Los nuevos pliegos favorecen a los grandes grupos empresariales
Familias y educadores denuncian el desmantelamiento de la educación infantil pública

18 escuelas de educación infantil están afectadas por el cambio de pliegos, que ahora prima el proyecto económico sobre el educativo.

29/04/14 · 13:43

Alrededor de 2000 personas se manifestaron ayer en el centro de Madrid en defensa de la educación pública infantil. La manifestación, convocada por Federación de la Comunidad de Madrid de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (FAPA) Francisco Giner de los Ríos, la asociación de Escuelas Infantiles de gestión directa Ameigi, CC OO Enseñanza y UGT-FETE Enseñanza Madrid sirvió para denunciar el desmantelamiento de la red pública de educación infantil, el aumento de las tasas ordenado en 2012 y el reciente cambio en los pliegos de los concursos para la gestión de los centros de educación infantil. Un cambio que en este curso va a afectar a 18 centros de educación infantil en los que hasta ahora trabajaban cooperativas con proyectos en los que se basaba la atención al niño frente al rendimiento económico y que ahora tendrán que competir con grandes empresas como Eulen o Clece, del grupo ACS, dedicadas a sectores tan dispares como la limpieza o la seguridad privada.

“Nuestra primera reivindicación es que se cumpla la ley”, afirma Cristina Plaza, directora de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos de la Escuela Infantil La Caracola, en el distrito Fuencarral-El Pardo. A pesar de que a este escuela le correspondería una segunda prórroga del contrato, la Administración se la ha denegado. La Caracola es una de las 18 escuelas de educación infantil afectadas en el próximo curso por el cambio en los pliegos, en los que ahora el proyecto educativo, que antes puntuaba, junto a la cualificación del personal, al mismo nivel del organizativo y económico, puntúa por debajo del proyecto económico y las cuotas por alumno. “Esta escuela tiene una tradición de equipo educativo desde el año 81, es un equipo muy consolidado y muy relacionado con las familias, muy implicado socialmente. Yo tengo cinco hijos y todos han pasado por allí, menos la pequeña que empieza este próximo curso”, explica Plaza, quien señala que este nuevo golpe a la educación infantil viene tras la pelea por el aumento de las tasas en 2012, que supuso un encarecimiento de hasta el 175% en las primeras edades.

Son escuelas que, en palabras de Celeste Stecco, cuyos hijos asisten a la escuela Las Nubes, en Retiro, otra de las afectadas por el cambio en los pliegos, “cuentan con presupuestos que apuntan a que hayan sujetos críticos”. Según explica a DIAGONAL Pilar García, directora de este centro, optar al concurso para la gestión de Las Nubes supondrá recortar el presupuesto general de la escuela entre un 17 y un 19%, un recorte que se recaerá únicamente sobre el salario de los 18 trabajadores que forman el proyecto educativo. “No queremos ahorrar en la alimentación de los niños ni bajar el número de trabajadores porque eso supondría cambiar nuestro proyecto. No queremos dar un yogur para dos niños, como hacen este tipo de empresas”, explica Pilar García en referencia a los grandes grupos que están ganando la mayor parte de los concursos de escuelas de educación infantil.

“La experiencia de otras escuelas con este tipo de empresas es --según señala Plaza-- que cambia mucho el perfil del personal contratado al primar el proyecto económico frente al educativo, ganan más puntos los que menos van a invertir en la escuela. Pagan unos sueldos muy bajos, y esto hace que el personal rote mucho más”. Por su parte, las familias del centro Las Nubes señalan como el personal de las escuelas infantiles gestionadas por empresas como Clece, que gestiona más de 80 escuelas, o Eulen cobran entre 700 y 800 euros, con peores condiciones laborales. “En La Caracola tuvimos una reunión con el concejal del distrito, para expresarle nuestro temor a que la educación se tratara como un negocio más. Estamos hablando de la educación de los niños, no se puede comparar con la gestión de recogida de residuos de la ciudad”.

¿Quién educará a mis hijos?

Otra de las denuncias por parte de las familia de los centros afectados es que la resolución del concurso no se sabrán hasta julio, mientras que el plazo límite para realizar la matrícula de los niños acaba el 30 de junio. “Cuando hacemos la matrícula de nuestros hijos, lo que miramos es el proyecto educativo que ofrece el centro, pero en este caso, cuando hagamos la matrícula, puede ser que después no esté el mismo equipo”, explica Plaza.

“Lo que hay detrás de este ataque a las escuela infantiles públicas va más allá de lo económico”, afirma Celeste Stecco, madre de uno de las niños matriculados en La Nube, quien señala que la subasta de la gestión de estos centros se hace “al mismo tiempo que están dando 34 millones de euros en cheques guardería”.

La manifestación en defensa de la educación infantil pública discurrió desde la plaza de Cibeles hasta el Ministerio de Educación, donde se leyó un documento en el que se catalogaba de “injusta y mercantil” la política educativa de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid, liderada por la popular Lucía Figar, quien hace poco reconocía estar cobrando un “cheque guardería” de unos 100 euros al mes, mientras que su sueldo ronda los 5.460 euros mensuales.

Tags relacionados: Clece educación infantil Eulen Madrid
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto