MERCÈ MOLIST
PROMOTORA DE “HACKSTORY” Y PERIODISTA
“El hacker tiene un poder muy grande”

Con más de 5.000 euros y varios colaboraciones logradas vía crowdfunding, el libro ‘Hackstory’, de momento en formato blog, estará listo a principios de 2013.

, Redacción
07/09/12 · 0:00

¿Hackers buenos y crackers malos?

DIAGONAL: ¿La historia de los
hackers en el Estado español ha sido
muy diferente a la de otros países?
¿Y la respuesta del Gobierno y
de sus cuerpos policiales?

MERCÈ MOLIST: No hay grandes
diferencias. Sí las verás por los recursos
con que han contado las diferentes
comunidades (educación, dinero,
contexto ideológico...) que hacen
diferentes a, por ejemplo, la comunidad
hacker alemana de la italiana.
Pero en general la historia es muy
parecida, en Estados Unidos y
Europa, igual que la respuesta del
sistema a su existencia, siempre temidos
y denostados, pero a la vez –y
cada vez más– deseados.

La historia
hacker mundial se podría resumir
en: 1) Los manitas topan con los ordenadores.
2) Algunos no saben manejar
el poder que les da este conocimiento
y se ponen a hacer el burro,
jugando a asaltar ordenadores y
aprendiendo, con ello, seguridad informática.
3) Los gobiernos deciden
que ya es hora de dar un escarmiento
público y se hace una redada ampliamente
difundida en los medios,
que llevará a los manitas-cabeza-de-turco
a pasar una noche en prisión.
La gran mayoría serán exculpados
después, en un juicio, pero el sistema
habrá conseguido lo pretendido:
asustar, parar los pies y/o hacer que
los hackers vayan con más cuidado.

4) Quienes en los ‘90 aprendieron a
ser hackers crecen a la vez que el negocio
de la seguridad informática,
que se nutrirá de buena parte de
ellos, “limpiando” su nombre con eufemismos
como “hackers éticos” o
“hackers blancos”. 4b) Una rama
de estos hackers, así como de las
generaciones posteriores nutrirán
también las filas del contrario, de
la ciberdelincuencia. 4c) El resto
de hackers (programadores, administradores
de sistemas y gente no
relacionada directamente con la seguridad
informática) verán cómo
crece el abismo entre ellos y el gran
público, que cree con cada vez más
fuerza que sólo es hacker quien tiene
algo que ver con la seguridad informática.

5) En cuanto a los hackers
dedicados a la seguridad informática,
su diversión se centra hoy en la
carrera armamentista. Por otra parte,
el hacktivismo vive actualmente
un gran auge, gracias a Wikileaks y
Anonymous
, donde conviven buenos
hackers con gente que empieza.

D: ¿Qué te atrapó del movimiento
hacker?

M.M.: Me di cuenta de que yo era
como muchos de ellos: una persona
inteligente en una sociedad que no
me aceptaba, ni yo a ella. Me identifiqué
plenamente con sus textos, su
forma de pensar, sus bromas.
Encontré a mis hermanos y hermanas
el día que entré en internet.

D.: ¿Era difícil en losmedios hablar
bien de los hackers en los ‘90?

M.M.: En El País, donde yo trabajaba,
no. Lo difícil no era hablar de
hackers, sino hablar de forma pertinente
e informada. La mayoría de
medios y periodistas estaban mal
informados sobre estos temas, o eso
parecía por sus textos, que pintaban
a los hackers como supermalvados.
Esto dificultó mucho mi trabajo.
Como periodista me costó que la comunidad
hacker confiase en mí.

D.: Hay quien no entiende por
qué un hacker es tan criticado si
su labor es muy similar a la de un
doctor o un cocinero, que aprende
unas técnicas y saberes que
después desarrolla de la mejor
forma posible. ¿Estás de acuerdo
con ello?

M.M.: Supongo que es una cuestión
de poder, así, en mayúsculas.
En nuestro mundo actual, totalmente
dependiente de la tecnología,
el hacker tiene un poder muy
grande
. No sólo porque puede conseguir
información que hace tambalear
a un imperio (Wikileaks) o
por la capacidad de manipular el
funcionamiento de infraestructuras
críticas (centrales nucleares,
electricidad, internet). Lo más peligroso
es su forma de pensar: la información
y la cultura deben ser
libres, desconfía de la autoridad,
trabaja de forma descentralizada
.
Son ideas que pueden reventar no
sistemas sino el sistema. De hecho,
creo yo, ya está pasando.

D.: ¿Qué recuerdas del primer
hackmeeting de Barcelona?

M.M.: Se preparó usando una lista
de correo y con escasos medios. Su
resultado fue brillantísimo. Era la
primera vez que veía la energía de
la comunidad hacker en acción y
lo recuerdo como algo muy emotivo,
especialmente los días del
hackmeeting propiamente dicho
en la casa okupada de Les Naus,
que estuvo siempre repleta de gente
y de buen rollo.

Tags relacionados: Número 180 Hackers
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0