Memoria histórica
Detienen a uno de los asesinos de Rodolfo Walsh

Detenido en Brasil uno de los asesinos del activista y periodista Rodolfo Walsh, masacrado en Buenos Aires en 1977. Información publicada en Notas.org.ar

08/07/15 · 12:05
Mural dedicado a Rodolfo Walsh / Beatrice Murch
"Aún cabría pedir a los señores Comandantes en Jefe de las tres Armas que meditaran sobre el abismo al que conducen al país tras la ilusión de ganar una guerra que, aun si mataran al último guerrillero no haría más que empezar bajo nuevas formas, porque las causas que hace más de veinte años mueven la resistencia del pueblo argentino no estarán desaparecidas sino agravadas por el recuerdo del estrago causado y la revelación de las atrocidades cometidas". Carta abierta a la Junta Militar

Este martes 7 de julio fue detenido en Porto Alegre por fuerzas de la Interpol el ex policía federal Roberto Óscar González, conocido como “Fede” o “Gonzalito” cuando actuaba con las patotas [bandas] parapoliciales, uno de los responsables del asesinato del escritor y periodista Rodolfo Walsh.

Al día siguiente de presentar su Carta abierta a la Junta Militar, el 25 de marzo de 1977, Walsh fue abatido por un comando del GT332 –principal grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA)– en la esquina de San Juan y Entre Ríos, del barrio de Constitución, cuando se dirigía a una cita clandestina aparentemente “entregada” por un compañero caído de Montoneros.

González, de 64 años, estaba prófugo de la Justicia argentina desde hace siete años (se ofrecían 61 mil dólares de recompensa por información sobre su paradero) y tenía dos pedidos de captura internacionales: el primero del Juzgado Federal N°12, en el que se tramitó el expediente por el asesinato de periodista, y otro del Juzgado Federal N°1, a cargo de María Romilda Servini de Cubría, por la apropiación ilegal de Jorge Castro Rubel, uno de los niños nacidos en cautiverio en la ESMA.

Según se informó el el portal de noticias brasileño Hora zero, la Policía Federal brasileña, en representación de Interpol, venía rastreando hace años el paradero de González y de Pedro Osvaldo Salvia, otro ex integrante de la patota de la ESMA. Hasta hace poco ambos compartían domicilio en la ciudad de Viamão, a unos 40 kilómetros de Porto Alegre, capital del Estado de Río Grande do Sul.

“Un grupo de la Unidad de Tareas 3.3.2 de la ESMA, integrado por entre 25 y 30 personas, comenzó a dispararle [a Walsh] hasta que la víctima se desplomó”

Antes habían tenido una empresa importadora/exportadora, uno de cuyos vehículos había recibido una multa, gracias a la cual la pesquisa policial pudo ubicar a González en una quinta en las afueras de Viamao, en la que criaba caballos. El agente que hizo las primeras investigaciones, haciéndose pasar por un comprador, descubrió que el operativo estaba llegando tarde para capturar a Salvia, que había muerto el pasado 18 de junio por problemas cardíacos.

Además de González y Salvia, también estaban acusados de integrar el grupo de tareas que asesinó al periodista, Julio César Coronel, Enrique Yon, Ernesto Frimon Weber, Juan Carlos Fotea, Juan Carlos Linarez, Gonzalo Sánchez, Roberto Naya, Carlos Orlando Generoso y Héctor Antonio Febres.

Según el expediente judicial, “un grupo de la Unidad de Tareas 3.3.2 de la ESMA, integrado por entre 25 y 30 personas, comenzó a dispararle hasta que la víctima se desplomó en la avenida San Juan entre Combate de los Pozos y Entre Ríos”. También estuvieron involucrados en el hecho Alfredo Astiz, Jorge “Tigre” Acosta, Jorge Rédic y Jorge Vildoza, quienes habrían sido los responsables de cargar el cuerpo en un auto para llevarlo a la ESMA, sin que hasta el día de la fecha hayan podido ubicarse sus restos.

El único diario que publicó la noticia de la muerte de Walsh fue The Buenos Aires Herald, dirigido en ese momento por Robbie Cox, que admiraba al caído. Según testimonios consignados por la famosa nota de investigación ¿Quién mató a Rodolfo Walsh?, publicada por el periodista Uki Goñi en La Nación: “El que le pegó el tiro de gracia fue Webber”. Esta versión fue en su momento avalada por Patricia Walsh, hija del periodista. En el juicio Webber eligió la misma estrategia judicial que Astiz y se negó a declarar.

En las “audiencias de la verdad” de abril de 1998 González, sorprendentemente para muchos, eligió hablar. Su testimonio autoincriminatorio consta en el expediente: “Recuerda también el caso en el que murió en un enfrentamiento a quien el declarante conocía por el sobrenombre ‘Neurus’ o ‘Esteban’, quien en realidad fue Rodolfo Walsh. Se trató de una ‘cita’, es decir cuando la Organización cita a uno de sus integrantes en determinado lugar. Esta ‘cita’ de alguna forma que no recuerda fue conocida por el grupo de tareas, es decir ‘para él estaba podrida, para nosotros no”.

González también declaró, en cuanto a su participación en el asesinato que “no estuvo en el hecho puntual de ‘Neurus’, sí estuvo en el operativo exterior que era una contención que se hacía”. También sostuvo que en el operativo participaron “ocho, diez o 14 personas y máxime en este caso, teniendo en cuenta que ‘Neurus’ por su situación en la Organización, jefe de información de Montoneros, se trataba de una persona importante y que se descontaba que podía estar acompañado por otros miembros de la Organización, aunque en este caso estaba solo”.

“En ese operativo Rodolfo Walsh fue muerto y su cuerpo fue llevado al grupo de tareas, porque era el procedimiento normal. Que el declarante personalmente sintió frustración porque Walsh no fue detenido con vida y se trataba de una persona importante dentro de Montoneros”, añadió.

Tras el arresto realizado por Interpol, González permanece detenido en poder de la Policía Federal en Porto Alegre, desde la que será trasladado a una prisión regional en la que permanecerá hasta que el Supremo Tribunal Federal de Brasil se pronuncie sobre la extradición solicitada por la Justicia Argentina.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    No Importa.
    |
    08/07/2015 - 4:48pm
    Sin embargo, en España, los ultraderechistas, fachas y otras gentuzas similares, se empeñan en querer tachar de IZQUIERDA RADICAL a honradas personas que exterminan cualquier rastro simbólico (nombres de calles, etc.) de basura del TERRORISMO Y GENOCIDIO DE ESTADO QUE FUE EL FRANQUISMO. Esto es España, qué cosa.