‘Clarín’ pretende bloquear la Ley de Medios

La ley argentina obliga al grupo Clarín a deshacerse de licencias para evitar su posición predominante.

, Buenos Aires (Argentina)
08/01/13 · 16:01
Edición impresa
BUENOS AIRES. Protesta organizada el 8 de noviembre por la oposición de derechas. / Sam Verhaert

Texto de Federico Poore, Buenos Aires

La tramitación de la Ley de Medios, que reemplaza a una normativa de la última dictadura militar argentina, se ha encontrado con el penúltimo escollo. El grupo Clarín, primer conglomerado mediático del país, ha elevado sus demandas de inconstitucionalidad hasta la Corte Suprema para intentar tumbar una ley que ataca a los monopolios privados de la comunicación. Los principales grupos mediáticos han denunciado que con esta medida la presidenta Cristina Fernández de Kirchner pretende limitar la libertad de expresión.

No es el primer obstáculo que se encuentra la ley desde su aprobación en diciembre de 2009. Cuando los conglomerados de medios y sus aliados políticos perdieron la discusión en el Congreso, intentaron trabar la norma con distintas medidas judiciales. Una de ellas (presentada por un diputado opositor) suspendió la ley hasta junio de 2010, cuando un fallo unánime de la Corte Suprema ordenó restablecerla. Otras medidas solicitadas por privados lograron “congelar” artículos puntuales. Pero tal vez el mayor obstáculo a la concreción de la ley es la demanda del Grupo Clarín –principal grupo de medios del país– contra el artículo 161, aquél que establece un plazo de un año para que los grandes grupos se desprendan de las licencias “excedentes” (aquéllas por encima del tope permitido por ley).

Clarín argumenta que la ley atenta contra la libertad de expresión, aunque el máximo tribunal aseguró en mayo de 2012 que se trata de una “norma de regulación de la competencia”, y que hasta el momento el conglomerado no ha logrado señalar de qué manera la ley afecta derechos distintos a los patrimoniales. En el marco de esta batalla judicial, el 14 de diciembre de 2012 el juez Horacio Alfonso avaló la constitucionalidad de la ley. Clarín apeló y la causa volverá nuevamente a la Corte Suprema. Los analistas estiman que lo que busca el grupo de medios es ganar tiempo en la justicia a la espera de mejores condiciones políticas. Mientras tanto, gracias a una serie de medidas cautelares, el mayor grupo de medios del país aún está a salvo de los efectos desconcentradores de la ley.

De acuerdo a su propia presentación ante la Bolsa, Clarín posee el 56% del mercado de la TV por cable, cuando el máximo es el 35%. Su número de licencias supera holgadamente el máximo permitido tanto por la nueva ley (diez) como por la anterior (24). Según la legislación, en aquellas localidades en las que posea una licencia de cable y un canal de aire, deberá optar por una.

Hasta 2009, Argentina se rigió por una norma de radiodifusión sancionada durante la dictadura militar. Según aquel texto, de 1980, sólo podían acceder a licencias las organizaciones con fines de lucro y existía un férreo control sobre los contenidos. Sucesivos decretos de los gobiernos neoliberales de Carlos Menem (1989-1999) y Fer­nando de la Rúa (1999-2001) levantaron algunas de las prohibiciones que pesaban sobre aquello que se podía decir en radio y televisión, pero aumentaron el carácter privatizador del sistema al permitirle a un mismo licenciatario tener hasta 24 licencias. Además, el gobierno intentó privatizar el canal estatal y mantuvo bloqueado el acceso a nuevas licencias televisivas. Las nuevas radios, en tanto, apenas recibieron permisos provisorios otorgados por el Comité Federal de Radiodifusión (Comfer), organismo intervenido por el gobierno desde 1984.

Qué cambió con la nueva ley

La Ley de Servicios de Comu­nicación Audiovisual, promulgada el 10 de diciembre de 2009, reemplaza a la anterior y la mejora en varios aspectos. Ante todo, reserva un tercio del espectro radioeléctrico para organizaciones sin ánimo de lucro, en consonancia con las recomendaciones de la Relatoría de Libertad de Expresión de la ONU. En claro espíritu anti-monopólico, establece que una misma persona jurídica no podrá tener más de diez licencias de televisión abierta o radio en todo el país, ni más de tres en una misma zona de cobertura; además, dice que los operadores de TV por cable no podrán funcionar en más de 24 ciudades. El Comfer fue reemplazado por la Autoridad Federal de Servicios de Co­mu­ni­cación Audio­visual (AFSCA), más plural e integrado por mayorías y minorías legislativas.

Los números de Clarín
En un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires a mediados de marzo, el Grupo Clarín informó una ganancia de casi 522,3 millones de pesos (80,9 millones de euros) durante el último año, similar al ejercicio 2010, en el que ganó 533,7 millones. El conglomerado comprende el diario homónimo y los matutinos La Voz del Interior (Córdoba), Día a día (Córdoba), Los Andes (Mendoza), el deportivo Olé y el gratuito La Razón. Posee, entre otras, las revistas Genios, Ñ, Elle y Pymes. En TV es dueña de Mitre Córdoba, Mía y FM 100, así como de las señales de cable TN, Metro, Quiero, Volver, entre otras, según los datos que manejan Martín Becerra y Sebastián Lacunza en el libro Wiki Media Leaks.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto