El ministro de interior galo, Manuel Valls ordena la deportación de un joven de 19 años
Los liceos de París se movilizan contra la deportación de estudiantes

Khatchik Kachtryanon es el segundo estudiante expulsado de Francia tras la deportación de Leonarda Dibrani.

, Redacción
25/10/13 · 19:08
Cerca de 10.000 estudiantes se manifestaron el 18 de octubre contra las deportaciones / Pablo Corral

Khatchik Kachatryanon, de origen armenio, fue detenido e internado en un centro de detención de extranjeros el pasado 19 de septiembre, día en el que cumplía los 19 años de edad. Ha sido el segundo estudiante en ser deportado de Francia en las últimas semanas, después de que Leonarda Dibrani, menor de edad y de origen kosovar, fuera detenida el 9 de octubre durante una excusión escolar y expulsada del país.

Las expulsiones de Khatchik y Leonarda, las primeras desde 2006, han provocado la repulsa de miles de estudiantes en la capital gala. “Primero hubo un primer intento de deportarlo el jueves 10 de octubre”, explica Pablo Corral, profesor del liceo Camille Jenatzy de París, donde estudiaba Khatchik, quien explica que, para evitarlo, la mayoría de los alumnos del centro educativo hicieron huelga desde el día 8 hasta el día señalado para la expulsión. En esa ocasión, la expulsión fue paralizada y, según explica el profesor, citaron al estudiante ante el tribunal que ordenó su deportación para tratar el caso el día 15 de octubre. “Nos quedamos tranquilos, pero sin previo aviso el ministro de Interior, Manuel Valls, ordenó su deportación dos días después y nos pilló a todos de sorpresa, sin poder reaccionar”. A su llegada a Armenia, Khatchik fue recibido por la policía del país para arrestarlo como desertor del servicio militar, delito castigado con cárcel en el país, según ha informado su familia, con la que llegó a París en 2011 en busca de asilo político, que fue rechazado por el Gobierno francés en marzo de 2012 y, de nuevo, en enero de 2013.

Desde el día 15 de octubre, varios institutos parisinos se han manifestado reclamado que el Gobierno francés traiga de vuelta a Khatchik y en protesta por las deportaciones en general de alumnos de instituto, unas deportaciones que desde el Ministerio de Interior francés afirman que son sujetas a la ley. “Nosotros las consideramos puramente racistas, Sarkozy se dio cuenta de que si expulsaba a estudiantes tendría movilizaciones en la calle”, señala Corral.

Vacío tras los estudios

En el liceo en el que imparte clases, entre el 10 y el 15% de los alumnos son inmigrantes en situación irregular, un panorama derivado de que en el país. El derecho a la educación se mantiene para los inmigrantes, pero el resto de derechos no se reconocen. “La única institución que acoge a una persona a la que se le ha denegado el derecho a asilo es la escuela, pero el Estado le impide acceder a un trabajo, no le da ayuda y le obliga a estar escolarizado, por lo que muchas veces estas personas tienen que depender de la solidaridad de los demás o se tienen que buscar la vida como pueden. En mi instituto tengo a jóvenes que han pasado por Lampedusa o que vienen de la guerra de Libia o Mali, y en muchos casos quedan totalmente desprotegidos porque se ha endurecido la normativa sobre asilo”, continúa Corral, que resalta que en muchos casos son los propios profesores los que hospedan y ayudan a los estudiantes. “Es algo más habitual de lo que parece y cada vez pasa más porque hay menos ayudas sociales”.

Las protestas contra las deportaciones de estudiantes se han contagiado ha prácticamente todos los institutos de la ciudad. El lunes pasado, representantes de 30 liceos se reunieron para coordinar las acciones a realizar en los próximos días.

Tags relacionados: Francia inmigración
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto