AGRICULTURA // ALGUNOS CONSEJOS PARA RECOLECTAR Y CONSERVAR SEMILLAS
Producción de semillas

La semilla, base de nuestra alimentación, contiene toda la información para el crecimiento de la planta. Una información que lleva alimentando al mundo desde la invención de la agricultura por los seres humanos.

09/07/09 · 0:00
Edición impresa

Texto de Antonio Gabriel
 

Hortalizas tan conocidas como el tomate, el maíz o la zanahoria…
provienen de variedades silvestres
que se han ido perfeccionando a lo
largo de los siglos en distintas regiones
del planeta en diversas culturas
y civilizaciones. Dando como resultado
una gran variedad de caracteres
organolépticos, formas, colores…
base de muchos pueblos y
mercados que mantienen nuestra
alimentación mundial.
Pero, ¿cómo se recogen, seleccionan
y se conservan estas semillas?
¿Cómo se van creando todas estas
variedades?

JPG - 32.6 KB
 
España ocupa el quinto lugar entre los países importadores de semillas

Para ir seleccionando y conservando
toda esta información lo
primero es pensar en guardar la
semillas con dos objetivos, una
parte para utilizar a mano y otra
para almacenar. Es lo que se conoce
como colección activa y colección
base, respectivamente.
Debemos tener cuidado con el
punto de recolección de la semilla,
ya que hay que estar seguro
de que las semillas hayan madurado
en su mayoría. Por lo que en
algunas ocasiones, la recolección
de fruto no coincide con la de semilla
(habrá que reservar algunas
plantas para ello). Un ejemplo claro
es el del calabacín, que requiere
de 14 semanas aproximadamente
para asegurarnos la mayor
madurez de las semillas.

Por otro lado, si queremos que
no se pierda nuestra variedad y la
información que contiene, no debemos
plantar cerca diferentes variedades
de la misma hortaliza, para
evitar cruces. Especialmente
con algunas hortalizas que se polinizan
a través del viento, como el
maíz, que requiere aislamientos
de más de mil metros. Este punto
es importante si tenemos en cuenta
que la patente de semillas que
tanto ha desarrollado las empresas
de transgénicos, ha originado
cruces que han acabado en juicios
sobre la propiedad genética de las
mismas y el derecho de las poblaciones
campesinas.

Otro aspecto a tener en cuenta
es el método de recolección, que
varía según la hortaliza. De forma
resumida existen tres tipos:
extracción seca, húmeda y fermentación.
Las dos primeras son
las más simples, ya que se trata
de extraer la semilla en seco, muy
común en hortalizas con pequeñas
flores: espinaca, lechuga, zanahoria
y cebolla. La extracción
húmeda se realiza en cucurbitáceas
como el melón, la sandía o
la calabaza. La fermentación es
un caso particular de extracción
de la semilla del tomate y el pepino.
Consiste en exprimir el zumo
en un recipiente y dejar fermentar
dos días, justo cuando se ha
formado una pequeña película
blanca (un hongo). En ese momento,
colar y dejar secar las semillas
en papel de periódico.
Por último, debemos almacenar
y conservar las semillas, guardándolas
en un lugar hermético, seco,
a baja temperatura y sin luz. Es
muy útil un bote de cristal, etiquetado
con la fecha y la variedad, y
en muchos casos, si es posible,
guardarlas en la nevera.

Artículo: ["España ocupa el quinto lugar entre los países importadores de semillas"->http://www.derechoalimentacion.org/webkwderecho/temaPortada/temaPortada....

Venta de semillas ecológicas y variedades regionales:
- [Semillas Madre Tierra->http://www.semillasmadretierra.com/]
- [Clemente Viven->http://www.clementeviven.com/]
- [Huerto Urbano->http://www.huertourbano.com]

Bibliografía:
- Josep Roselló i Oltra "Como obtener tus propias semillas. Manual para agricultores ecológicos". Ed. Fertilidad de la Tierra. 2002

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

España ocupa el quinto lugar entre los países importadores de semillas
separador

Tienda El Salto