Campaña de financiación
Son los comunes, pero... ¿cómo sostenerlos? El caso de la New Left Review

La editorial Traficantes de Sueños ha puesto en marcha una campaña de micromecenazgo para seguir publicando la revista New Left Review.

13/05/16 · 13:57
En la New Left Review escriben habitualmente Susan Watkins, Perry Anderson o Tariq Ali.

inforelacionada

Traficantes de Sueños publica este mes Los bienes comunes del conocimiento, editado por Elinor Ostrom y Charlotte Hess. Las editoras son estudiosas de "comunes" a lo largo del mundo, sobre todo, de formas colectivas de gestión de bienes naturales como ríos, bosques, zonas pesqueras. Lo han hecho desde el punto de vista más material e institucional: quién forma la comunidad, de qué normas y sanciones se dota, por un lado, pero también, qué trabajos y recursos son necesarios para la reproducción de la comunidad y lo compartido.

En el libro distintos autores intentan aplicar este análisis al conocimiento y para ello estudian distintas instituciones (bibliotecas, archivos, universidades), agentes (autores, investigadores, editoriales) y normas (derechos de propiedad intelectual, royalties, patentes). Se da por supuesto que el ideal sería el libre acceso al conocimiento, un bien generado de forma colectiva por definición y que supone un beneficio innegable a toda persona y sociedad. La pregunta es ¿quién paga su producción? ¿Quién se hace responsable de su conservación? ¿Quién de las plataformas y estructuras que garanticen su acceso?

Entre otros casos, se estudia a fondo el de las revistas académicas, una cuestión que conocen bien los autores, profesores universitarios en su mayoría; de alguna forma, una manera de empezar "por casa". Las revistas académicas son en su mayoría publicadas por empresas que no pagan a los autores ni revisores (publicar da prestigio y el dinero podría sesgar los resultados) pero que cobran por el acceso a las versiones en papel u online tarifas muy elevadas a individuos y millonarias a bibliotecas públicas y privadas.

Es un claro ejemplo de bien común (saber producido de forma colectiva, muchas veces pagado con dinero público) cuyo beneficio se privatiza (en unas pocas empresas editoras) impidiendo un mejor uso (el acceso a dicho conocimiento de comunidades y personas que no tienen tantos recursos –piénsese en las bibliotecas y universidades de países no ricos, por ejemplo–).

Frente a este modelo, mayoritario en los países europeos y que supone un enorme gasto a las universidades y bibliotecas públicas (ya de por sí con recortes por las políticas de austeridad y neoliberales, como sabemos), Traficantes de Sueños ha desarrollado una propuesta basada en la cultura libre para la prestigiosa revista New Left Review.

La idea es que la producción de la revista sea financiada de forma colaborativa entre personas e instituciones interesadas en sus contenidos. Para las personas, es una forma económica de acceder a conocimiento difícil de alcanzar por otras vías; para las instituciones es sin duda más barato asumir una parte de los gastos de producción que pagar las tarifas de acceso y además cumplen con su objetivo principal, la difusión de conocimiento, ya no solo a "sus" estudiantes o público específico, sino a nivel mundial.

Los costes de producción de la revista, de conservación de la información y de las formas de acceso son asumidas de forma colaborativa entre distintos actores sin ánimo de lucro. Esta parte infraestructural, quizá más aburrida que otras facetas de los bienes comunes, es sin embargo la fundamental para que estos se hagan realidad en el campo del conocimiento y en mucho otros. Pongámonos manos a la obra.

Tags relacionados: bienes comunes
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto