d) Errores comunes o cosas que no deben hacerse en un artículo periodístico

1) Utilizar la primera persona, tanto del singular como del plural. No se debe utilizar nunca. Salvo en citas textuales

29/04/09 · 2:28

1) Utilizar la primera persona, tanto del singular como del plural. No se debe utilizar nunca. Salvo en citas textuales

2) No jerarquizar la información, no ordenar los datos que se tienen. La teoría periodística dice que un artículo debe tener una estructura de pirámide invertida, es decir, contar lo más importante al principio. Aunque como toda teoría no es sagrada y lo que realmente termina siendo importante es que se comience el artículo con aquello que puede resultar un ‘gancho’ o ‘percha’ de actualidad o de interés (por lo novedoso, lo raro, por las implicaciones políticas, etc). Puede ser tanto algo que ha pasado recientemente y le da vigencia a la noticia como un hecho, una cita, etc... que explique lo que se va a hablar a continuación.

Es un error muy común empezar un artículo por el contexto, los antecedentes, la explicación “ideológica”, cuando se debería empezar por lo que aporta ese artículo, básicamente su razón de ser.

Si en una novela de intriga se dice en la última línea quién es el asesino, en un artículo periodístico se dice en el titular.

3) Dar por hecho información evidente para el/la articulista pero no necesariamente para quien lee.

4) Caer en formulas panfletarias, subjetivas o ‘ideológicas’. En un artículo periodístico no sería correcto que el autor afirme, por muy evidente que nos resulte, que “el neoliberalismo produce pobreza en el tercer mundo”. Sería mucho más efectivo presentar esa misma evidencia mediante datos (“en la década de los ‘90 mientras se privatizaban las empresas públicas y se liberalizaban los mercados en América Latina, el índice de desempleo creció un 40%, según la CEPAL”). Otra opción sería hablar con un analista económico, un miembro de alguna organización contra la deuda externa o un experto en América Latina para reseñar su opinión. Cuanto menos se vea al redactor en la noticia más creíble resulta un artículo. Las conclusiones o las opiniones sólo se pueden utilizar en citas textuales de testigos, protagonistas, expertos, abogados, medios de comunicación, políticos, etc...

5) Falta de rigor o vaguedad: La información que se da tiene que ser precisa y contrastada. Se deben mencionar las fuentes de las informaciones siempre que esto sea posible.

6) Informalismo, lenguaje coloquial y tecnicismos. El lenguaje periodístico no tiene que ser académico, pero tampoco informal. En general, sólo se permite el lenguaje coloquial en citas textuales. También hay que huir de los tecnicismos de la abogacía, la ciencia, la sociología, etc... Con respecto a los ‘tecnicismos’ de los movimientos sociales y la izquierda conviene sólo mencionarlos en citas textuales (o en análisis y textos de opinión). Hay que utilizar un lenguaje neutro, riguroso y sencillo.

7) Frases hechas y lugares comunes. Hay que evitarlos como la peste. Sobre todo los lugares comunes del periodismo. Normalmente son frases hechas del estilo de: “Se respiraba una tensa calma”, “el fatídico 11-S”, “la banda terrorista ETA” “voraz incendio”, “no hubo que lamentar víctimas”.

8) Utilizar “verbos baúl”. Son los verbos que más se utilizan y menos significan: haber, tener, ser, estar, etc... Hay que reemplazarlos por verbos que incluyan más información. Este tipo de verbos en general sólo se permiten en verbos compuestos (p. Ej “Tengo pensado”).

9) Utilización de adjetivos. Conviene no abusar de ellos, salvo contadas excepciones. Es mucho mejor buscar el verbo adecuado, que ya incluya el significado de ese adjetivo. Tampoco conviene el abuso de adverbios terminados en “mente”.

10) Utilización de gerundios. Salvo excepciones y verbos compuestos, no se deben utilizar nunca. Es mejor cambiar la frase o poner un punto y seguido.

11) Recurrir a las frases largas y a las estructuras complejas. El lenguaje periodístico se forma de frases cortas. Hay que evitar utilizar demasiadas oraciones subordinadas. El sujeto debe estar cerca del verbo y se deben evitar los dobles sentidos. Cuando una frase es demasiado larga, lo mejor es poner un punto y dividir la frase. No conviene utilizar el punto y coma (se suele sustituir por el punto y seguido).

12) Recurrir a hechos no comprobados o rumores. Frases como “al parecer”, “se dice”, verbos en condicional como “habría robado”, etc... no deben utilizarse.

13) Mala utilización de los tiempos verbales. Conviene no utilizar el presente histórico en la narración de hechos pasados.

14) Enumeraciones interminables: hay que evitar estructurar los artículos como enormes enumeraciones: se crean frases largas, que terminan siendo poco comprensibles. Por ejemplo: “Las directivas de la UE son: en primer lugar....” y así hasta el infinito.

15) Terminar el artículo con una conclusión en boca del autor. Es mucho mejor hacerlo con una cita textual de alguna persona especialmente interesante.

16) Uso de un lenguaje sexista / uso de la arroba (@). Diagonal, no utiliza la arroba o recursos similares (el asterisco, la barra a/o, etc) con objeto de incluir el género femenino y masculino (l@s pres@s, un@s campesin@s, etc) en sus artículos. No lo hace porque complica la lectura, resulta farragoso y, muchas veces, sobretodo en personas que no están habituadas a estas formas, supone un freno a la hora de abordar un texto. Esto no significa que no estemos preocupados/as por construir un lenguaje no sexiste. Para ello, recomendamos, siempre que se pueda, usar el genérico o términos neutros (“el vecindario” en vez de “los vecinos”, “las personas que participaron” en vez de “los manifestantes”, etc.) y, si el espacio lo permite, en ocasiones, los dos géneros: “los vecinos y vecinas”,...

Tags relacionados: Documentación
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto