Condecoración póstuma al empresario Félix Huarte y al alcalde franquista de Pamplona, Miguel Javier Urmeneta
El Gobierno navarro premia a dos próceres del Franquismo

Colectivos por la memoria histórica protestan por la concesión de la Medalla de Oro de Navarra a uno de los constructores del Valle de Los Caídos y a un cargo franquista que participó en la División Azul.

, Diagonal
17/11/14 · 12:23

La pasada semana el Gobierno foral de Navarra, presidido por Yolanda Barcina, concedió la entrega de la Medalla de Oro de Navarra de 2014 al empresario y político Félix Huarte (1896-1971) y al financiero y ex alcalde de Pamplona Miguel Urmeneta (1915-1988). Una decisión apoyada por el equipo de gobierno con la idea de que ambos habían tenido un papel fundamental en el desarrollo industrial y económico de Navarra, independientemente de los cargos que tuvieron durante la dictadura franquista. Decisión que ha provocado que la oposición y las asociaciones de memoria protesten y pidan la retirada de la medalla.

Los logros de Félix Huarte Goñi y Miguel Javier Urmeneta Arjanaute

La polémica viene dada por la trayectoria política de ambos galadornados, que lo son a título póstumo, pues Félix Huarte falleció el 12 de abril de 1971 y Javier Urmeneta el 12 de junio de 1988. Huarte nació en Pamplona el 31 de marzo de 1896. Su formación fue en el sector de la construcción y en 1927 fundó junto a Emilio Malumbres la empresa “Huarte y Cía, SA”, que con el tiempo se convertiría en un holding empresarial en distintas ramas. Cuando se produjo el golpe de Estado contra la República el 18 de julio de 1936 ,Huarte lo apoyó sin fisuras y puso a su propia empresa al servicio de la causa golpista. Como muestra el libro Félix Huarte. Fuentes Históricas (Javier Paredes, edit. Rialp) se muestra a través de documentos las aportaciones de Huarte al golpe. Incluso Falange de Navarra escribió que “sus aportaciones fueron cuantiosas en metálico y la prestación desinteresada de trabajos al ejército”.

El holding de Huarte se convirtió en una de las empresas del franquismo y fue protagonista de muchas concesiones. La más llamativa la construcción del aeródromo de Ablitas (Navarra) durante la Guerra Civil y la construcción del mismo Valle de los Caídos. En ambas obras fueron utilizada mano de obra esclava si bien no se ha podido demostrar aun que Huarte la utilizase. Lo que sí esta demostrado fueron las condiciones penosas en la que los trabajadores ejercieron su trabajo.

Pero Huarte no solo fue un empresario crecido al calor del Franquismo. También fue un político en las estructuras franquistas. Así, fue concejal del Ayuntamiento de Pamplona y vicepresidente de la Diputación Foral de Navarra entre 1964 y 1971. Igualmente ocupó cargos de responsabilidad como Presidente de la Caja de Ahorros de Navarra. En 1964, estando en la Diputación, impulso el llamado “Programa de Promoción Industrial” con la finalidad de hacer crecer el tejido industrial de Navarra.

Por su parte Miguel Javier Urmeneta Arjanaute nació en Pamplona el 26 de noviembre de 1915. Licenciado en Derecho por la Universidad de Salamanca, su carrera política comenzó en el Partido Nacionalista Vasco (PNV), aunque cuando comenzó la Guerra Civil se alistó a los tercios de requetés. Igualmente Urmeneta fue voluntario en la División Azul, la aportación de Franco para ayudar a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Tras la Guerra Mundial Urmeneta obtuvo la diplomatura de Estado Mayor y amplió estudios en EE UU. En 1952 fue nombrado director de la Caja Municipal de Ahorros de Pamplona, cargo que ostentó hasta 1982. Fue igualmente alcalde de Pamplona entre 1957 y 1964 y diputado foral entre 1964 y 1971, donde también participó en el “Programa de Promoción Industrial”. Siendo alcalde contribuyó para el establecimiento de la Universidad de Navarra del Opus Dei. Tras la muerte de Franco participó en la creación del Frente Navarro Independiente que se presentó sin éxito a las elecciones. Igualmente Urmeneta fue un amante del euskera: fundó numerosas iniciativas y fue académico de la Real Academia de Lengua Vasca.

Para el ejecutivo navarro la militancia y participación política durante el Franquismo de ambos personajes no son relevantes, pues destacan su labor como impulsores de la industrialización en Navarra. Sin embargo los colectivos de la memoria y la oposición no piensan lo mismo.

Colectivos de memoria y oposición

Los colectivos de la memoria y la oposición política han protestado por la concesión de dicha medalla para Huarte y Urmeneta. Para ellos el pasado franquista de los galardonados pesa mucho. Incluso en el caso de Huarte su participación a través de sus empresas en el franquismo. La iniciativa por la memoria histórica Autobús de la memoria, constituida por varias asociaciones y colectivos de la memoria ha sacado un extenso comunicado que  condenando la decisión del gobierno de Yolanda Barcina y solicita su retirada. Para Autobús de la memoria, que lleva años haciendo un censo de lugares de la memoria, es una muestra más de cómo el Estado español desoye las recomendaciones de la ONU y se salta todas las leyes internacionales.

La decisión del gobierno de Barcina contó con la oposición de todos los grupos políticos menos UPN y PPN. Incluso hoy mismo Partido Socialista de Navarra, Bildu, Aralar, I-E y Geroa Bai van a pedir en la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra la retirada de las medallas. De conseguir el cometido el próximo 3 de diciembre, coincidiendo con el Día de Nafarroa, Félix Huarte Goñí y Miguel Javier Urmeneta Arjanuate serán condecorados a titulo póstumo con la Medalla de Oro de Navarra.

Una semana clave

La noticia de la concesión de la medallas a dos franquistas en Navarra se produce en el trascurso de una semana clave para la memoria. Mientras esto ocurría saltaba la noticia que el Ayuntamiento de Madrid quiere colocar una placa a Luis Carrero Blanco como víctima del terrorismo. Surge entonces la polémica de los límites de los homenajes. Para las asociaciones de memoria la concesión de esta placa para Carrero Blanco es un insulto a las víctimas del franquismo ya que Carrero Blanco ocupó las máximas estancias del Estado franquista. Se critica también al gobierno de Ana Botella (que contó con el apoyo de todos los grupos municipales menos IU) la lenidad que se tiene en Madrid con los franquistas y el olvido para con las víctimas del franquismo. También coincide con la orden de detención internacional emitida por la jueza Servini contra criminales del Franquismo, entre los que se encuentran Rodolfo Martín Villa y José Utrera Molina.

Para aumentar información sobre la utilización de mano de obra esclava durante el franquismo mas concretamente en el Valle de los Caídos, son imprescindibles las obras de Fernando Olmeda El valle de los caídos, Isaías Lafuente Esclavos por la patria y Rafael Torres Los esclavos de Franco. Más extenso a otros campos de la represión es destacable el libro coordinado por Julio Aróstegui Franco: la represión como sistema

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto