Historias de la Transición
4D: el otro día de Andalucía

El 4 de diciembre de 1977 millones de andaluces salían a las calles para reclamar autogobierno.

Texto de Nestor Salvador Galindo, Curro Moreno Colmenero y Javier García Fernández, del Grupo de Estudios Juan Díaz del Moral

02/12/14 · 19:15
Edición impresa
El 4 de diciembre de 1977 Manuel García Caparrós fue asesinado por la Policía Armada.

El origen del otro Día de Andalucía se remonta al 4 de diciembre de 1868, cuando el levantamiento encabezado por Fermín Salvochea y Paul y Angulo se extendió por los pueblos y capitales vecinas. El espíritu de esta revuelta dio origen al Manifiesto Cantonal andaluz y a la Constitución de Antequera de 1883, el primer documento con fuerza de ley que recoge que Andalucía no recibe su poder de ningún agente externo a la voluntad su propio pueblo.

Hay un hilo histórico que lleva al 4 de diciembre de 1977, cuando cerca de dos millones de andaluces se manifestaron para exigir la autonomía, tanto en suelo andaluz como en los principales focos de emigración, sobre todo en Barcelona. La manifestación de Málaga ya venía precedida de negros presagios. Pocos días antes, el presidente de la Diputación había declarado que la bandera andaluza no ondearía en el balcón de la institución a pesar de que el pleno lo había aprobado. Al pasar la manifestación por delante de la Diputación, un joven escaló hasta el balcón para poner una bandera andaluza en el mástil. La policía cargó. Botes de humo, balas de goma y disparos. Una bala atravesó la cazadora del joven Manuel José García Caparrós. El lugar donde cayó se convirtió en un altar improvisado por donde pasaron miles de malagueños. El 5 de diciembre se produjo una jornada de huelga general en Andalucía con un altísimo seguimiento y que en lugares como Mála­ga a Granada acabó con barricadas y enfrentamientos con la policía.

Las movilizaciones del 4D, sobre todo de 1977 y 1979, forzaron los Pactos de Antequera –versión andaluza de los Pactos de la Moncloa– y el posterior referéndum del 28F, que a pesar de todas las trabas fue respaldado con un “sí” masivo que ya se había demostrado en la calle.

Desde el referéndum, el Día de Andalucía oficialmente declarado por la Junta fue el 28F. Una clara estrategia para que en el imaginario quedara que el camino a seguir a partir de entonces era el ofrecido por el régimen y sus instituciones y no las calles, desde donde realmente se construyó el proceso. Aun así las fuerzas soberanistas andaluzas siguen considerando el 4 de diciembre como el auténtico Día de Andalucía, e incluso las instituciones andaluzas y partidos políticos del régimen –hasta el PP– conmemoran el 4D como un reconocimiento al día en el que el pueblo andaluz luchó en la calle por su autogobierno.

La llama de la autonomía

Las manifestaciones por la autonomía del 4 de diciembre de 1977 representan el estallido social de las luchas nacionales y populares que se venían generando y articulando desde las últimas décadas de la dictadura militar en Andalucía. La lucha por la tierra, por la democracia y por las libertades políticas que se daban desde los últimos años 60 en los campos, pueblos y barrios prendieron la llama del deseo popular de autogobierno. Tierra, libertad, amnistía y autonomía eran un todo indisoluble en el seno de las luchas populares democráticas contra la dictadura militar.

En esta conjunción de las luchas influirán diferentes factores, desde los económicos, ligados al subdesarrollo y la emigración, hasta factores creadores de identidad a nivel cultural pero también con formas de lucha particular y genuinamente andaluzas como, por ejemplo, el Sin­dicato de Obreros del Campo, que reunía en su seno la lucha por la tierra, las formas organizativas del anarquismo andaluz y el ideario nacionalista prefranqusita de Blas Infante.

Organizaciones políticas independentistas, como el Frente de Libera­ción Andaluza, o la creación del Par­tido Socialista de Andalucía, después Partido Andalucista, fueron un baluarte de la toma de conciencia nacional. También tuvo una fuerte aportación a este proceso la inclinación de parte de movimientos de extrema izquierda hacia el anda­lucismo como el Partido del Tra­bajo, el Movimiento Comunista An­daluz o la Liga Comunista Revolucionaria.

En el ámbito estrictamente cultural, el compromiso de artistas como Carlos Cano, Enrique Moren­te, Kiko Veneno, Antonio Cuevas o Salvador Távora contribuyó a un movimiento popular con una fuerza y una perspectiva capaces de cambiar el rumbo de la agenda política del régimen de la restauración borbónica.

La reivindicación de la autonomía plena para Andalucía constituyó un torpedo a la línea de flotación del proyecto constitucional de un Estado asimétrico en el que unas comunidades tendrían una capacidad plena de autogobierno –las consideradas nacionalidades históricas, Catalunya, País Vasco y Galicia– mientras que para el resto se establecía una mera descentralización administrativa. La negativa de los andaluces a ser tratados de manera desigual como pueblo y su afirmación como nacionalidad, recogida en el Estatuto, dio al traste con dicho proyecto.
Hoy, en una coyuntura en la que vuelven los males combatidos por el pueblo andaluz en el tardofranquismo y la Transición –emigración, paro masivo, concentración de la tierra economía colonial y dependiente, mercantilización cultural–, se hace necesaria más que nunca la puesta en valor del espíritu del 4D.

Estas navidades regalar Diagonal encaja...
 

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

5

  • |
    Andalusí
    |
    03/12/2015 - 4:12pm
    No es José Manuel García Caparros, en Manuel José García Caparros.
  • |
    susana estrada
    |
    07/12/2014 - 4:37am
    http://carnavalyactualidad.blogspot.com.es/search/label/*Andalucia.
  • |
    Behamin
    |
    06/12/2014 - 11:53pm
    Por favor soy de sevilla, y me encanta recopilar historia de andalucía, esa que se intenta ocultar. Me puede informar, o indicarme donde me puedo documentar sobre esa parte negra de la historia de la transición y el asesinato de Javier Verdej? De García Caparros se ha escrito mucho, pero desconocía esta parte que cuentan. Muchas gracias de antemano.
  • |
    almeriense
    |
    04/12/2014 - 9:34pm
    <span style="color: rgb(20, 24, 35); font-family: Helvetica, Arial, 'lucida grande', tahoma, verdana, arial, sans-serif; font-size: 11.8181819915771px; line-height: 13.9636354446411px; background-color: rgb(246, 247, 248);">artículo claramente sesgado ya que no dice nada de la &#39;&#39;asamblea de Córdoba&#39;&#39;, ni del &#39;&#39;pucherazo del 28f&#39;&#39; a Almería, provincia en la que a pesar del injusto asesinato a Carlos Verdejo apenas salieron 10000 almerienses a la calle en las movilizaciones del 4D.</span>
  • |
    Alcazaba
    |
    04/12/2014 - 2:46pm
    No deberían olvidar el asesinato de Javier Verdejo, también en 1977, y antes del de José Caparrós, abatido por la espalda por la guardia civil mientras escribía en un muro de Almería &quot;Pan, Trabajo y Libertad&quot;.