Educación
Evitar la estupidez

La filosofía no sirve a nada salvo a ella misma como disciplina que cuestiona los límites de todas las cosas del mundo.

, @Hojenlojen y @belenquejigo
19/07/16 · 8:00
"Cuando alguien se pregunta para qué sirve la filosofía, la respuesta debe ser agresiva, ya que la pregunta se tiene por irónica y mordaz. La filosofía no sirve al Estado ni a la Iglesia, que tienen otras preocupaciones. No sirve a ningún poder establecido (…) Sirve para detestar la estupidez. Hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene ese uso: denunciar la bajeza del pensamiento bajo todas sus formas. ¿Existe alguna disciplina, fuera de la filosofía, que se proponga la crítica de todas las mixtificaciones, sea cual sea su origen y su fin? (…) Hacer del pensamiento algo agresivo, activo y afirmativo. Hacer hombres libres, es decir, hombres que no confundan los fines de la cultura con el provecho del Estado, la moral o la religión. Combatir el resentimiento, la mala conciencia, que ocupan el lugar del pensamiento. Vencer lo negativo y sus falsos prestigios. ¿Quién a excepción de la filosofía se interesa por todo esto? (…) La estupidez y la bajeza serían aún mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impide ir todo lo lejos que querrían".

Este párrafo de Deleuze debe responder por sí solo a todas las preguntas acerca de la utilidad-inutilidad de la filosofía. La filosofía no sirve a nada. No es sirvienta ni de las matemáticas ni de la teología ni de la política. No sirve a nada sino a ella misma como disciplina que cuestiona los límites de todas y cada una de las cosas del mundo.

Sentimos que sea insuficiente a ojos de algunos, pero la filosofía no sirve a la propaganda del Estado, sino que es una máquina de guerra contra él cuando excede lo tolerable.

Cierre de la Facultad

El mensaje de la carta es claro. El supuesto cierre anunciado por el rector de la Universidad Complutense de Madrid de la Facultad de Filosofía para anexarse a los departamentos de Lingüística, denunciado por algunos catedráticos y profesores, como José Luis Pardo o Carlos Fernández-Liria, nos entristece demasiado.

Nos parece una casualidad demasiado grande que sea el mismo año que entra en vigor la eliminación de las asignaturas como Educación para la Ciudadanía, Ética y el recorte drástico de horas a Historia de la Filosofía en Secundaria y Bachillerato con la entrada triunfante de la LOMCE, literalmente Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. Toda una paradoja. Sin embargo, la eliminación de la filosofía en las aulas no supone el fin del pensamiento.
 

La filosofía no sirve a nada, no es sirvienta ni de las matemáticas ni de la teología ni de la política 

Pero ¿qué es y para qué sirve la filosofía? Como Deleuze, empecemos por lo que no es. La filosofía no es reflexión ni contemplación; nadie necesita la filosofía ni para reflexionar ni para pensar.

La filosofía es el ejercicio mismo del pensamiento, su campo de batalla. En ese mismo sentido, la filosofía excede todos esos planos reflexivos y contemplativos y va más allá de ellos: evita el fascismo cotidiano.

Tampoco nos parece una casualidad que tras la entrada de Podemos en el panorama político, con muchos de sus dirigentes de clara formación filosófica, venga a darse esta dramática noticia. ¿No vendría esta medida a impedir que los estudiantes llamados en mayor número por esta visibilidad acudieran en busca de afinidades políticas o intelectuales? Tal vez estemos yendo demasiado lejos, pero no perdamos de vista esa posibilidad.

El sometimiento de la filosofía es una constante y su genealogía es larga. Puede que comenzara el día que Platón nos describió en La República a aquel habitante que volvía a la caverna para contarle al resto lo que había visto ahí fuera: "Y serán reyes los que entre la filosofía y la milicia resulten ser los mejores de entre ellos", pero no quieren que leamos a Platón.

La filosofía, ahora destronada como Hécuba, como diría el propio Kant, se encuentra en un momento de reducción (¿y cuándo no?).

No hay que leer a Platón, ya lo sabían los bomberos que quemaban libros en Fahrenheit 451, porque Platón habla de la igualdad, la justicia, el pensamiento y la más bella de todas las formas políticas.

Tampoco quieren que leamos a Spinoza, que fue condenado a ser "maldito de día y de noche" por su pensamiento subversivo y se dedicó a pulir lentes toda su vida en un suburbio en Holanda; ni a Kant, que nos invita a atrevernos a pensar, o a Hegel, que por el contrario nos invita a equivocarnos.

Tampoco a Marx, tachado y estigmatizado como tantos otros que fueron condenados a la miseria material más absoluta. ¿Quién se encargará de explicar a Kant o a Marx? O aún peor, ¿volverán a ser explicados? La caza de brujas, que un día fue real, ahora se hace de forma directa y eufemística con la eliminación de los espacios públicos para impartir estas materias o de forma indirecta con la subida del IVA cultural. Pero seguirá habiendo lectores de Platón, Spinoza, Marx, Hegel, Nietzsche…

Personas valientes

No hay que leer a Platón, ya lo sabían los bomberos que quemaban libros en ‘Fahrenheit 451’
No han faltado a lo largo de la historia hombres y mujeres valientes que se han enfrentado a lo establecido y a los que no se ha podido callar. No nos ha faltado nunca en el mundo filosofía. Siempre hay filosofía pese a su perenne sometimiento. Esto no es la crónica de una muerte anunciada. Ni un asesinato.

El hombre y la mujer no son seres pensantes por naturaleza, sino por construcción, por dedicación y por obligación, puesto que si no hubiera pensamiento la estupidez habría sido mayor propiciando una mejor opresión sobre las mentes dóciles, como apuntaba Deleuze. El pensamiento no es natural, el pensamiento se construye, y con él nace un mundo alterno al que quieren hacernos ver.

Es triste, pero la universidad ha dejado de ser el espacio donde alumnos y profesores se reunían para compartir conocimiento y ha acabado convirtiéndose en aquello que siempre hemos temido por considerarlo nocivo para el desarrollo libre de las personas: en una máquina expendedora de títulos al servicio del mercado.

Un mercado que, por cierto, cada vez demanda menos títulos universitarios por haber entendido que las empresas cada vez necesitan menos personal con pensamiento crítico y más personal dócil con la formación técnica justa (y cara) para realizar un trabajo anodino y mecánico. Porque, como rezaba una polémica oferta de trabajo de hace unos días, "no queremos trabajadores reivindicativos".

De nuevo ha ganado el mercado, pero paradójicamente ya no podremos elegir estudios oficiales de filosofía, y esa gran libertad proclamada por los liberales tendrá una posibilidad menos de ser libertad.

Un plan de eliminación de facultades

La eliminación de la Facultad de Filosofía se engloba en el 'plan de remodelación' con el que el rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Andradas, pretende reducir el número de facultades de 26 a 17.

Ocho de estas facultades, entre las que se encuentran Filosofía, Estadística, Enfermería, Documentación o Trabajo Social, dejarán de tener entidad propia si el plan sigue adelante. Además, el número de departamentos pasará de 185 a 74. 

Tags relacionados: número 274
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

8

  • |
    Francisco González
    |
    10/01/2017 - 5:59pm
    También la ciencia ha servido y sirve al poder.Ha preparado el camino de muchos logros positivos, pero también negativos. Para mí la filosofía es el instrumento principal para el pensamiento personal y libre, con sus aciertos y errores, con sus grandezas y esclavitudes. No puede desaparecer porque es el ejercicio sin equipajes de la razón ante la realidad que nos rodea.No se conforma con el pensamiento de moda, uniforme y rutinario, y va más allá de los límites consabidos del saber ordinario, de las manipulaciones de los sofistas de turno y de los eruditos a la violeta del siglo XXI. Es una disciplina peligrosa para un poder que utiliza el lenguaje de las verdades a medias, confundir con el pensamiento ambiguo y decir donde digo Diego.
  • |
    Basilio
    |
    21/07/2016 - 8:36am
    "Nos parece una casualidad demasiado grande que sea el mismo año que entra en vigor la eliminación de las asignaturas como Educación para la Ciudadanía, Ética y el recorte drástico de horas a Historia de la Filosofía en Secundaria y Bachillerato con la entrada triunfante de la LOMCE, literalmente Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa." Se afirma en el texto. Y no es exacto. La filosofía no desparece en 1º de Bachillerato, sin en 2º pero solo en determinadas autonomías.Miradlo bien porque se está desinformando. Lo que sí es verdad en cualquier caso es que las mujeres como sujeto y como objeto están ausentes de la filosofía, en España destacadamente. Ya que luchamos para que la filosofía no esté ausente de la formación del alumnado español, aprovechemos la protesta para incorporar en el canon como diría Valcárcel, al feminismo y a las filósofas.
  • | |
    20/07/2016 - 5:42pm
    En realidad la mayor parte de los científicos no saben lo que es la ciencia. Ignoran que la ciencia solo es un retoño de la filosofía. Pero la filosofía de la ciencia no estaba en su plan de estudios.
  • |
    josemari l.e.
    |
    20/07/2016 - 11:15am
    Hace muchos años, en una reunión de consejeros de la Universidad de Deusto formada por "fuerzas vivas" representantes de empresas y bancos, alguien preguntó ¿Para qué sirve la Filosofía?. Al parecer nadie le supo responder. Hoy, unos años después no solo ha desaparecido la Facultad de Filosofía y Letras, también la de Historia y la de Sociología. En su lugar florecen Ingenieros industriales y Facultad de Informática. Como dijo un "ilustre" de la White House: "Es el capitalismo estúpido". Mientras "seamos" capitalistas estas cosas seguirán produciéndose. Si en lugar de lamentarnos y llorar en el muro de la red, nos dedicáramos a acabar con el maligno sistema...Otro gallo cantaría
  • |
    MartinV
    |
    20/07/2016 - 5:34am
    Enhorabuena Susil Gupta, este es el comentario mas estúpido e ignorante que se ha publicado en un internet en meses. No sé si tu confusión entre filósofos/filosofía como objeto de crítica es intencionalmente manipulativa o si realmente es el producto de una mente pusilánime. De cualquiera de las dos maneras, tu argumentación es tan lamentable, falaz y pueril, que produce y producirá vergüenza ajena mientras siga publicada. La grandeza de la filosofía radica en que impide que semejante producción sea tenida en cuenta. Aunque un personaje intente camuflar su discurso citando hechos, nombres y palabras rimbombantes, la filosofía nos permite ver con claridad cuan estúpido puede llegar a ser un argumento vacío.
  • |
    jimpachi
    |
    20/07/2016 - 2:27am
    Referente al comentario del tal Susil...vaya lumbreras, me deja sin palabras la cantidad de incoherencias que leo, aparte de mezclar churras con merinas. No sé en qué clase de sociedad pretendes vivir sin la existencia de la filosofía ni pensamiento crítico, o al menos pensamiento..pero supongo que para algunos es demasiado pedir. Miedo me da la sociedad que se nos avecina cuando se ataca a uno de los pilares del razonamiento humano que nos permite abrir la mente en cuestiones como puede ser nuestra propia existencia o el hecho de que nos gobiernen cazurros y ladrones sin que nos inmutemos y aún por encima haya gente que lo defienda. Aunque supongo que alguno ya sufre de antes los efectos de los recortes en educación..menuda paradoja. Así nos va.
  • |
    Kiüs
    |
    19/07/2016 - 5:23pm
    Más ridícula es tu postura, que olvidas, pretendidamente, que por cada filósofo afín al poder había (y hay) otros muchos rebatiéndole. Platón y Aristóteles se han usado, efectivamente, como aliados del poder. Pero eso no anula que en su época fueran un incordio para el poder ni que ese uso posterior de sus teorías fuera parcial e interesado, un autor muerto es fácil de tergiversar y malinterpretar. Descartes temió por su vida por la forma de plasmar sus pensamientos y acabó haciéndolo de forma más moderada, consiguiendo que unas ideas bastante revolucionarias pasaran por más conservadoras (no hay que olvidar que es representante del paso del pensamiento medieval al moderno, que no es cualquier cosa). En tu comentario mencionas a Marx como contrario al capitalismo dominante desde hace mucho tiempo. Las teorías marxianas llegaron incluso a materializarse (de una forma más o menos acertada) en el marxismo político, que ha llegado al poder en varias ocasiones, donde causó (y sigue causando) incordio al sistema capitalista. Eso por no hablar de la influencia filosófica de Marx en buena parte de la filosofía actual, crítica con lo establecido en múltiples formas. Solo menciono a cuatro autores, pero de los más grandes y conocidos de la historia del pensamiento. Filósofos críticos de menor calado se pueden encontrar a poco que se ahonde en el estudio de cualquiera de las ramas filosóficas. Decir que la filosofía sirve "al poder, a la subordinación y a la explotación" es no saber de historia de la filosofía ni de la filosofía misma. Se empieza a filosofar cuando uno se replantea lo establecido, la filosofía no es nada sin crítica, no puede servir al poder, a no ser que se encapsule y se frene su avance (que es la filosofía a la que te refieres, pero no de la que se está hablando aquí).
  • |
    Susil Gupta
    |
    19/07/2016 - 2:28pm
    ¡Que posturita ridícula! ¡Que mentiras abyectos! La Filosofía, como la Religión, siempre han servido al poder, a la subordinación y a la explotación. ¿Acaso Platón no ha servido,a través de siglos, para justifica el elitismo y el odio a la las mases? ¿Acaso el pensamiento de Agustine y Tomas de Aquino no sirvieron para vertebrar las ideologías represoras del Cristianismo y al Catolicismo? No hay reaccionario Alemán que no parte de Kant. De Nietzsche, Heidegger y nuestro pobre sucédanos de ambos, Ortega y Gassett, no hace falta ni hablar. No se si los que “quemaban libros” quemaban los de Platón. Pero todos sabemos en que filósofos se apoyaban los que quemaban millones de Judíos. La Filosofía y la Religión son perros muertos que no sirven para nada porque el capitalismo ya no los necesita para nada. Tiene algo muchísimo mas convincente que lo legimitiza sin tener que mediar palabra: un producto. Y los que estamos contra el capitalismo tenemos a Marx - el fin de la Filosofia. Que gente como Germán Santiago y Belén Quejigo quieran ganarse el pan impartiendo clases de Filosofía lo entiendo perfectamente. Hay que asegurarse el bocadillo (escuela filosófica pragmatico-materialista de Sancho Panza). Pero que no nos traten de vender una mentira. Susil Gupta