Infancia
Hacia una consideración seria del juego

La autora plantea una perspectiva educativa en la que el juego gane terreno a las exigencias curriculares.

, Coordina talleres de educación creadora.
28/06/14 · 8:35
Edición impresa

Más allá de los tiempos de recreo, que suponen media hora por la mañana, y el tiempo dedicado al comedor para aquellos niños que comen en la escuela, en el sistema educativo el juego “libre” y espontáneo no está considerado como actividad relevante desde el punto de vista de la formación de la persona.

Si consideramos el juego como actividad constitutiva del ser humano, no exclusiva de la infancia sino presente en todas las etapas de la vida, no podemos obviar que se trata de una actividad que, además de placentera, es seria y rigurosa. Juego puede ser cualquier cosa: desde una niña que busca insectos en el campo hasta la actividad que realiza un científico en un laboratorio. Son actividades que implican proceso e investigación, en las que se pone de manifiesto la capacidad del ser humano por interesarse por cuestiones con las que conecta y que definen sus posibilidades en el mundo.

Desde esta perspectiva, la base sobre la que se asienta el juego es que parte de uno mismo. No es algo que recibamos de otro porque se trata de una capacidad que ya tenemos, El juego no es algo que recibamos de otro porque se trata de una capacidad que ya tenemos que como tantas otras, según el contexto tendremos más o menos posibilidades de desarrollar. De manera que si el entorno se limita a ofrecer actividades lúdicas que se proponen a niñas y niños para conseguir un objetivo concreto o para que aprendan algo, o directamente se reducen a enseñanza e instrucción sin considerar la importancia que tiene a nivel subjetivo el descubrimiento en los procesos de aprendizaje, es muy fácil que esta capacidad de juego vaya deteriorándose de forma progresiva. Mientras que, si en el entorno encontramos espacios en los que, por su estructura y condiciones –libre de juicios, sin dirección, modelos ni objetivos que manipulen la actividad de cada cual–, el “educador” se sitúa por detrás de los “alumnos” asistiendo las necesidades singulares de cada persona, se disparan las posibilidades de juego y, por tanto, de aprendizaje.

¿Qué sucede en la sociedad para que el sistema educativo excluya esta actividad? En los informes sobre educación publicados por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) relativos a PISA y a los informes de la OCDE, se asocia calidad educativa a resultados, es decir, toda actividad que no genera resultados, que escapa al control de evaluaciones y que no puede medirse en términos de productividad queda excluida de los currículos educativos. Con la implantación de la LOMCE, que además supone un paso definitivo para el desmantelamiento de la escuela pública, el modelo y metodología de enseñanza y aprendizaje empeorará de manera cualitativa en este sentido. Un ejemplo que ilustra esta cuestión es la imposición de la reválida en los centros, que traslada el modelo de segundo de bachillerato a toda la secundaria. La dinámica de los cursos estará enfocada a superar esta prueba, de manera que se establecen unas condiciones que, más que favorecer el aprendizaje, empujan a los estudiantes a engullir contenidos.

Si la función de la educación, en palabras de Hannah Arendt, tiene un carácter conservador en un doble sentido: por un lado el de preservar a la sociedad de la novedad que supone cada nacimiento, y por otro el de proteger a “ese elemento nuevo e introducirlo como novedad en un mundo viejo”, la deficiencia del Estado español está en que su compromiso con la responsabilidad que supone traer vidas al mundo se cumple sólo en un sentido, limitando la novedad que cada sujeto supone para el mundo. Dijo Michèlle Stern: “El “momento infancia” es el capital natural pero irreemplazable sobre el que se funda la vida de cada uno. ¿Tenemos derecho a ignorarlo para siempre?”.

Tags relacionados: LOMCE Número 215 Educación
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar por e-mail Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0