Los docentes denuncian que los enviados del Gobierno boicotean cualquier salida negociada del conflicto
Los negociadores del conflicto educativo en Baleares

La estrategia del Gobierno de Bauzá tras el éxito de la huelga indefinida ha sido, según denuncian los docentes, escenificar una negociación en la que no se producen avances significativos.

02/10/13 · 16:12

La estrategia del Gobierno de Bauzá ha sido, desde el minuto 1, no negociar. De esto no hay ninguna duda después de numerosas reuniones maratonianas entre representantes de Educación y huelguistas. No obstante, este talante autoritario se tenía que disimular de alguna manera. Si en la primera semana de huelga el Gobierno balear se dedicó a despreciar la convocatoria, después de las reiteradas muestras de apoyo popular a la huelga, el Gobierno no tenía más remedio que escenificar una negociación. Y decimos “escenificar” porque estas reuniones intempestivas en la Conselleria, de negociación real, no han tenido nada.

Lo corroboran tanto el comité de huelga de la Assemblea de Docents, como los representantes sindicales y de padres y madres que han presenciado las reuniones. Reuniones caóticas, desordenadas, sin orden del día (por falta de voluntad del Gobierno), sin moderación formal, sin aceptar la posibilidad de una figura mediadora (por rechazo del Gobierno), con giros inesperados que hunden las horas previas de conversaciones, con excusas formales, con compromisos sin garantías de cumplimiento, con ataques directos a los interlocutores…

Podría parecer que todo ello responde a una ineptitud flagrante de altos cargos políticos que no tienen capacidad de gestionar asuntos complejos. Pero más allá de esto, que no es descartable, todo indica que la verdadera voluntad del Gobierno ha sido no pactar nada. Enredar, desgastar psicológicamente a las huelguistas y tratar de alentar enfrentamientos internos entre los diversos sectores que promueven la huelga (asamblea, sindicatos, padres y madres). Mientras tanto, 13 días en que el alumnado no ha empezado el curso debido a la irresponsabilidad del Gobierno de Bauzá, que ha tomado la decisión política de alargar el conflicto.

Pero, ¿quiénes son los “negociadores”, estos actores que interpretan la comedia de la negociación y que hacen perder el tiempo y las energías a los docentes en huelga? A continuación, repasamos sus perfiles y el papel que han jugado hasta ahora en esta “negociación”.

Joana M. Camps, la Consejera moderada

Sin ninguna experiencia en el sector de la enseñanza, aterrizó en el Gobierno de Bauzá en sustitución de Rafel Bosch, el consejero “catalanista” que el presidente se sacó del encima siguiendo el dictado de Jorge Campos y el Círculo Balear (el verdadero Consejero de Educación en la sombra). La nueva Consejera ha querido transmitir, desde el primer día, una imagen de persona dialogante y conciliadora, cosa que en realidad no ha sido en ninguno de los conflictos en los que se ha visto implicada. Sin ir más lejos, ha atacado públicamente el profesorado diciendo que algunos de ellos adoctrinan al alumnado. En las reuniones de “negociación” con los huelguistas, Camps prácticamente no ha hablado. Su papel se ha limitado a intentar moderar las conversaciones, cosa que ha hecho francamente mal viendo el caótico proceso y los resultados inexistentes. Su papel político se limita a limpiar la imagen desgastada del PP en el ámbito educativo y a cumplir los dictados que llegan de arriba.

Guillermo Estarellas, el que “corta el bacalao”

Fue enviado de Palma a Bunyola para poner “orden” en el PP local. No sabemos si lo consiguió, pero al menos adoctrinó en las artes del fanatismo, el insulto y la demagogia al joven que gestiona la cuenta de twitter @ppbunyola. Y también intentó “poner orden” a pie de calle, cuando era la mano derecha del ex Delegado del Gobierno español, José M. Rodríguez, en la época en que se produjo la razzia policial contra el activismo en Mallorca. Recordamos que aquel triste episodio acabó con más de 20 detenciones políticas en poco más de 10 días. Estarellas sale en aquella foto, pero siempre en un segundo plano. Por supuesto, es el hombre que está detrás de las detenciones premeditadas de los 4 jóvenes en Bunyola el día de la protesta contra Bauzá. Los conocía y dio órdenes de ir a por ellos, cosa que es vox populi en Bunyola.

Guillermo Estarellas es el actual Secretario Autonómico de Educación y Cultura. Aglutina un puñado de competencias, tantas que en la práctica es quien “corta el bacalao”, por encima de la Consejera. Su papel en estas “negociaciones” es cínico e incendiario. Es uno de los responsables de reventar la negociación.

Bartolomé Isern o cómo apagar el fuego con gasolina

Bartolomé Isern es el Director General de Planificación, Infraestructuras Educativas y Recursos Humanos. Se hizo famoso el primer día de huelga cocinando unas cifras de seguimiento del 22%, cuando era muy evidente que el seguimiento, aquel 16 de septiembre, era masivo. Su papel en las reuniones de “negociación” ha sido, junto con Estarellas, el de reventar la reunión. Deshizo todos los avances que se habían hecho durante las horas previas, realizando demandas absurdas a los huelguistas y lanzando ataques personales al presidente de ANPE, que acudía en calidad de invitado. Sus intervenciones elevaron la crispación y ayudaron que los pequeños puntos de encuentro se fueran a pique.

Miquel Deyà, el del esparadrapo en la boca

Es profesor de historia y Director General de Universidades, tuvo que aguantar el desprecio de sus compañeros de profesión en la ceremonia de apertura del año académico de la UIB. A pesar de su ideología de extrema derecha, que exhibe sin complejos siempre que puede, curiosamente su papel en la reunión de “negociación” del día 30 de septiembre fue sensato. Con un tono dialogante y razonable permitió iniciar el diálogo y la negociación, abriendo vías de discusión constructivas y generando una buena dinámica de trabajo. No se sabe muy bien por qué, pero durante el descanso a mitad de la reunión, algo pasó. En la reanudación, Deyà no volvió a abrir la boca. Le habían puesto un esparadrapo. ¿Quién y por qué?

Isabel Cerdà, la gran ausente

Isabel Cerdà es la Directora General de Innovación, responsable directa de la aplicación del TIL. Curiosamente, no ha asistido a ninguna de las tres reuniones que se han hecho desde el comienzo de la huelga a pesar de las repetidas peticiones por parte de las huelguistas. Alguien tendría que explicar esta ausencia, si en realidad el Gobierno tenía intención de negociar el TIL.

Ana M. Aguiló, la “troll” de las redes sociales

Un “troll”, en el argot de Internet, suele ser la persona que publica mensajes provocativos con la intención de molestar y romper el clima que se respira en una determinada comunidad. Ana M. Aguiló es diputada del PP en el Parlamento autonómico y se ha hecho famosa gracias a las sandeces y provocaciones que publica constantemente en su cuenta de twitter. Son tantas, y tan grandes, las animaladas que llega a decir que se podría considerar un personaje humorístico si no fuera porque sus políticas atentan gravemente contra nuestro presente y futuro. Ella no ha participado en las reuniones de “negociación” entre Gobierno y huelguistas, pero ha ejercido un papel de “apoyo virtual” atizando el fuego y desviando la atención de los debates importantes. Todo un trabajo en equipo por parte del PP.
 

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

Tienda El Salto