Las protestas de Brasil dialogan con las revueltas globales

Siete meses después de las movilizaciones masivas en las calles de Brasil, queda un movimiento en red que mantiene equivalencias con los que se han dado en las plazas del 15M, Occupy o Gezi.

17/02/14 · 17:43

De las redes a las calles. Indignación y ocupaciones. Violencia policial y convocatorias sin mediadores clásicos. Asambleas y revueltas corales de difícil catalogación. Deseo de democracia participativa y empoderamiento. Las denominadas jornadas de junio de Brasil --el periodo de 2013 en el que estallaron las protestas-- colocaron al gigante sudamericano en el mapa de las revueltas globales. Compartían con Occupy Wall Street, el 15M, #YoSoy132 o DirenGezi el formato de las convocatorias, la arquitectura de la protesta y algunos imaginarios.

Sin embargo, las protestas de Brasil ensambladas en el grito #VemPraRua tuvieron personalidad propia. Y peculiaridades nítidas. La primera diferencia es que las revueltas iniciadas por el Movimiento Passe Livre no acabaron cuajando en un nuevo movimiento red con nombre propio. Segundo, la (breve) irrupción de los medios y grupos conservadores intentando apropiarse de las protestas, sobre todo en São Paulo. El poco efectivo uso de redes, entre otras cosas, impidió la rápida conexión de los nuevos protagonistas de las redes y calles. Se han creado, eso sí, nuevos imaginarios. Del Passe Livre como metáfora al grito común se reconocerse como vândalo o baderneiro (insultos de los medios hacia los manifestantes), pasando por la vida sem catracas (vida sin torniquetes), son algunos de ellos. La conexión, lenta y transversal, está ocurriendo de forma sorprendente. Y totalmente imprevisible.

Siete meses después de las jornadas de junio, las protestas comienzan a resurgir de nuevo. Los colectivos conservadores que durante unos días de junio intentaron apropiarse sin éxito de las revueltas ya no parecen ser tan relevantes. Por lo menos en las calles. Aunque en las redes tienen plataformas influyentes. El investigador Fabio Malini ha identificado cinco grandes grupos dentro del confuso paraguas #VemPraRua. Dos ya existían: los que quieren más Estado (izquierda) o menos Estado e impuestos (neoliberales). Pero han surgido tres nuevos grupos. Los indignados (con un debate sobre los métodos de atuación social), los nihilistas (desprecio de la política) y las celebridades (fuerte capacidad de influencia y movilización). Los cinco grupos no dialogan mucho entre sí. Todos son, en palabras de Malini, "beta movimientos que se actualizan como una aplicación de móvil". Y están listos para la acción en el año del mundial de fútbol y las elecciones generales.

El nuevo sistema red surgido en junio ha trastocado profundamente la sociedad y política de Brasil. A este sistema red "indignado" se están incorporando movimientos populares, poco digitales, orientados a la izquierda. 

El nuevo sistema red surgido a partir de las jornadas de junio ha trastocado profundamente la sociedad y política de Brasil. A este nuevo sistema red "indignado" se están incorporando movimientos populares, poco digitales, orientados a la izquierda. Y militantes clásicos. Luchas históricas al servicio de un nuevo imaginario. ¿Quién es quién en el ecosistema de las protestas de Brasil? Este inventario es incompleto. Se da prioridad a aquellos colectivos o redes que comparten métodos, formato, ética y imaginarios con las llamadas redes globales. Pero también se visibilizan singularidades brasileñas y movimientos más clásicos.

 

Acampadas, ocupaciones, asambleasEl 15M y la expansión de Occupy Wall Street en el año 2011 tuvieron repercusión en Brasil. La red creada entre los diferentes Ocupas de las ciudades de Brasil de entonces dispone de una lista de correo, OcupaBrasil. Algunas de las cuentas fueron relevantes en las movilizaciones de junio, como Occupy Brazil .OcupaSampa, sobre todo desde Twitter, sigue siendo una red activa y relevante en São Paulo. Lo interesante es que algunos de los participantes en Occupy Brasil o en Democracia Real Já Brasil sí han sido importantes en la nueva red creada. Brasil Acorda, red nacida en el día de acción global del 15 de octubre de 2011, sigue siendo influyente.

La ausencia de acampadas centralizadas en Brasil supuso una clara diferencia organizacional con respecto al 15M español, Occupy Wall Street o el Diren Gezi turco. Sin embargo, el formato asamblea en el espacio público ha sido habitual. A día de hoy, todavía existen algunas asambleas activas e influyentes, como la Assembleia Popular e Horizontal de BH (Belo Horizonte), la Assembleia do Largo (Río de Janeiro) o la Assembleia Popular de MaranhãoOcupa Alemão, en el conjunto de favelas Complexo do Alemão de Río, también es importante. Una novedad interesante de las protestas de Brasil fueron las ocupaciones o acampadas en frente de palacios de Gobierno o residencia de Gobernadores. Ocupa Cabral (frente a la casa del Gobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral) y Ocupa Alckmin (frente del Palacio dos Bandeirantes de São Paulo) se han transformado en movimientos políticos "supra partidarios". También las ocupaciones de Plenos Municipales (câmaras) son redes influyentes, como Ocupa Câmara Río y el largo etcétera de ocupaciones que aparecen en Facebook. En algunos casos, las ocupaciones y asambleas derivaron en plataformas comunes, como Belém Livre (norte del país).

 

Movilidad, transporteLas revueltas de Brasil tuvieron una indiscutible matriz urbana. El Movimiento Passe Livre (MPL) convocó las manifiestaciones iniciales para luchar contra el aumento de la tarifa del transporte. Su lema 'Por uma vida sem catracas' (por una vida sin torniquetes) amplió su muro semántico y es, probablemente, el más popular de las protestas de Brasil. El Passe Livre sigue vivo, ahora con la nueva batalla en Río de Janeiro. El ecosistema de acciones / movimientos alrededor de la tarifa zero, el pase libre o el pula catraca (salta el torniquete) es gigantesco. La web tarifazero.org contiene un inventario de todos los colectivos. Destacan la campaña / movimiento Tarifa Zero en Belo Horizonte, el Bloco de Lutas pelo Transporte de Porto Alegre o Eu Pulo Catraca.

Una de las mutaciones más interesantes de las revueltas globales es la proliferación de los 'catracaços' (saltos colectivos de torniquetes) tras las protestas brasileñas. La visita de algunos miembros del Passe Livre brasileño a México transformó la campaña #MetroPopular en el movimiento #PosMeSalto. Los 'catracaços' dialogan directamente con los movimientos We Don't Pay de Occupy Wall Street, Yo No Pago de Grecia y España, MeMetro y Stop Pujades en España, Planka en Suecia o el #AkbilBasmaTurnikedenAtla turco.

Bienes comunes urbanos

Las ocupaciones urbanas y movimientos alrededor de los bienes comunes son importantes en las revueltas globales. En el caso de Brasil y Turquía, la cuestión urbana pasa a ser simultáneamente causa y plataforma, objetivo e interfaz política. Las acampadas del 15M y Occupy dialogan naturalmente con ocupaciones en Brasil. Los movimientos / redes de Turquía, también. Por ejemplo, el Movimiento Fica Ficus de Belo Horizonte dialogó con el Parque Gezi turco el 9 de junio, antes que con São Paulo. El #direnODTU turco (plantación colectiva de árboles) tiene sus espejos en el Movimento Pró-Árvore (Fortaleza) o Planta na Rua RJ (Río de Janeiro). El movimiento Salve o Cocó (Fortaleza) y el grupo Direitos Urbanos (Recife) han sido tan importantes en las protestas de Brasil como lo fueron IMECE o Mülksüzleştirme Ağları (Networks of Dispossessions) en Turquía. Por su parte, el movimiento Parque Augusta, última mutación de las protestas de São Paulo, ya está dialogando con espacios urbanos colectivos como el Campo de la Cebada de Madrid.

Una peculiaridad brasileña es la creciente importancia de los Comités Populares de la Copa. Los comités, surgidos contra el rodillo neoliberal de la FIFA y el derroche de recursos públicos, tienen un especial foco en la lucha contra los desahucios y desalojos. Salvando la distancia, el papel de los comités contra los desahucios es tan vital como el de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) en el ecosistema 15M. En este campo, destaca el movimiento red Defesa Pública de Alegria, nacido en una acción contra la FIFA a finales de 2012. Y también la participación de diferentes movimientos más tradicionales como el Frente de Luta por Moradia, la Organização Anarquista Terra e Liberdade OATL o el Movimento dos Trabalhadores Sem Teto.

Autocomunicación de masas

La fuerte concentración de medios de Brasil y la manipulación mediática generan indignación desde hace años. Perfiles críticos contra los medios como Ocupa A Rede Globo, Globo Mente o la poderosísima Rede Esgoto de Televisão (más de un millón de 'Me gusta' en Facebook) son vitales en la contracomunicación y la movilización. De hecho, el imaginario de 'ocupa los medios' (presente en el TomaLaTele del 15M, el Occupy News de Occupy, el OccupyGeziNews turco o el Ocupa Televisa mexicano) provocó el nacimiento de #OcupeAMídia.

A pesar del oportunismo de algunos grandes medios y de algunas organizaciones, el ecosistema de medios independientes no ha parado de crecer. La autocomunicación de masas de la que habla Manuel Castells, que sobrepasa el concepto de medios independientes, está presente en experiencias como Mídia Coletiva Independente (MIC), Fotógrafos Ativistas (muy parecido al FotoMovimiento del 15M), FotoProtestoSP, Web Realidade (compendio de canales de streamers), Mídia Negra, Olhar Independente, Mídia Informal , MídiaLivre.org o Moqueca Mídia. Especial importancia tienen los colectivos creados alrededor del imaginario 'rua' (calle), como el pionero BHnasRuas (Belo Horizonte) o RioNaRua (Río de Janeiro). BRnasRuas.com, que posee un completo agregador con feeds de noticias de grupos Facebook y Twitter de todo Brasil, encajaría más en la definición de comunicación-conexión. En esa dirección (extraer datos de redes propietarias) estarían los proyectos Rebaixada.org e Agrega.la, ambos de Río de Janeiro.

Abogados en red

Los abusos policiales de las protestas de Brasil hicieron que naciese la red Avogados Ativistas, para ayudar a los detenidos o acusados. Es una red abierta, descentralizada en todo el país, al servicio del bien común. El protocolo de acción es muy parecido a Legal Sol o Toma Parte del 15M, a Occupy Legal o Occupy Law Street de Occupy, a la Liga de Abogados de México o al colectivo Hakinhukuk de las protestas turcas. El Grupo de Apoio ao Protesto Popular también encajaría en esta categoría.

 

CulturaParadoja: los sectores de la cultura, la cultura digital y el software libre de Brasil no fueron casi relevantes en las jornadas de junio. A pesar de su importancia desde la llegada de Lula al poder, estos sectores estuvieron en las redes y las calles a contrapié. Poco a poco se van incorporando. Sin embargo, el arte político y las intervenciones artísticas han sido y son vitales. Tras la explosión de #YoSoy132, surgió la plataforma Artistas Aliados. Occupy Musicians fue uno de los legados culturales de Occupy. BookCamping.cc o Fundación Robo ponen letras e hilo musical al 15M . En Brasil, las calles se agitan bajo la creatividad del Coletivo Projetação, que proyecta lemas, imágenes e imaginarios allá donde llegan. O del Coletivo Mariachi, que ocupa lúdicamente espacios y realiza audiovisuales. O de los proyectiles simbólicos de Paulinho Fluxus, Mídia GAYsha y su Tanque Rosa Choque, que disparan láser o hackean el nombre de las calles. O del canal satírico de Rafucko que despedaza la realidad-ficción del poder. Las remezclas audiovisuales, político-poéticas, corren de la mano del Coletivo Vinhetando.

El equivalente a plataformas de visualización de datos como 15Mdatanalysis o Occupy Data, en Brasil serían organizaciones como Interagentes o departamentos como el LABIC de la Universidad Federal de Espíritu Santo. Algunos colectivos como Transparencia Hacker o la Casa de Cultura Digital Porto Alegre realizaron hackatones (jornadas de trabajo hacker) para promover la transparencia en las cuentas del transporte público. Es interesante la nueva campaña Marco Civil Já, surgida en defensa de la neutralidad de la red.

Política y transparencia

Las ocupaciones de cámaras y núcleos de poder dialogarían directamente con colectivos como Democracia Real Ya o las diferentes plataformas de #YoSoy132. Pero existen en Brasil muchas iniciativas alrededor de la transparencia y participación política. Paradoja: algunos colectivos que luchan contra al corrupción son asociados a la derecha, por apuntar directamente al Gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) nacional. Este es el caso de Movimento Contra a Corrupção (aunque critica a todos los partidos) o A Verdade Nua e Crua (derecha pura), muy influyentes en las jornadas de junio. Existen cientos, tal vez miles, de perfiles en redes sociales contra la corrupción. La mayoría, eso sí, rompe el eje izquierda-derecha.

Curiosos serían los casos de Pedra No Sapato ("grupo suprapartidario, popular y orgánico"), Eu Me Represento ("análisis, reflexiones y denuncias de las acciones de la política nacional") o el Movimento Fora Lacerda (contra el alcalde de Belo Horizonte). Interesante es la plataforma o iniciativa Democracia (real) y política distribuida ya, que se define como "herramienta de transformación política".

Transversalidades

Las jornadas de junio y sus mutaciones han generado un ecosistema de perfiles, colectivos, y redes de difícil catalogación. Brasil sui generis. Brasil antropofágico. Algunos perfiles anteriores a junio, como Acorda Meu Povo (entre la indignación y la transparencia) o Geração Invencível (una mutación optimista de Juventud Sin Futuro) son extremadamente influyentes. Otros más recientes, totalmente transversales, como Porque eu Quis (una sátira a una frase pronunciada por un policía) o Não Me Calarei son grandes movilizadores. El Beijato de Río de Janeiro, un grupo "transfeminista y anticapitalista", dialogaría con la Asamblea Transmaricabollo del 15M Madrid (@queer_sol en Twitter) o con las Zorras Mutantes. Y más histriónico todavía: el perfil de humor Isso é Brasil de Facebook (más de un millón de 'Me gusta') o el poderosísimo perfil de Twitter @LeiSecaRJ (que avisa sobre controles de alcoholemia en Río) se han colocado del lado de los manifestantes.

Capítulo especial merecerían los innumerables grupos de Anonymous (acusados de derechistas en los inicios) y black blocks. Por número de seguidores, destacan el perfil de BlackBlockRJ o el grupo Black Bock Brasil. Particularmente especial sería la plataforma -acción Black Prof, surgida de una alianza entre los profesores de Río de Janeiro y grupos black blocks para apoyarse mutuamente frente a la policía. ¿Una versión carioca de la Marea Verde en defensa de la educación de España? En el ecosistema Anonymous resaltan el Anonymous Brasil (por número de seguidores) y Anonymous Rio, por su inclasificable gamberrismo anarco-tropicalista.

Tags relacionados: Brasil Movimento Passe Livre 15M
Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

1

  • |
    Julio J.
    |
    20/02/2014 - 3:46pm
    ¡Gran análisis!