El Arco de la Victoria y otras edificaciones franquistas
El urbanismo fascista en la Ciudad Universitaria de Madrid

El llamado Arco de la Victoria sigue en pie, y con el mismo nombre, en la zona de Moncloa, en Madrid. Pero no sólo, son muchos los edificios franquistas con símbolos del régimen y nombres de los vencedores intactos a pesar de la Ley de Memoria Histórica. El autor del texto recopila las construcciones fascistas de esta zona y pide la democión del Arco de Moncloa.

, Profesor liberto de la UCM, Equipo de comunicación Política
14/04/16 · 14:08
El Arco de la Victoria en Moncloa, edificación franquista. / Álvaro Minguito

Al Arco de la Victoria, desde antaño ridiculizado por los universitarios como “el laurel de Paco”, sólo le cabe un fin democrático, su demolición. La simple modificación de las placas no terminaría con este edificio hueco, propiedad del Ayuntamiento de Madrid, que por esencia, constituye el monumento con mayor simbología fascista de Europa que aún sigue en pie.

Ya en 2003, el consorcio urbanístico de la Ciudad Universitaria (UCM, Universidad Politécnica y la Uned) promovió, una indigna y pastelera propuesta para que el Ayuntamiento de Madrid procediera a cambiar el nombre de Arco de la Victoria por el de Arco de la Concordia.

En ese Arco de la Victoria, justo bajo el arco y sobre las puertas soldadas, aún persisten, en bronce, dos escudos con 'el pato' cisneriano del Sindicato Español Universitario (SEU) y 'la gallina' imperial a juego con la cuadriga romana que corona este pastiche patriotero. Por cierto, ¿quién paga la factura de su iluminación? En sus frentes, dos rosetones labrados con el alfa y omega, señas del todopoderoso, principio y fin de todas las cosas, figuran las fechas de 1936-1939, en números romanos.

Durante muchos años, adosados al exterior de ambos lados, sur y norte, del Arco de Moncloa, figuraban tres mástiles engalanados con sus correspondiente banderas: la de la España franco-borbónica (“Una, Grande y Libre”), la de Falange Española y de las JONS. (“Por el Imperio hacia Dios”) y la del Requeté (“Dios, Patria, Fueros, Rey”).

La estatua del dictador

La estatua ecuestre de Franco figuraba sobre la terraza que ocupa la cuadriga imperial y, también en la maqueta, delante de la cara oeste, a lo que el propio general golpista y sanguinario dictador se negó, por lo que fue ubicada en los Nuevos Ministerios ante la puerta del Ministerio de Trabajo. Bonita paradoja histórica. Este complejo urbanístico, a vista de pájaro, es un homenaje del arquitecto Secundino Zuazo a las dignas herramientas comunistas de la hoz y el martillo.

Este insultante arco triunfal al “Alzamiento Nacional”, obra del arquitecto López Otero, es un buen ejemplo pétreo del culto a la personalidad, fue erigido en plena vida del dictador, y constituye el epicentro de todo un espacio arquitectónico y urbanístico levantado a la mayor gloria de “Generalísimo” Franco.

Y en ese epicentro se encuentran también otros 'ilustres edificios como el Ejército del Aire, antiguo Ministerio del Aire, con un vergonzante cambio en el texto de la tarja del original: “Francisco Franco Caudillo de España”, al actual, sustituido en época de la ministra de Defensa Carme Chacón, por: “Año 1954” y por el escudo de la fuerza aérea, eso sí, con el símbolo borbónico y la cruz católica por montera.

El avión expuesto en Moncloa

Además, el avión expuesto en la explanada, anzuelo para jóvenes incautos y muestra de burdo mercadeo político, sigue luciendo en la parte trasera de su fuselaje la franquista Cruz de San Andrés. Y enfrente se yergue el obelisco en recuerdo de Ramón Franco y acompañantes en la gesta del vuelo del Plus Ultra.

Otra ocupación de la Plaza de la Moncloa, emblemática y zona verde, es la invasiva construcción de viviendas para militares. Hoy en día y como consecuencia del maretazo privatizador y especulativo se pueden ver en sus ventanas el cartel de “se vende”. Esta popular plaza arbolada, disponía de merendero y acogía la tradicional verbena anual y en ella actuaron circos y hasta acogió la exposición del cadáver de una ballena. ¿Quién y cuándo recuperará este espacio público? “El recuperador que la recuperase, buen recuperador será..”.

'Honra a los vencedores'

El Túmulo de Moncloa, para dar honra fúnebre perenne a los “mártires de la cruzada”, “caídos por Dios y por España”, tiene una fachada semicircular llena de cruces, en ladrillo neomudéjar, santo y seña de los idearios del más rancio nacional-catolicismo. El edificio, ahora destinado a acoger los servicios de la Junta Municipal del distrito Moncloa-Aravaca, incluye una cripta bajo un zaguán rematado por un lucernario con iluminación nocturna.

En la misma zona, las manzanas limitadas por el Paseo de Moret, incluye el aristocrático edificio del acuartelamiento del Regimiento de Infantería “Inmemorial nº 1”, enmascarado con el actual nombre de Infante don Juan, con las calles Ferraz y Romero Robledo, repletas de bloques de inmuebles para hogar de los militares traidores y sus familias.

Otra construcción franquista es el complejo de la Residencia de profesores, denominadas por los alumnos durante la transición como la “casa de las fieras”, en dónde han disfrutado de pisos subvencionados una buena parte del personal docente y catedráticos franquistas, entre ellos el liberal, chaqueta blanca, Fraga Iribarne.

Ese solar de Cristo Rey estaba destinado a ser la sede de los sindicatos libres de estudiantes y resto de asociaciones del estudiantado: ofertas de campos de trabajo, prácticas, bolsas de empleo, becas, turismo, Erasmus, etc. Pues bien, fruto de la corrompida transición y de los nuevos y especulativos aires boloñeses ha devenido en el exclusivo Colegio Mayor “El Faro” (¿de “Occidente”?) que al igual que su antecedente, la Residencia Galdós, cuyo casero es el mismo de la Student Housing Company, está destinado a acoger a los cachorros de la clase más acaudalada e influyente del globalismo.

El edificio del Rectorado

Cerca, el Edificio del viejo Rectorado (construido en forma de cruz católica) y aún hoy presidido, bajo la horrible arizónica, por un busto granítico que aún mantiene nombre de la calle del Ministro franquista José Ibáñez Martín. Este cargo cancerbero de los principios del Glorioso Movimiento Nacional y acérrimo partidario de implantar una 'ciencia católica' en la entonces vacía y corrompida Universidad Central.

También, en el interior y exterior de numerosos inmuebles de la Universidad Complutense y de la Universidad Politécnica aún permanecen visibles vestigios del pasado franquista sin que nadie hasta ahora haya hecho algo por hacerlos desaparecer. De ello da buena cuenta el libro Simbología franquista en la Ciudad Universitaria de Madrid, de Marcelo Posca, Antonieta Moreno y Miguel Ángel Rego, se da buena cuenta de todo esto.

Residencias, sedes y hospitales franquistas

En el mismo entorno, para jefes y oficiales de la marina golpista, 
está el denominado Hospital Francisco Franco, en proceso de rehabilitación. En el solar propiedad del Ministerio de Defensa.

También de la época, es la sede del actual Instituto de Cooperación Española (ICE), tradicionalmente conocido como el Instituto de Cultura Hispánica, que presidió en su época más rancia, Blas Piñar. Y en un parque lateral, se encuentra también un templete dedicado a la virgen de la Inmaculada Concepción.

Otra construcción de la época es la Iglesia de la Ciudad Universitaria, y otras capillas y despachos sacerdotales en diversas Facultades y Escuelas técnicas de la Ciudad Universitaria, de exclusivo uso por parte de los curas y feligreses de la institución religiosa “católica, apostólica y romana”.

En la misma zona, se levanta el Museo de América, consecuente con la exaltación del “Día de la Raza”, el 12 de octubre, y de la genocida y depredadora Conquista de América.

En la Avenida del Arco de la “Victoria”, a un lado, el Colegio Mayor José Antonio Primo de Rivera, hoy acoge a administrativos y equipo rectoral de la Universidad Complutense de Madrid, cabecera de otras variopintas residencias universitarias como el Guadalupe (Nuestra Señora de), el exGirón, renombrado Santa Teresa de Jesús, el Barberán (fuerza aérea), el picoleto Marqués de la Ensenada, etc.

Al otro lado, La Almudena (Nuestra Señora de) en dónde tenían sus reales las gerifaltes de la Sección Femenina de Falange, Española, Tradicionalista y de las Juntas Ofensivas Nacional Sindicalistas, FET y de las JONS. Femeninos como el Mara, de las misioneras cruzadas, el mater salvatori. Y otros Colegios Mayores como el colonial África (Nuestra Señora de), 'de las provincias africanas'... Además del Luján (Nuestra Señora de), argentino, con algún otro con fama de progre como el Chami (beato Padre), y el San Juan, evangelista, alias el Yony, en el 2015 desocupado manu policía nacional.

Todos estos e innumerables edificios como el San Pablo, (exsede de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas), el Poveda (Padre), de las teresianas, el Pío XII y el Instituto León XII, (ambos Papas), de los seguidores del Cardenal, franquista, Herrera Oria, amén de los jesuitas, agustinos, etc, etc. Y claro, sin faltar los de los integristas del Opus Dei.

Todo este conjunto de urbanismo franco-fascista y nacional-católico constituye la cola de una flecha que se inicia en la desaparecida Plaza de la Moncloa y cuya dirección imaginaria sobrevuela el Valle,panteón, de los Caídos en la "Cruzada de Liberación”, para terminar en una imaginaria punta geográfica: el Ferrol, cuna, del Caudillo.

Tags relacionados: Madrid Memoria Histórica
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

3

  • |
    Jorge1978
    |
    17/04/2016 - 12:23pm
    Vaya diarrea mental que vomita aquí el tal Ángel de la Cruz. Carne de frenopático, seguramente.
  • | |
    16/04/2016 - 2:25pm
    ¿El picoleto marqués de la Ensenada? https://es.wikipedia.org/wiki/Marqu%C3%A9s_de_la_Ensenada
  • |
    fdsfsdafdsa
    |
    15/04/2016 - 2:24am
    El problema de demolerlo es que eso se planteo en 2003 (las entonces y ahora vapuleadas asociaciones antifraquistas) y lo de como aplicar MH al egendro inutil, ademas de quitar el aguila de enfrente del mazacote ejercito del aire, y demas. finalmente el pp le parecio gran idea que el arco siguiera sin funcion y ademas imposibilitaron su derrumbe al contruir justo debajo las plataformas de estacion de autobuses del consorcio regional, de forma que ahora dificilmente se puede derribar, gracias al PP que tanto añora la dictadura. Estupendo reportaje sobre la infernal zona fastizoide de cuento de horror cristofascista de años 40-60, con los edificos galaxia detras y el caos circulatorio propio de calles que cierran mal y un cristo rey totalmente descolocado respecto al resto de la ciudad. Es el inciio de la via al infierno que es el valle de los caidos, y arguelles es un mausoleo desde los años 50, lastima de ciudad universitaria, hasta sapienza en roma tiene mejor estilo fascista. Ni siquiera el museo de america, que dentro de lo horrible no es tan mal neoherreriano, y ese faro inutil de 1992, logran dar sentido a todo el conjunto. la terminal de autobuses y metro es caotica, y en la "plaza" nadie puede parar ni dos segundos, la acera es incomodisima, y no creo que los vecinos del neohorroriano de fachada que tiene puedan disfrutar mucho con un trafico imposible por la disposicion del designio fachista
  • Tienda El Salto