MADRID // LA TELEVISIÓN VALLECANA TELE K, EN RIESGO DE CIERRE
Esperanza Aguirre da las licencias de televisión local a sus ‘amigos’

El Gobierno regional madrileño ha repartido
las licencias de televisión digital
de un modo que diversos sectores
sociales consideran “sectario”. La
Cadena COPE, Federico Jiménez
Losantos, el Arzobispado o Pedro J.
Ramírez resultan fuertemente beneficiados,
mientras televisiones locales de
carácter social con más de una década
de existencia, como es el caso de Tele
K, se han visto marginadas de una decisión
anunciada en pleno verano.

13/06/06 · 19:33
Edición impresa
JPG - 43.2 KB
 
// NICOLAS

El pasado 5 de agosto, el Gobierno de la Comunidad de Madrid hizo público el resultado del concurso al cual se habían presentado las televisiones locales para poder conseguir licencias que les permitan emitir. Se han concedido 30 licencias, mientras que otras 10 dependerán de la decisión de otros tantos ayuntamientos de la Comunidad. Según explicó el vicepresidente primero y portavoz del Gobierno regional, Ignacio González, uno de los criterios seguidos para las adjudicaciones ha sido el de la “pluralidad informativa”, pero entre los adjudicatarios se observa claramente la masiva presencia de grupos de comunicación afines al Partido Popular: la COPE consigue cuatro licencias, el mismo número que Libertad Digital (comandada por el periodista Federico Jiménez Losantos), mientras que el Arzobispado de Madrid y Unedisa (El Mundo) se llevan una cada una, pero en Madrid capital. TV Digital de Madrid, un mero proyecto sobre el papel de Enrique Cerezo, presidente del Atlético de Madrid y el mayor propietario de derechos del cine español, ha conseguido 10 de las licencias. Las demás se las reparten Onda Cero, Intereconomía TV, Kiss TV y Canal 7. Aunque las licencias son para operar en digital, serán llevadas por la Comunidad de Madrid ante el Ministerio para que permita la emisión en analógico hasta que se produzca el ‘apagón’ por el cual la emisión será exclusivamente digital.

La otra cara de la moneda son las televisiones que se han quedado sin licencia, hecho que da al Gobierno autónomico la facultad de proceder a su cierre. Uno de los argumentos para regular el espacio televisivo es la necesidad de acabar con las emisoras ‘piratas’ que inundan la televisión local (brujas, pornografía, etc.). Sin embargo, en un proceso similar al desarrollado en el espacio radiofónico, la decisión de Aguirre ha dejado fuera también a la principal televisión comunitaria de Madrid: Tele K, situada en el barrio de Vallecas. Su director, Francisco Pérez, muestra su indignación ante el resultado de este concurso, que define como un “ataque al pluralismo y a la libertad de expresión”. Lo califica también como “ilegal”, porque entre otras cosas se ha hecho una concesión de 10 años prorrogables cuando la Ley de Televisión Local de 1995 indica que el período es de cinco años. Desde Tele K se afirma que el resultado del concurso obedece a criterios ideológicos y no de calidad, pues empresas sin experiencia en televisión han conseguido una o varias licencias, y ellos, tras 12 años de emisión, ninguna. La televisión vallecana ya ha comenzado una campaña de protesta (ver recuadro). El cierre no será inminente, pues durante los próximos seis meses podrá seguir funcionando de manera legal.

No sólo los débiles han sido ignorados por el PP, como atestigua que Localia, del Grupo Prisa, tampoco se haya hecho con las dos licencias que solicitaba. Es una situación habitual para Localia en las comunidades autónomas gobernadas por el partido de Mariano Rajoy. La exclusión de Localia quizá haya sido la razón de la protesta del Partido Socialista de Madrid, cuyo secretario de Comunicación, Miguel Ángel Sacaluga, ha declarado que las adjudicaciones responden a “criterios de amiguismo y afinidad política”, lo que supone “un atentado al derecho de los madrileños y madrileñas a recibir una información plural”. Por su parte, el diario El País realizaba duras críticas poco después de conocerse la distribución de licencias. No obstante, el golpe no es demasiado fuerte para Prisa. Ya se rumorea que Sogecable podría desinvertir de la red de televisiones locales, debido al permiso del Consejo de Ministros para que Sogecable pueda emitir en abierto en todo el Estado mediante la marca Quatro, por lo que Localia podría resultar redundante.

Vallekas en el punto de mira

Tele K comenzó a emitir en
1993 y actualmente alcanza
prácticamente todo el sureste
y este de la capital del Estado.
Su programación es bastante
completa: entrevistas, documentales,
conciertos, partidos
del Rayo Vallecano... todo en
función de su barrio y de un
compromiso que la convierten
en la televisión local más vinculada
a los movimientos
sociales de Madrid. Funciona
también como escuela audiovisual
con cursos gratuitos, y en
total da empleo a más de 30
personas. A pesar de la 'agostidad'
con la que ha actuado el
Gobierno de Aguirre, Tele K ha
reaccionado con rapidez. El 10
de agosto se entregó en la
sede del Gobierno regional una
carta por la que se demanda
la anulación de las actuaciones
que se produzcan a raíz de
este concurso, pero la campaña
empieza realmente este
mes de septiembre. Su director
ha declarado a DIAGONAL que
piensan «buscar la solidaridad
de todos los ciudadanos de
Vallecas y de Madrid» frente al
afán represivo sufrido también
por otras partes del tejido asociativo
vallecano. Radio Vallekas
tiene problemas similares
a Tele K, causados por la cruzada
del PP contra las radios
libres de Madrid (ver DIAGONAL
nº 10). Ni la música se
salva: el Ayuntamiento prohibió
a finales de junio la 16ª
edición del concierto autogestionado
Palomeras Rock.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto