Las cacerías del rey, protegidas por los tribunales

Nos enteramos por Internet
de que Javier Zaragoza,
fiscal de la Audiencia
Nacional, persigue al
filósofo vasco Nicola Lococo por informar
de la caza ilegal de osos del
rey Juan Carlos. El fiscal le acusa
de injurias al rey por un artículo
justo y razonable donde se dedica a
informar a los lectores de Gara y
Deia de que el rey mató ilegalmente
a un oso domesticado de un parque
nacional ruso.

18/01/07 · 0:00
Edición impresa

Nos enteramos por Internet
de que Javier Zaragoza,
fiscal de la Audiencia
Nacional, persigue al
filósofo vasco Nicola Lococo por informar
de la caza ilegal de osos del
rey Juan Carlos. El fiscal le acusa
de injurias al rey por un artículo
justo y razonable donde se dedica a
informar a los lectores de Gara y
Deia de que el rey mató ilegalmente
a un oso domesticado de un parque
nacional ruso.

Es una gran injusticia. Y el fiscal
Zaragoza debería ser investigado y
expedientado por amenazar y violar
el derecho a expresarse, a informar y
a reflexionar. Lo deberían echar por
ver delito donde no lo hay y por estar
injuriando a los millones de ciudadanos
que respetamos el derecho y la
libertad de expresión.

Según el fiscal Zaragoza, decir
las verdades al rey es algo así como
injuriarle. Así está el patio y el
nivel democrático del Reino. Hay
que ser un esbirro bien adoctrinado
y sumiso para inventarse la
acusación de injurias y rebajarse a
hacer acusaciones inquisitoriales,
dignas del Franquismo.
Otra razón de la reincidencia del
rey en cacerías ilegales, pese a las
denuncias, es la impunidad que generosamente
los políticos han otorgado
al monarca. Si se le quita la impunidad,
de seguro se acaban esos
pasatiempos feudales. Y, al final, los
resultados de la cacería son:

.-El inocente y alegre oso, víctima
de un tiro real.

.-Carta condenatoria de Brigitte
Bardot al cazador cazado: “Deje las
armas, que usted ya es mayor para ir
apretando el gatillo y matando animales
indefensos por el mundo”.
Toda una metáfora sociopolítica.

.-Una prueba más de la censura implícita,
antidemocrática y real, que
muchos desinformados españoles ni
siquiera saben de su existencia. El
rey no ha sido elegido democráticamente,
ni permite un referéndum sobre
sus poderes y privilegios, provenientes
en parte del Franquismo.

.-La mayoría de periodistas se han
callado ante las actividades ilegales
del rey. Lo que nos demuestra que
estamos ante un país de periodistas
sumisos, cobardes, y colaboradores
que ni siquiera osan informar de lo
que hacen los gobernantes.

.-Sigue el silencio de intelectuales y
políticos ante las violaciones sistemáticas
y los abusos de poder de la
Audiencia Nacional. Ni se cuestiona
al rey, ni se defiende a Lococo, ni se
investiga al fiscal Javier Zaragoza.

.-Se transforman las ilegalidades
del rey en injurias de Lococo contra
el rey. Se persigue al mensajero y
cronista que anuncia malas nuevas
sobre el monarca.

.-Descubrimiento de un nuevo filósofo
social y cronista: Nicola
Lococo, quien además es un buen
ajedrecista.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto