Isabelle Frémeaux, experta en comunicación y activismo
"Tener información no es lo único que nos hace comprometernos"

Esta activista ecologista francesa dejó su carrera académica para centrarse en pensar maneras creativas de protesta.

17/03/16 · 8:00

Entrevistar a Isabelle Frémeaux es un placer donde el mayor inconveniente es ajustarse a la brevedad de un artículo periodístico. Profesora titular de Comunicación y Estudios Culturales en la Universidad de Birkbeck (Londres), decide abandonar su carrera académica y centrarse en investigar formas creativas de resistencia y desobediencia civil. En el 2003, junto a John Jordan, co-funda The Laboratory of Insurrectionary Imagination (Labofii). En 2008, inicia un viaje alrededor de 10 iniciativas o caminos hacia la utopía, que posteriormente convierte en su libro/documental Paths through Utopia. Después del éxito de participación de los Climate Games durante el COP21 celebrado en Diciembre 2015, continua su trabajo en el laboratorio y en el asentamiento de la comunidad r.O.n.c.e (Resist, Organise, Nourish, Creat, Exist), situada a 70 kilómetros de la ZAD, el espacio de convivencia, producción y resistencia surgido en torno a las luchas contra el aeropuerto de Nantes.

"Sería muy simplista decir que una manifestación masiva es un error porque en algunos casos, ante ciertas circunstancias, puede ser el camino"

¿Qué es el Laboratorio de Imaginación insurreccional?

El Laboratorio es un colectivo que se fundó en el año 2003. La idea fue unir la creatividad, la imaginación del mundo del arte con el compromiso, el coraje y la audacia del activismo. Tratamos de encontrar sinergias y afinidades entre ambos mundos. Básicamente, el laboratorio fue fundado bajo la observación, a nivel general, de que a menudo las artistas son brillantes en ser imaginativas y creativas, son capaces de pensar de forma diferente, dar la vuelta a los problemas e inventar nuevas formas, pero tienden a ser muy individualistas, egocéntricas y carentes de compromiso político. Y, por otro lado, las activistas están más informadas, comprometidas, suelen ser audaces y valientes, pero generalmente carecen de imaginación y utilizan los mismas recursos todo el tiempo. Lo que tratamos de hacer es reinventar nuevas formas de resistencia creativa y nuevas maneras de desobediencia civil, nuevas herramientas para las acciones teniendo en cuenta que el marco político del laboratorio está muy inspirado por el anarquismo, el movimiento autónomo y las formas horizontales de trabajo.

¿Qué papel juegan la imaginación y la creatividad en los proyectos del laboratorio?

Nos gusta hablar de experimentos más que de proyectos porque nos gusta la idea de "probar" y darnos a nosotras mismas el derecho a fracasar. El miedo al fracaso tiende a acabar con la creatividad. Dicho esto, consideramos muy importante reinventar las formas. No sólo porque si no las reinventamos dejarán de ser eficientes ya que una vez las autoridades las conozcan, perderán el efecto sorpresa; sino porque mediante el uso de nuestra creatividad, a través de nuevas formas de resistencia, también proyectamos el tipo de política que queremos, el mundo que deseamos. Para nosotras es muy importante el concepto de Política Prefigurativa. Cuando tú proyectas esta creatividad, este enfoque creativo para el mundo, renuevas las forma, reinventas las herramientas y haces que los movimientos sociales y otras opciones alternativas se transformen en opciones más obvias, más creíbles y más deseables.

Creo que el activismo debería centrarse en la idea del mundo que queremos más allá del mundo que rechazamos. Para inventar nuevos mundos en los que podamos vivir de una forma sostenible, es realmente importante que la creatividad sea ejercida y mostrada. Cuando hacemos el típico formato de manifestación tradicional, nuestras capacidades ni se ejercen ni se muestran. Sin embargo, todo es contextual. Sería muy simplista decir que una manifestación masiva es un error porque en algunos casos, ante ciertas circunstancias, puede ser el camino. No obstante, creo que necesitamos desarrollar nuestra capacidad para trabajar siempre de una forma inventiva, prefigurativa, deseable, que sea eficiente y que genere impacto.

¿Consideras que las formas de activismo que plantea Labofii en el que la creatividad y la imaginación se convierten en actores cruciales de la acción directa, plantean un nuevo escenario en el que las personas se muestran más cercanas a la participación y al compromiso social?

El libro Dream: Re-imagining Progressive Politics in an Age of Fantasy, escrito por Stephen Dumcombe, explica muy bien cómo para aumentar el compromiso social de las personas necesitamos recurrir a sus fantasías y deseos, en lugar de a su racionalidad. Creemos que no es sólo la información lo que hace que la gente reaccione y se comprometa con la desobediencia civil . Generalmente, la opción de la participación y el compromiso se convierten en algo más interesante si recurrimos a la imaginación de las personas, a su forma única de trabajar juntas. Más allá del "Haz esto, ve a este sitio, lleva otra vez esta pancarta o acude a esta hora", lo que tratamos de hacer en los experimentos del laboratorio es ofrecer espacios en los que personas con diferentes bagajes y horizontes, unan capacidades y se entusiasmen con lo que van a hacer de forma activa, más allá de lo que van a ser.

La permacultura es una parte importante en vuestro trabajo. ¿Puedes explicarnos qué aporta al laboratorio?

La permacultura es un diseño y un marco muy inteligente para llevar a cabo sistemas de resiliencia y sostenibilidad. Más allá de la agricultura, entendemos que la permacultura puede ir mucho más allá de la ecología. Lo que verdaderamente nos inspira de la permacultura es usar lo que está a nuestro alrededor, usar los materiales que hay. Por ejemplo, en el COP15, en 2009, fuimos invitadas a hacer unos experimentos sobre la cumbre en Dinamarca, en Copenhague. Nuestro experimento se basó en bicicletas abandonadas, porque las calles de la ciudad estaban llenas de ellas, por todas partes. Así que reunimos a activistas, ingenieras y mecánicas de bicis y diseñadoras para usar la bicicleta como herramienta potencial para la desobediencia civil durante el COP15. Usar la bici de una manera diferente generó una experiencia verdaderamente interesante de movilidad, flexibilidad y fluidez en la acción directa.

 Activismo y conectividad. ¿Se entiende lo uno sin lo otro? ¿Entiendes la posibilidad de un activismo off-line?

Es una pregunta difícil. En un futuro cercano, no lo creo, porque conectarnos nos ha posibilitado la capacidad de generar red, de compartir experiencias y estrategias y ese potencial no puede ser menospreciado. Si miramos a los zapatistas, es un claro ejemplo de vincular una dimensión muy local con una dimensión global a través de la conectividad. Actualmente, la lucha necesita la conectividad. El capitalismo es un sistema hiperconectado, que nos obliga a conectarnos entre nosotras para poder desmantelarlo. Por otra parte, es muy importante recordar que estas prácticas no son libres de emisiones, sino que son en realidad, prácticas de emisiones pesadas. Es algo que necesita ser cuestionado. En los Climate Games, decidimos utilizar la web y smarthpones por varios motivos. Entendimos que había una gran cantidad de personas, ajenas al activismo, que eran totalmente adictas a la vida online, y a sus smartphones. Entonces pensamos que ignorar esto porque lo juzgábamos como negativo, no era una buena opción. Por ello, encontramos más interesante tratar de empezar desde los lugares donde las personas actúan y así, utilizar una herramienta tan generalizada como forma de desobediencia civil. También nos dimos cuenta de que los smartphones son herramientas muy descentralizadas, y de hecho, habían sido increíblemente exitosas en recientes revoluciones como la Primavera Árabe, en Turquía, y en Hong Kong. Así que pensamos que sería interesante explorar esta opción en los Climate Games. Pero al mismo tiempo, es extremadamente importante encontrar maneras que nos permitan no ser tan dependientes de estas herramientas, acabar con la adicción y hacer a las personas conscientes de la cantidad de emisiones de las que somos responsables por estar online.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto