les contesto, sin dudarlo, que sí”.

No son exageraciones aisladas. El
mismo tono sigue por la red en Libertad
Digital, en La Razón, o en la teoría
de la conspiración de El Mundo.
Incluso de madrugada, opinión e información
se confuden en Diario de
la Noche, noticiario de Telemadrid
conducido por Germán Yanke, autor
de libros como La dictadura de
Ibarretxe o Ser de derechas.

Isidro López, sociólogo, ha seguido
de cerca estos medios. A su juicio,
el fenómeno va más lejos del conservadurismo
clásico. “Los mensajes se
han vuelto mucho más agresivos. Se
lanzan directamente a la yugular”,
explica. “Todo el tiempo la propaganda
invade la información. Se apela
continuamente a lo emocional con
el recurso del miedo.”

Sin embargo, como advierte Mario
Cuéllar, miembro de la Asociación
para la Investigación y el Desarrollo
de la Cultura Audiovisual, AIDEKA,
“no se trata de algo nuevo. Es el modelo
que desde hace años emplean
los neocon. Una estrategia que ha obtenido
un gran poder de influencia
en EE UU y que se intenta extrapolar
a medios españoles.

Sus bases se ha encargado de estudiarlas
Juan Jesús Mora, profesor
de Filosofía del Derecho y experto
en Pensamiento político. “Se parte
de la idea elitista de la ‘noble mentira’.
Es una idea muy presente en
Maquiavelo y que en el siglo XX retoma
Leo Strauss, uno de los filósofos
de cabecera de los neocon: el engaño
es válido si se obtiene un bien
mayor. Se ha visto claro cómo se usaba
ese principio en la guerra de Iraq”.

Los medios de comunicación son
uno de los pilares básicos para estas
estrategias. “Hace falta generar ideas
y después radiarlas”, señala Mora,
para quien “los intelectuales juegan
un papel fundamental, al encargarse
de construir un discurso demoledor
desde el punto de vista emotivo”.

En el caso español, el mayor intento
de crear un think tank al estilo estadounidense
tiene nombre propio:
FAES, la Fundación para el Análisis
y los Estudios Sociales, el centro en
el que se fusionaron en 1999 cinco
de las seis fundaciones del PP y que
se ha convertido en el principal laboratorio
de ideas del partido.

El búnker de Aznar

La macrofundación, presidida por
José María Aznar, mantiene fuertes
nexos con el neoconservadurismo
americano. El vínculo más significativo
saltaba a la prensa el pasado 29
de junio. Durante dos años el ex presidente
cobró 10.000 euros mensuales
de manos del magnate Rupert
Murdoch, propietario de Sky y Fox,
televisiones baluartes de George
Bush.

La FAES ha tomado buena nota
de las técnicas practicadas al otro lado
del atlántico. Su “batalla por las
ideas” toma presencia de múltiples
formas: campus académicos, varias
publicaciones, conferencias de neocons
estadounidenses e incluso vídeos
como Tras la masacre, reinterpretación
del 11-M donde se intenta
deslegitimar la derrota del PP.

Internet es otro de los espacios
donde las ideas ‘neocon’ han experimentado
un fuerte crecimiento. Como
señala Cuellar, “no se trata de
portales elaborados por grupúsculos
marginales de ultraderecha, sino de
auténticas empresas que cuentan
con firmas reconocidas entre el espectro
ideológico de la derecha”.
Libertad Digital, el más conocido de
ellos, da cita a una generación de
nombres entre la que se da cita el ala
más derechista de la COPE a través
de César Vidal, Ignacio Villa o el propio
Jiménez Losantos. Y hay colaboradores
aún más radicales. En este
sentido el extremo lo alcanzó un columnista
habitual de la página, Jorge
Valín, cuando en su defensa del liberalismo
económico a ultranza criticaba
la prohibición de la prostitución
de menores. “Probablemente la prostituta
infantil no quiera serlo, pero a
nadie le gusta trabajar” razonaba,
añadiendo que “al prohibirle su libre
elección de trabajar y obligarla a estudiar,
le estamos negando una fuente
de financiación fundamental”.

Lejos de ser una traba, el modo en
que se escoran a la derecha extrema
algunos articulistas acaba por abrirles
las puertas de medios de masas.
Así sucede en Telemadrid. Desde la
llegada de Manuel Soriano a la dirección
de la cadena, algunos neocon
declarados como Florentino
Portero han entrado a participar en
la cadena. Algo que no sorprende en
una cadena en la que, poco antes de
emitir un documental sobre el 11-M,
el mismo Soriano remitía una tarjeta
al gabinete de presidencia de Esperanza
Aguirre comentando que la
cinta había quedado “bastante bien
cinematográfica e ideológicamente”.

El presupuesto que manejan los
centros neurálgicos de la derecha
ayuda a comprender actitudes de este
tipo. FAES, por ejemplo, cuenta
con un presupuesto anual de 6 millones
de euros. De ellos, el 70% procede
de fondos públicos en relación al
número de escaños del PP. El resto,
más de 1,5 millones, llega a través de
donaciones privadas y organizaciones
que se mantienen en la opacidad.

800.000 euros por insultar

En el caso de Losantos, El Triangle
se ha encargado de sacar las cuentas
al periodista. “800.000 euros anuales
por insultar”, titulaba el semanario.
Se trata de la cantidad que percibe
su sociedad privada Tampoco SL. En
total, su sueldo personal se situaría
en los 117.287 euros. Y el bolsillo
afecta de forma directa al tratamiento
de algunas noticias. La “guerra
contra la OPA de Gas Natural a
Endesa es interesada: los negocios
de dos de sus socios en Libertad
Digital, Alberto Recarte y Florentino
Pérez, se ven directamente afectados”,
advierte el semanario.

En concreto, el presidente de ACS
y hasta poco del Real Madrid posee
el 5% de Libertad Digital y se ha negado
a la fusión de las compañías.
Alberto Recarte preside Libertad
Digital y forma parte del consejo de
administración de Endesa. Además
es consejero delegado de Centunión,
una empresa de ingeniería que vio
multiplicarse su facturación de 13,8
a 83,6 millones de euros entre 1995 y
2000, coincidiendo con la primera legislatura
del PP. Más de una vez las
visitas de Aznar al extranjero se traducían
en importantes acuerdos de
cooperación donde la compañía obtenía
contratos sustanciales. Más allá
de afinidades ideológicas, el entusiasmo
de la derecha radicalizada rara
vez resulta gratuito.

La historia: un sillón para el 'ser de derechas'

<p class="spip">Pío Moa, César Vidal,
Ricardo de la Cierva, González
Fernández de la
Mora, García de Cortázar...
Éstos son algunos de los
nombres de los periodistas
y escritores que han abordado
la reescritura de la
historia española y, al
mismo tiempo, aceptado
la misión de mejorar la
imagen que la derecha
tiene de sí misma. Ignacio
Sánchez Cámara, otro
habitual de los medios
conservadores, escribió un
artículo en el ABC para
defender que el PP no
había «virado hacia la
derecha o la extrema derecha»
tras el 11-M: «el de la
extrema derecha es un
concepto que se suele
abusar con fines ideológicos.
Ni el fascismo ni el
nazismo se declararon ni
fueron de derechas».
Con ideas como ésta, la
labor de estos pseudo historiadores
tiene su máxima
expresión en Pío Moa.
El historiador Francisco
Espinosa resumía la rigurosidad
de este escritor
definiendo el Método
Moa: «un libro en 15
días», ventas millonarias y
rentabilidad asegurada.
La ausencia de métodos
de investigación histórica
queda demostrada en
razonamientos como el
que utiliza Moa para
demostrar que la matanza
de la Plaza de Toros de
Badajoz nunca ocurrió:
«Es fácil ver varios puntos
débiles en el estudio La
Columna de la muerte.
No está en mis posibilidades
contrastar estos
datos ni los métodos
empleados, pero advertiré
que, vistas las desvirtuaciones
tan frecuentes del
autor (...),sus datos ofrecen
el mayor margen de
desconfianza».

El Proyecto para el Siglo XXI español

<p class="spip">En 1997 se fundaba en
Washington el Proyecto
para un Nuevo Siglo Americano
o PNAC, un grupo
ideológico presidido por el
líder del movimiento neoconservador,
William Kristol,
con el objetivo expreso
de promocionar «el liderazgo
mundial de EEUU»,
incluyendo la supremacía
militar y económica del
planeta. Entre sus miembros
destacaban altos cargos
de la administración
estoadounidense, como
Donald Rumsfeld, Dick
Cheney, Jeb Bush o Paul
Wolfowitz. Una idea similar
persiguen los think tanks
españoles. El Grupo de
Estudios Estratégicos,
GEES, vinculado a Libertad
Digital, promueve en sus
artículos el apoyo al belicismo
estadounidense,
arremete contra un hipotético
'eje del mal' formado
por Cuba, Venezuela y
Bolivia y fomenta el refuerzo
de la OTAN junto a un
aumento del gasto militar.
Todo ello con el objetivo
de Aznar de «situar a España
en la 'Primera División'
del concierto de las naciones»,
tal y como escriben
Florentino Portero y Rafael
Bardají en un artículo,
donde se insiste en la
acertada decisión de apoyar
la invasión de Iraq.
Argumentos que Bardají
defiende también como
subdirector en el Real Instituto
Elcano. Todo ello también
con la base de la teoría
de la Razón de Estado
de Maquiavelo: la defensa
de medidas dudosamente
éticas para ganar fuerzas
en el tablero de juego
internacional. Y a ese
refuerzo se suma la reducción
de gastos sociales. A
convencer de esta idea se
dedica el instituto Juan de
Mariana, think tank neoliberal
crítico con conquistas
del movimiento obrero
como el salario mínimo o
el subsidio de desempleo.</p>

La 'izquierda' y el pensamiento 'neocon'

<p class="spip">La relación de los movimientos
neoconservadores
a ambos lados del océano
Atlántico con la izquierda
ha sido siempre compleja.
Muchos de los pensadores
neocons norteamericanos
surgieron del entorno de la
Nueva Izquierda, nacida
en los '60 como reacción
a la izquierda estalinista.
Instituciones del pensamiento
neocon como Irving
Kristol llegó a coquetear
con el trotskismo en su
juventud.
En la nueva generación de
conservadores españoles,
también está presente
esta característica: Pío
Moa perteneció en su
juventud a los GRAPO y al
PC; Jiménez Losantos militó
en su juventud en el
PSUC y en entornos maoístas.
Incluso llegó a viajar a
China, donde recibió entrenamiento
guerrillero. Lo
que vio allí, al parecer, no
le gustó demasiado y se
fue alejando progresivamente
de la izquierda,
sobre todo después de
que Tierra Lliure le disparase
en la pierna tras publicar
un manifiesto en favor
del castellano.
De su paso por la izquierda,
los neoconservadores
españoles aprendieron técnicas
propagandísticas de
la izquierda y sobre todo
las formas de movilización
en la calle, que han explotado
con notable éxito
desde el 11-M, trasladando
los mismos lemas utilizados
contra el PP en las
marchas contra la guerra
de Iraq.
Esta esquizofrenia ideológica
también ha afectado a
personajes supuestamente
'progresistas'. De esta
forma, cuando Rodríguez
Zapatero anunciaba su
famosa 'Alianza de Civilizaciones',
aceptaba tácitamente
la teoría neocon por
excelencia de Samuel Huntington,
sobre el 'Choque
de civilizaciones', situación
que el presidente del
Gobierno español pretende
solucionar precisamente
con su plan.</p>

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto