Soberanía tecnológica
Hacia un mercado social tecnológico

¿Por qué no buscamos tecnologías sostenibles y éticas igual que, por ejemplo, hacemos con los alimentos?

, Ciberactivista feminista
23/09/13 · 8:17
Edición impresa

¿Por qué la gente no se autoorganiza sus proveedoras tecnológicas, comprando directamente el soporte tecnológico que necesitan, igual que hacen con las zanahorias? Empecé a darle vueltas al tema de la soberanía tecnológica (ST) a raíz de una entrevista en la que la hacker Margarita Padilla aseguraba que el problema es que no le damos valor. Compartía esta reflexión: “Los proyectos alternativos que desarrollamos necesitan una contribución, ahora mismo no tenemos recursos libres para toda la humanidad que está usando recursos telemáticos, y allí hemos perdido la soberanía”.

Todo lo que hacemos en el ciberespacio, con un móvil o una tarjeta, cada vez con más frecuencia, y de manera más ubicua y persuasiva, conforma nuestra identidad electrónica. Ese sinfín de datos compone un grafo social cuyo análisis lo revela casi todo acerca de nosotras y de las personas con quienes interactuamos. La ST pone en entredicho que estemos delegando la gestión de nuestras identidades a empresas multinacionales, multimillonarias y kafkianas.

Pero no se sabe cuánto más hace falta para empezar a valorar la importancia de contar con nuestros proveedores de tecnologías libres: ¿necesitamos de una hecatombe tecnológica como el cierre de Google y todos los servicios que provee? ¿O con saber que Microsoft, Yahoo, Google, Facebook, YouTube, AOL, Skype y Apple están compinchados con el Servicio Nacional de Seguridad americano para espiarnos –el programa PRISM– resultará suficiente para cambiar de hábitos? Necesitamos una multitud de iniciativas, empresas, cooperativas y colectivos informales que provean las tecnologías que nos hacen falta y cuyo diseño mismo nos dé garantías de que son libres, que no nos espían y que no están allí para fomentar nuestra individualización ni para limitar nuestra libertad. Tecnologías pensadas para nuestros derechos en materia de expresión, cooperación, privacidad y anonimato.

Máquinas libres y diversas

La ST plantea también la importancia de desarrollar y mantener la tecno-diversidad. Como bien subraya Padilla: “Facebook es pobreza, todas vemos las mismas columnas, colores, interfaz; si se defiende la biodiversidad, también tiene que haber biodiversidad tecnológica”. Después de la primavera árabe algunas voces plantearon que los servicios de Facebook y Twitter se considerasen “derechos humanos”, pero los centros comerciales no pueden transformarse en espacios públicos, ni instituciones de lo común, ya que su naturaleza, arquitectura e ideología no son democráticas.

La ST busca reforzar verdaderas alternativas a las tecnologías comerciales y/o militares. Son iniciativas orientadas hacia el decrecimiento y buscan la descentralización, sin intermediarios. No tienen ánimo de lucro pero buscan ser sostenibles. Se basan en el software y hardware libre porque lo usan y/o desarrollan pero sus características van mas allá de las licencias libres ya que su existencia en sí misma conlleva transformación social y política. Fomentan el empoderamiento de sus participantes a través de metodologías de desarrollo participativo, unen el hazlo tú misma con el hazlo juntas. Apuestan fuerte por el cooperativismo, el trueque, el intercambio P2P y otras formas de economía social. Se oponen activamente al fetichismo tecnológico, al control y a la transmisión de ideología dominante que el capitalismo financiero fomenta. Desmontan la obsolescencia programada y planifican alargar lo más posible la vida útil de cualquier tecnología.

Pienso en la red libre Guifi, en los mails de Riseup, en los servidores autónomos, en radios y teles comunitarias, en el software de Debian, en el hardware libre, en laboratorios de fabricación digital, en proyectos de redes sociales como Lorea/N-1 o Briar. Pienso en telefonía como The Guardian Project o la Phone Liberation Network, en ecomotores y otros proyectos orientados a la eficiencia energética. Iniciativas con afán de transformación que implican retos para su capacidad de ser sostenibles, perdurar en el tiempo, crecer y/o volverse resilientes a los cambios.

Aunque funcionar con estas tecnologías requiere una contribución, una involucración comunitaria muy diferente del uso que hacemos de las plataformas comerciales, podemos pensar que cuantas más personas y colectivos apostemos por estas iniciativas mejor podrán responder a las demandas. Un verdadero cambio de paradigma societario requiere de más iniciativas de ST, más coordinación, interés y apoyo entre ellas, los movimientos sociales y la ciudadanía.

Imprimir Imprimir
Versión PDF PDF
Enviar
Corregir
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

4

  • |
    Alicante
    |
    25/10/2013 - 7:29pm
    Sin duda la tecnología aborda cada vez más sectores. <a href="http://www.anelis.com" title="Diseño web">http://www.anelis.com</a>
  • |
    Antonio1980
    |
    25/09/2013 - 9:28am
    &nbsp;A la pregunta que cuestiona Spideralex, ofrezco la siguiente contestación: no seremos mercancía en manos de banqueros y políticos, más que nada porque la juventud mayoritariamente ni vota ni tiene cuenta bancaria ni crédito bancario; pero sí lo somos en manos de empresas como Google, Movistar, Sony, Apple, Microsoft, Twitter, Grupo Prisa, Zara, Adidas, Coca-cola, Vodafone ... casi nada para considerarnos a-a-a-anti-anti-anticapitalistas.
  • |
    Alan
    |
    24/09/2013 - 5:19pm
    Este texto me recuerda el objetivo de las próximas jornadas de uno de los proyectos de software libre de referencia, cuestión de soberanía:&nbsp;<a href="http://www.gvsig.org/web/community/events/jornadas-gvsig/9as/presentacion/objetivo">http://www.gvsig.org/web/community/events/jornadas-gvsig/9as/presentacion/objetivo</a>
  • |
    Martín Fierro
    |
    24/09/2013 - 2:34am
    Breve exposición en TED sobre la construcción de máquinas licenciadas como hardware libre. Muy interesante http://www.ted.com/talks/lang/es/marcin_jakubowski.html