Los grupos por la reparación denuncian que el Gobierno obstruye sus declaraciones por videoconferencia
Cuando el verdugo se ve acorralado por la dignidad

Una vecina de Leganés que participa en la querella argentina contra los crímenes del Franquismo denuncia amenazas e intimidaciones.

, Madrid
20/02/14 · 8:00
Edición impresa
Pintadas amenazantes. En la vivienda de Gema Carretero.

Desamparada. Así se siente Gema Carretero, una de las víctimas que participa en la llamada “querella argentina”. Gema cruzó el charco en 2012 para denunciar la muerte de su padre a manos del régimen franquista en 1965. Una mañana descubrió unas pintadas en la pared de su casa. La inscripción “Puta loca, vas a morir” junto a una cruz gamada cubría la fachada del adosado donde vive, en Leganés (Madrid). “Cuando vi las pintadas, sentí miedo pero pensé en que estaba amparada y dejé actuar a la justicia. Pero, cuando archivaron mi caso, sentí terror”.

“Las amenazas de muerte no van a parar mi lucha por la justicia para mi padre”

Carretero acudió a comisaría para denunciar los hechos. “Dejaron un rastro de pintura que terminaba en otra vivienda. La policía vino pero por alguna razón no lo reflejó en su informe, al que no he tenido acceso aunque así se desprende del auto del Juzgado”, explica Gema Carretero a Diago­nal. Después de llamar a declarar a dos personas, el juzgado de instrucción archivó el caso. “Mi abogado me comunicó que dejaba el caso un viernes por la tarde, cuando faltaban dos días hábiles para recurrir. Me informó de que la causa había estado perdida en el juzgado y cuando la encontraron, la archivaron. Me dijo que lo mejor era que pasáramos del tema. Que no lo recurriera porque no iba a prosperar. Me dio a entender que tenía información. Entonces tuve más miedo todavía”, cuenta. “Un día aparecieron las lámparas de mi casa rotas. Otro día me rociaron el patio con un líquido abrasivo… y, claro, nosotros decidimos continuar con el proceso”, explica. Y ese empeño está dando los primeros frutos ya que la Audiencia Provincial ha reabierto su caso. “Las amenazas de muerte no van a parar mi lucha por la justicia para mi padre”, afirma con contundencia aunque no esconde que tiene miedo, por ella y por su familia. “Me hago más fuerte pensando en cómo lo tuvo que pasar mi madre”, asegura.

Leganés, el municipio donde habita, salió a la calle el pasado 1 de diciembre para pedir el cese del jefe de la Policía Nacional, el comisario Jesús González Reglero. Su nombre aparece en la querella argentina. Testimonios de los querellantes apuntan que el hoy jefe de las fuerzas de seguridad del lugar fue miembro de la Brigada Político-Social y le acusan de torturas y vejaciones.

“Ni la policía ni nadie nos ha ofrecido protección, esto es desesperante”, explica Gema: “Si te amenaza ETA lo tienes fácil para ser protegido. Si te amenaza la extrema derecha, lo tienes más difícil”, sentencia.

"Hay que seguir por el camino de la verdad, la justicia y la reparación"

“¿Problemas?, todos”, así de contundente se muestra Bonifacio Sánchez, portavoz de la Coor­dinadora estatal de apoyo a la Que­rella Argentina contra crímenes del Franquismo (Ceaqua), al ser preguntado por los escollos que están encontrando para seguir adelante con su causa. Como el de Gema, el camino del resto de querellantes no está siendo nada fácil. “De momento, por la vía de la justicia todas las puertas están cerradas”, sentencia Sánchez. Con esta afirmación hace referencia a la postura que la Fiscalía hizo pública el 31 de enero. El Ministerio público rechazó extraditar a Argentina al exinspector Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, al considerar que los delitos de torturas de los que se le acusa en la querella argentina están prescritos.

Sánchez recalca que, con esta postura, el organismo público se niega a reconocer que los delitos que se le imputan son crímenes de lesa humanidad y, por tanto, no prescriben. “Partíamos con la idea de que la extradición no estaba entre nuestras posibilidades, pero lo que queremos es señalar a España con el dedo, ponerla en el mapa internacional, en el que ya figura como el segundo país del mundo con el mayor número de desapariciones forzadas”.

Y es entonces cuando apela a la resolución emitida por el relator de Naciones Unidas, Pablo de Greiff, que visitó España para velar por el estado de las víctimas de la dictadura. “Él dijo que todos estos delitos forman parte de un todo y por ello se pueden considerar crímenes de lesa humanidad. Al Estado el problema le rebasa, lo ha denunciado la ONU, está en los medios internacionales”, expresa Sánchez.

Sabotaje desde Interior

A estos problemas se añaden las “presiones políticas”. “El embajador de Argentina en Madrid nos ha hablado de presiones desde el Gobierno. Han bloqueado un proceso de videoconferencia para que las víctimas declaren desde los consulados y embajadas de Ar­gentina, sin tener que desplazarse hasta allá. Nos han hablado de presiones desde los ministerios de Asuntos Exteriores y Justicia”, explica el portavoz de Ceaqua. Pero, pese a todo, los querellantes siguen caminando porque “llegados este punto, no es el momento de retroceder. Hay que seguir por el camino de la verdad, la justicia y la reparación”.

Miedo a represalias desde 1965

Gema Carretero ha convivido con el miedo desde su más tierna infancia. En concreto, desde aquel 26 de mayo de 1965 en el que su padre fue hallado muerto en los campos de Casas de Haro (Cuenca). “Le tendieron una emboscada cuando acababa de ganar unas elecciones para representar a los trabajadores en el sindicato”, explica su hija mientras enseña el parte de defunción en el que unos puntos suspensivos sustituyen al motivo de su muerte. “El cura del pueblo le decía a mi madre que si seguía afirmando que a su marido lo asesinaron la darían por loca”, cuenta Gema.

 

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

2

  • |
    Ergos
    |
    22/02/2014 - 11:30am
    Esto pasa porque en su día en España se hizo una "transición" y no una revolución en la que la gentuza que gobernaba, dirigía y ocupaba cargos de cualquier tipo y orden el país hubiese sido inhabilitada, depuesta, arrestada, juzgada y condenada.
  • |
    NOrman
    |
    21/02/2014 - 9:09am
    A estas altura e esta supuesta democracia la impunidad del franquismo sigue... pero qué vamos a esperar si el comisario de Leganés es un fascista de aquella terrible DGS y dictadura
  • Tienda El Salto