PERIODISMO // PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN EMPRENDEN PROYECTOS CON VÍAS DE FINANCIACIÓN ALTERNATIVAS
Cuando el 1% no patrocina las noticias

La crisis de la industria mediática impulsa a los periodistas a emprender sus propias iniciativas, que abren vías para contenidos especializados, creativos y de calidad.

18/06/12 · 9:53

La crisis de la industria mediática impulsa a los periodistas a emprender sus propias iniciativas, que abren vías para contenidos especializados, creativos y de calidad.

El último informe del Observatorio de la Crisis de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) contabiliza un total de 6.266 empleados despedidos en el sector desde mediados de 2008, lo que supone una disminución del 15% de los puestos de trabajo. Cada año se licencian en periodismo casi 3.000 personas. Con estos datos, los periodistas están condenados a reinventarse a sí mismos y a los medios, a los que se les superponen varios tipos de crisis: financiera, publicitaria, de formato y, la más importante, de credibilidad.

“Los medios no están ejerciendo su función social, el periodismo se ha olvidado”, explica Alba Muñoz, de The Reset Project, que identifica muchas carencias: “Ya no aportan reflexión, riqueza, sorpresa, conocimiento, debate; sólo información de agencias y opinadores de grupos de poder atávicos y bipartidistas”.

Susana Hidalgo también apunta a esta devaluación: “No es un problema de la crisis económica, sino de ofrecer a los lectores contenidos que vayan más allá de la nota de agencia y de la última hora”. Hidalgo forma parte de la cooperativa Más Público, que aglutina a extrabajadores de la cabecera cerrada por Mediapubli que quieren escapar de “un paraguas empresarial de dudosa moralidad” editando un periódico semanal.

En los últimos meses han surgido cantidad de proyectos emprendidos por periodistas que reniegan de medios corporativos. “Prefiero trabajar de esta manera cobrando menos que en otro medio”, explica Marcos Pérez, del portal de noticias en gallego Praza Pública. Es más, asegura que “las personas que estamos en el proyecto nos movemos por la satisfacción laboral; trabajar de la manera que nos gusta”. Fuera de la estructura tradicional de la empresa comunicativa, estos periodistas pueden dirigirse a una comunidad específica, especializarse o incorporar perspectivas novedosas. Tras el cierre de varias cabeceras gallegas en papel, se abría “un hueco para la información de izquierda, de oposición a los medios del sistema”, señala Pérez. Para ello se necesita la colaboración de la sociedad civil, que “si quiere leer este tipo de información, dado que no vamos a tener el apoyo de las grandes empresas ni de la administración, va a tener que comprometerse”.

El periodismo de investigación, en decadencia por sus altos costes, también podría salir reforzado. Así ocurre con la pequeña editorial Libros del K.O., iniciativa de periodistas experimentados que editan grandes reportajes con la idea de “recuperar el libro como formato periodístico”. La producción de contenidos especializados es objetivo de Es Materia, otra idea de extrabajadores de Público, en este caso de la sección de ciencia, que dice haber identificado un nicho de mercado. Patricia Fernández, su directora, asegura que “hay un público interesado, incluso otros medios, además de patrocinadores que quieren vincular su marca con información de ciencia de calidad”.

Otros nuevos medios nacen con la idea de enmendar lo que la industria mediática cuenta. Por ejemplo, Aish, una web que pone el foco en el mundo árabe. Laura Casielles explica que surge con las revueltas árabes para “dar voz directamente a los ciudadanos árabes y no hablar sólo de grandes acontecimientos, sino también de los procesos sociales y la vida cotidiana, para entender qué está pasando allí”. Casielles lamenta que esto no suele hacerse en los grandes medios “porque parece que hay un desinterés, que con los tópicos ya lo estamos entendiendo”. Los impulsores son profesionales que buscan reconvertirse o recién licenciados que no ven posibilidad de encontrar empleo.

Retos para los periodistas
En esta línea, asumen cierto discurso derrotista los colaboradores de Diovivo, otra web de noticias en gallego que se define como “un clúster de exiliados de la prensa tradicional” en el que se desfogan quienes han salido desencantados. De hecho, se presenta como una unión temporal para quienes quieren volver a ver su firma en un medio de comunicación aunque hayan dejado de trabajar en ellos. Pero hay quien no pierde la esperanza y busca la sostenibilidad con financiación para trabajos concretos, opción cada vez más elegida por periodistas freelance que, ante la falta de encargos, piden dinero directamente a sus lectores potenciales mediante crowdfunding (donaciones a través de internet).

Desde Reset van más allá y quieren actuar como palanca “para que la inmensa comunidad de periodistas precarizados o en paro interactúe, coopere y genere propuestas en la red”. Muñoz apuesta por la cooperación porque “compitiendo entre nosotros por vender trabajos a los medios que no nos gustan no generamos la industria del futuro. Tenemos una gran oportunidad delante de nosotros para dar vida a medios de comunicación distintos, organizados de otra forma, dirigidos por quienes les dan vida, los periodistas”.

Casielles opina que “con la precarización es muy difícil realizar un trabajo de calidad”, pero “habrá que buscar nuevos modelos para que sea sostenible para quienes lo hacemos y que tenga calidad para quien lo demanda”. Hidalgo también está segura de que con buenos contenidos “se podrá llegar a grandes audiencias, internet nos permite ampliar la difusión. Si un tema es bueno, se hará saber”. “Hay que intentarlo”, cuenta Pérez. O, según concluye Muñoz: “Creemos que la mayoría de los periodistas y los ciudadanos queremos las mismas cosas, los mismos medios. Parece, pues, que hay intermediarios muy pesados que habrá que esquivar”.


MEDIOS DESDE ABAJO

‘LA DIRECTA’
El semanario catalán se edita desde 2006 gracias a 1.500 suscriptores que financian el 80% de su presupuesto y a anunciantes que se ajustan a criterios muy selectivos, ligados a la economía cooperativa. En la actualidad, su tirada es de 2.500 ejemplares y más de 190 personas están comprometidas con el colectivo, que combina trabajo de empleadas con militancia sin retribución.

PRAZA PÚBLICA
Esta web, escrita íntegramente en gallego, se inauguró en enero y ya cuenta con diez mil visitas diarias. Se mantiene con una plantilla de cuatro personas. Su presupuesto ronda los 150.000 euros anuales y proviene principalmente de las aportaciones voluntarias. No renuncian a ningún tipo de publicidad, siempre y cuando no condicione contenidos del medio.

‘GRUNDMAGAZINE’
Revista de actualidad política y cultural de Cádiz. Su número cero salió el 30 de abril y han llegado a los mil ejemplares, pero su impacto es amplio gracias a su web. Los costes los cubren publicidad de negocios locales y campañas de crowdfunding, pero por ahora nadie vive de ella.

THE RESET PROJECT
Reset es un medio de comunicación digital y participativo que anuncia su inauguración en los próximos meses con dos pilares: el propio magacín Reset (que empezará siendo quincenal aunque pretenderá ser semanal) y la Red Acción, una red social para periodistas, creadores audiovisuales y profesionales de la no ficción en la que también podrán participar ciudadanos y ciudadanas.

 

 

Tags relacionados: Crowdfunding
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

4

  • |
    anónima
    |
    20/06/2012 - 1:44pm
    Coincido con el anterior comentario, Praza Pública está bajo el cobijo de unha fundación de sospechosa financiación amparada por la Xunta de Galicia. Es cierto que en Galiza han surgido proyectos de naturaleza colectiva como los anteriormente nombrados: Novas da Galiza, galizalivre.org, Diário Liberdade, Dioivo y Galicia Confidencial. Destaca también el accionariado de Sermos Galiza (en versión digital y semanario en papel) que ha conseguido un capital de 350.000 euros en participaciones de 100 euros realizadas por 3.000 personas que demandan un periodismo en gallego y con óptica gallega. Ahí está el futuro.
  • |
    anónima
    |
    20/06/2012 - 12:26am
    Una vez más Diagonal parece no conocer demasiado la realidad de las otras naciones del Estado. Decir que Praza Pública es un medio "desde abajo" es bastante discutible. Este medio presentado por sus fundadores como un intento de ser "El País o El Público gallego", es financiado por una Fundación de la cual forman parte importantes empresarios gallegos. Esta Fundación, de la cual se dijo en su día que funcionaría con total transparencia, aún se desconoce quién la conforma, y con qué aportaciones. Tampoco es exactamente verdad que el equipo periodístico de Praza tenga ese toque "voluntarista" que se dice. De hecho, en sus pocos meses de recorrido ya hubo abandonos hacia medios corporativos. Como ellos mismos dicen, el presupuesto anual es de 150.000 euros, inimaginables para un proyecto militante "desde abajo". En Galiza hay muchos medios desde abajo, algunos con muchos años a sus cuestas, otros de reciente creación: Novas da Galiza, galizalivre.org, Diário Liberdade, Dioivo, Sermos Galiza, Galicia Confidencial...
  • |
    anónima
    |
    18/06/2012 - 2:30pm
    Otro de esos medios creados desde abajo: El CRisol de Ciudad Real. Iniciado por dos periodistas que se han quedado en paro y que buscan abrirse un hueco con una redacción independiente y el apoyo de las nuevas tecnologías dentro del único futuro del periodismo la hiperlocalidad.
  • |
    anónima
    |
    18/06/2012 - 1:14pm
    Para conocer algunos otros medios libres, en este caso en el País Valenciano:
  • Sala de redacción de La Directa / Robert Bonet
    separador