CONTRAINFORMACIÓN // ESPERANZA AGUIRRE AMENAZA CON EL CIERRE DE EMISORAS ALTERNATIVAS
¿Apagarán la voz de las radios libres?

Las radios libres y comunitarias de
Madrid afrontan un futuro incierto: el
vacío legal en que se mueven estas
emisoras no comerciales puede terminar
por tragáselos a todas si, tal y como
ha amenazado, la Comunidad ejecuta
sus expedientes de cierre. Como
respuesta, las radios independientes
van a desarrollar una campaña para
recabar apoyos en barrios, colectivos y
organizaciones de base para hacer
frente a los expedientes de cierre.

23/06/06 · 15:54
Edición impresa
JPG - 55.3 KB
POR EL CAMBIO SOCIAL. Las radios libres y comunitarias están abiertas a la participación. En la imagen, emisión de un programa en Radio ELO (Madrid). // Antonio Almeida

Pese a que hay radios libres y comunitarias
que llevan más de 20
años en las ondas una legislación
ambigua ha impedido que las radios
libres regularicen su situación.
Eso las ha dejado, en muchos casos,
en desventaja contra las agresiones
de la Administración y, en
los últimos tiempos, desvalidas
frente a emisoras comerciales, confesionales
y sectarias que con equipos
de gran potencia ocultan las
emisiones de las radios libres.

La Comunidad Autónoma de
Madrid, presionada también por
las grandes cadenas de radio -integradas
en la Asociación Española
de Radios Comerciales-, está tomando
medidas para acabar con
las emisoras sin licencia. El Gobierno
de Esperanza Aguirre dice estar
interesado en frenar la proliferación
de emisoras comerciales piratas
porque ocupan los espacios de
las comerciales que sí tienen licencia
pero se teme que, con la excusa
de despejar el dial de la FM, clausuren
de paso algunas radios libres.
Para la administración, según
sus declaraciones, son todas iguales,
carentes de licencia, y no pueden
hacer distingos.

Hubo una primera fase de tanteo
con envíos de cartas avisando de la
apertura de un expediente administrativo
a 33 medios audiovisuales
que sólo afectó a dos radios comunitarias,
pero la intención de la
Comunidad es enviársela a todas
las radios libres y comunitarias.
Hubo una reunión con la Administración,
a mediados de junio, en
la que dijeron que los expedientes
de estas radios serían los últimos
en ser tramitados y, en caso de que
el Proyecto de la Ley Audiovisual
recoja y regule el tercer sector (ni
estatal ni privado), se suspenderían
dichos procedimientos.

Si no hay avances en la legislación
estatal los expedientes seguirán
su curso y éste puede ser largo
(alegaciones, recursos, etc.),
demorándose incluso en un año.
Aunque no se recoja en la Ley
Audiovisual la figura de radio cultural-
o no se regularicen de ningún
modo- se peleará hasta el final
y se emitirá “aun con la policía
en la puerta”. Un expediente
administrativo puede suponer
una resolución de cierre que consiste
en precintar la radio, requisar
el equipo y, posiblemente, la
imposición de una multa.

El Consejo de ministros del 24
de junio de 2005 aprobó un plan de
reforma del sector audiovisual para
“asegurar el pluralismo cultural,
social y político”. Se está, por tanto,
en un proceso de cambio legislativo.
El anteproyecto de Ley Audiovisual
aún no es público pero se
tiene constancia verbal de que está
recogido ese tercer sector. Se enviará
al Congreso de los diputados
en octubre como muy tarde pero
antes del verano se sabrá a qué atenerse
y si se suspenden los expedientes
o no.

La situación de espera a la nueva
ley es extensible a todo el
Estado, aunque la Comunidad de
Madrid, con la excusa de que su
dial es de los más saturados, ha sido
la que primero y más agresivamente
se ha puesto a “ordenarlo”.
De todos modos, aunque la ley estatal
diga una cosa, la Comunidad-
y cualquier administración- tendría
potestad para considerar una
radio como pirata o cultural. Hay
que recordar que la Administración
madrileña en principio reconocía
la existencia de radios culturales
y sin ánimo de lucro pero,
bajo la presidencia de Alberto Ruiz
Gallardón, las declaró emisoras
clandestinas cerrando así un camino
a su regulación.

El Gobierno del PP no se plantea
diferencias entre radios libres federadas
o no y cualquier otra radio sin
licencia. Hay un amplio espectro de
radios y de modos de funcionar pero
hay también un marco muy claro
que define qué son las radios libres:
aparte de muchos años de trabajo,
las distingue una forma de
funcionar y la construcción de un
proyecto de comunicación basado
en el derecho de la gente al acceso
a los medios de difusión que, actualmente,
no está garantizado. Ése
es el derecho que ahora se pide y
en esa construcción común está el
punto donde pueden confluir todas
sin necesidad de formar una nueva
estructura con nuevas siglas o constituir
una plataforma.

Ésta fue una de las conclusiones
de la asamblea que varias radios
(desde Radio ELO a emisoras
independientes federadas en
la Unión de Radios de Madrid)
celebraron en los locales de Radio
Vallekas. Otra fue que el tema
de los expedientes de cierre,
que afectaba a todas las radios
por igual, podía ser aprovechado
como algo coyuntural para afinar
y aproximar puntos de encuentro,
construir redes, llegar a
acuerdos y presentar de ese modo
un frente común. Dentro de
los ejes de la campaña para recabar
apoyos ya hay varios grupos
diseñando y trabajando diversos
aspectos de la misma. Se marcarán,
desde las comisiones de trabajo,
líneas de trabajo que cada
emisora adaptará a su realidad.
Habrá un boletín radiofónico que
informará semanalmente de todo
el proceso y se abrirá una página
en Internet sobre la campaña y
las convocatorias que de ella
emanen.

Dicen que hay estrategia y hay
gente; que si la Administración las
amenaza con el cierre antes de seis
meses, ellas responderán que sin
duda habrá respuesta social.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto