PROYECTO SAPO S.O.S. PARA LA CONSERVACIÓN DE ANFIBIOS Y EDUCACIÓN AMBIENTAL EN EL SURESTE MADRILEÑO
CÓMO CREAR UNA CHARCA PARA ANFIBIOS

Desde 2006, se han creado más de 30 charcas artificiales que sirven como nuevos puntos de reproducción, favorecen la conexión entre poblaciones aisladas y la expansión natural de los anfibios hacia otros territorios.

11/06/09 · 0:00
Edición impresa

La situación de los anfibios, como
sapos, ranas, salamandras, tritoneses o sirenas, es cada vez más delicada: destrucción y fragmentación de sus hábitats naturales, pérdida de los lugares de reproducción, presencia de especies invasoras, contaminación, enfermedades emergentes, incrementos en el índice de radiación ultravioleta (consecuencia de la debilitación de la capa de ozono atmosférico), cambio climático, e interacciones entre estos factores.

Más de 120 especies de estos vertebrados han desaparecido en los últimos 25 años según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Las especies de anfibios del planeta se están extinguiendo a una tasa mil veces más alta de lo normal, según el estudio realizado por más 500 científicos de más de 60 naciones que han contribuido a la Evaluación Global de los Anfibios.

La importancia de los anfibios, su escasez, y la magnitud y complejidad de la tarea necesaria para detener su desaparición, hacen necesario el establecimiento de una estrategia común a escala local, autonómica y nacional, que sea ampliamente aceptada y adoptada por todos aquellos que están relacionados con estas especies y sus hábitats.

Por esta razón y con motivo del inicio de la Década de Naciones Unidas por la Educación para un Futuro Sostenible (2005-2014), la Comunidad de Madrid, presenta a finales de 2005 un proyecto para la Conservación de Anfibios y Educación Ambiental en el sureste madrileño, en colaboración con el Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC, denominado PROYECTO SAPO S.O.S, en el marco de la integración de la conservación, la divulgación, la educación y la investigación.

La construcción de charcas es una medida muy eficaz para conservar las especies amenazadas de anfibios y constituye una magnífica oportunidad educativa para los habitantes de la zona, además de interesar a las autoridades y población local en los valores naturales de su municipio, incita al respeto hacia el agua como medio de vida para otros seres.

Si estás interesado en construir más charcas para anfibios como una acción de respuesta de emergencia ante la crisis para mejorar la lamentable situación de los anfibios, te recomendamos que antes de empezar consultes el manual disponible en reforesta.es/iniciativas.html, mucho más amplio y detallado, así como consultar información local al respecto para adecuar la charca a la zona. Estas acciones favorecerán también a toda la fauna y flora asociada, desde invertebrados a reptiles y aves.

JPG - 19.8 KB
MADRID. Charca creada el otoño pasado en Valdelaguna. Esta primavera ha sido colonizada por el sapo partero común, sapo corredor y sapo común.

PASO A PASO

1-Ubicación de la charca: Los enclaves con mayor potencial para la creación de charcas son las vaguadas naturales que acumulan agua de lluvia o de arroyos temporales, donde la excavación no requiere mucho esfuerzo, y en aquellas zonas donde la lluvia es más escasa, debemos aprovechar las fuentes y manantiales existentes para crear charcas a ras de suelo. Lo más fiable es hacerse con un mapa que incluya el máximo de detalles, pero en todos los casos lo mejor es acercarse a la zona y realizar un esquema del lugar apuntando tipo de vegetación, distancia entre árboles, presencia de agua, existencia de piedras, caminos, etc. Pero sobre todo, saber si hay o no anfibios en la zona.

2-Diseño de la charca: hay que conocer los anfibios que hay por los alrededores y qué actividad tienen, para así construir la charca en el periodo más inofensivo para ellos. En este paso es preciso establecer la forma, tamaño y profundidad de la charca. Lo ideal es diseñar varias charcas con distintos tamaños y niveles de profundidad, para así favorecer la presencia de diferentes especies de anfibios. Es preferible la creación de un mosaico de charcas permanentes, estacionales y temporales, a la creación de charcas aisladas, así favorecemos la conexión entre poblaciones. Es imprescindible que al menos un 25% de los bordes de la charca tengan orillas con pendientes suaves, para facilitar el acceso y la salida y el momento más óptimo para construir la charca sería a finales de verano, aunque para ello es necesario conocer el ciclo vital de las diferentes especies de anfibios.

3-Preparación del terreno: no suele ser apropiado eliminar la vegetación del entorno, pero en ocasiones es necesario para poder realizar el resto de actuaciones, aunque a veces basta con una poda. Luego habrá que proceder a marcar la forma de la charca, preferentemente con una zanja.

4-Excavación: no se requieren grandes ni costosas infraestructuras, sino algo tan simple como excavar durante un rato para hacer una pequeña depresión en el suelo. Imprescindible usar una niveladora. Las charcas podrán oscilar entre 10 y 100 metros cuadrados y menos de un metro de profundidad es más que suficiente, teniendo en cuenta que las piedras reducirán el volumen de agua. Una parte de la tierra extraída puede ser utilizada como suelo o sustrato de la charca. La más recomendable es la más superficial, ya que puede contener semillas que germinarán en contacto con el agua.

5-Colocación de láminas impermeables EPDM: si el terreno es muy permeable es conveniente colocar una membrana de giscolene (EPDM). Para ello lo primero es eliminar piedras y demás cuerpos que puedan causar daño en la lámina. También es recomendable rellenar un poco con arena de río y colocar sobre la misma una manta para dar uniformidad al terreno y evitar deterioros. La lámina deberá ser mayor que la charca, ya que debe cubrir tanto el fondo como las paredes y bordes.

6-Colocación de geotextil: para reducir el efecto visual de la lámina negra de caucho EPDM y, sobretodo, para facilitar la colonización de plantas acuáticas, se recomienda colocar una lámina de geotextil sobre toda la estructura, fondo y paredes.

7-Llenar de agua: si la hemos diseñado a continuación de una fuente, sólo tendremos que esperar a que se llene, pero si está alejada de un punto de agua natural, deberemos llenarla (y rellenarla si queremos que se mantenga todo el año), con agua "limpia", es decir, libre de cloros y otras sustancias perjudiciales para fauna y flora. Lo más sencillo es hacerse con uno o varios recipientes grandes, llenarlos de agua y dejarla al aire libre uno o 2 días para que se evapore el cloro y coja temperatura ambiente antes de echarla en la charca.

8-Colocación del fondo arenoso y de las piedras: para evitar superficies planas colocaremos, además de la arena, piedras en los bordes y paredes. Y si las situamos también en el centro a modo de isla, crearemos un refugio ideal. En cualquier caso las piedras deberían colocarse siempre de forma "natural", sin cementos ni añadidos.

9-Plantas acuáticas: suelen aparecer por sí solas tras un periodo de tiempo, pero siempre podremos ponerlas nostras mismas tratando de que sean autóctonas. Si no hay suficiente vegetación en los alrededores, crearemos una zona periférica de protección con plantas autóctonas.

10-Vallado (si es necesario): posible tránsito de vehículos, ganado o personas. En cualquier caso no puede impedir la entrada y salida de anfibios.

11-Colocación de un panel interpretativo: que ponga de manifiesto la importancia de conservar los anfibios y sus áreas de reproducción, sobre todo si está en una zona pública.

12-Disfrutar de la fauna y flora que hemos atraído, que a veces tarda más de un año en empezar a colonizarla de forma visible.

¡RECUERDA! Está prohibida la introducción de animales exóticos, así como peces, cangrejos, tortugas, etc: son capaces de aniquilar por completo la fauna local de fuentes, charcas, ríos y arroyos.

- [Manual completo y detallado->http://www.reforesta.es/iniciativas.html]
- [Página oficial de la asociación herpetológica española->http://www.herpetologica.org]
- [SOS anfibios->http://www.sosanfibios.org]
- Bibliografía: VV.AA «Anfibios y reptiles de la península ibérica, baleares y canarias». 1999. Editorial Planeta.

Tags relacionados: Número 104
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

MADRID. Charca creada el otoño pasado en Valdelaguna. Esta primavera ha sido colonizada por el sapo partero común, sapo corredor y sapo común.
MADRID. Charca creada el otoño pasado en Valdelaguna. Esta primavera ha sido colonizada por el sapo partero común, sapo corredor y sapo común.
separador

Tienda El Salto