BLOQUEO REPUBLICANO
EE UU desactiva temporalmente su programa de espionaje telefónico masivo

La recogida masiva de datos de conversaciones telefónicas de EE UU ha quedado paralizada desde la medianoche, al expirar la Ley Patriota aprobada en 2001.

01/06/15 · 11:55

Desde las seis de la mañana –medianoche en Washington– la recogida masiva de datos de conversaciones telefónicas por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos ha quedado paralizada, al expirar temporalmente la Ley Patriota (Patriot Act) que en su sección 215 regula el control sobre las comunicaciones.

En la sesión extraordinaria del domingo, el Senado aprobó continuar discutiendo sobre la Ley de Libertad de EE UU, un proyecto que sustituiría a la Ley Patriota aprobada en 2001 tras los atentados del 11 de septiembre.

Pero hasta que la nueva norma entre en vigor, si finalmente lo hace, la Ley Patriota queda sin efecto, al menos hasta el martes, después de que el senador republicano y ultraliberal Rand Paul bloquease las propuestas de prorrogarla temporalmente ya que caducaba el domingo a medianoche, hora local.

Este bloqueo de la prórroga para la Ley Patriota ha hecho que el Senado tenga que recurrir al proyecto legislativo de la Ley de la Libertad, ya aprobado por la Cámara de Representantes

La Casa Blanca emitió un comunicado el domingo por la noche para pedir al Senado que este lapso en la aplicación del programa de vigilancia sea "lo más corto posible". Debido a las reglas del Senado, habrá que esperar al menos hasta el martes para que la Cámara pueda votar si aprueba o no la Ley de Libertad, que amplía el programa de vigilancia actual seis meses. De esta forma, durante al menos 24 horas, Estados Unidos dejará de recopilar esta información.

El republicano Rand, aprovechando la normativa del Senado, ha logrado un golpe de efecto de cara a la campaña electoral presidencial y ha dejado sin efecto uno de los instrumentos más controvertidos de la llamada 'guerra contra el terrorismo'.

La futura Ley de Libertad prevé el fin del espionaje masivo de metadatos telefónicos –el número desde el que se llama, el número al que se llama y la duración de la conversación– y lo sustituye por un sistema más selectivo e individualizado. También establece que serán las empresas de telecomunicaciones estadounidenses quienes almacenen los metadatos, que serán transferidos a la NSA cuando lo solicite a través de la Justicia.

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Sede de la NSA en Maryland (EE UU)
separador

Tienda El Salto