MUNIELLOS // EL MAYOR BOSQUE DE ROBLE DE TODA LA PENÍNSULA, EN ASTURIAS
El bosque encantado

Pablo Font*. Madrid

18/09/09 · 18:35
Edición impresa

Al naciente de Ibias y al occidente
del Narcea se ubica este magnifico
robledal considerado como el mejor
conservado de Europa, resto de
lo que fueron los bosques cántabros
y astures hace unos cuantos
siglos. Desde 1973 está prohibida
la tala de sus árboles.
Cuenta la leyenda que este bosque
está habitado por huestias, diañus,
transgus, xanas y otros personajes
de fábula, pero los únicos que
se dejan ver en la reserva, no sin dificultad,
son corzos, rebecos, nutrias
y jabalís, además de osos, gatos
monteses, lobos y urogallos.

La ruta

Desde el municipio de Moal continuamos
hasta Tablizas donde está
situada la guardería: aquí comienza
el camino ascendiendo suavemente
por la ladera del valle de la Cullada.
Poco después cruzamos el arroyo
del mismo nombre y posteriormente
el sendero, más agreste y pronunciado,
pasa por encima de unos escarpes
rocosos desde donde divisamos
el valle en su plenitud.

JPG - 33.2 KB
CAMINO DE ASCENSO. Por el valle de la Cullada hasta la fuente de Fuenculebrera.

Seguimos ascendiendo y en una hora y
cuarto desde nuestro comienzo llegamos
a la fuente de Fuenculebrera,
la cual, dependiendo de la época,
puede que no lleve el líquido elemento
tan ansiado después de tanta
subida. En sus proximidades podremos
observar un hermoso ejemplar
de roble centenario.



Hemos ascendido unos 3,5 km,
alrededor de 600 m de desnivel. El
camino sigue ascendiendo, pero ya
de forma más moderada, las vistas
de la otra ladera del valle se dejan
imaginar entre los clareos del bosque
y al otro lado vemos los tres valles
secundarios que confluyen en el
de Muniellos, La Zreizal, Las Gallegas
y La Candanosa. Poco después
el bosque se despeja por la altitud
que hemos alcanzado, el camino
ahora es casi horizontal con leves
bajadas y subidas, cruzamos algunos
canchales de piedras y empezamos
a divisar las cumbres que cierran
el valle y a adivinar dónde puede
estar el cruce del camino que nos
llevará hasta las lagunas. A él llegamos
unas dos horas después de haber
descansado en Fuenculebrera,
refrescamos nuestras gargantas
con las frías aguas de la vallina de
Piélago que por allí discurre, estamos
a 1.270 m de altitud y a
unos 10 km del comienzo de
nuestra ruta. Un indicador marca
un kilómetro y 30 minutos a la primera
laguna, la de la Isla. Desde esta
laguna glacial podremos llegar a
las otras, no muy lejanas: por una
pedrera ascenderemos a la Honda,
después a la Grande y, por último, a
la más pequeña, la de La Peña.
Retornamos nuestros pasos hasta
la confluencia de caminos, tomando
el que, en fuerte descenso,
acompaña el arroyo que más tarde
formará el río Tablizas. Durante los
6,5 km de su recorrido el regato nos
escolta en nuestro caminar con distintas
cascadas y varios puentes de
madera que deberemos cruzar. El
bosque es más húmedo y frondoso,
abundan las hayas y los helechos,
poco a poco el camino se va serenando
y ensanchando, nos estamos
acercando al final de nuestra travesía.

JPG - 5.8 KB
Los “cortines” son construcciones circulares en piedra sin entrada, donde se instalas las colmenas, estando así protegidas de los golosos osos de Muniellos.

En la última parte el sendero está
acondicionado para que los
amantes de esta naturaleza que tengan
limitada su capacidad física
puedan disfrutar también en parte
de un recorrido por Muniellos.
La ruta cercana a los 20 km de recorrido
y un desnivel de alrededor
de 900 m se puede realizar entre
unas siete u ocho horas. La visita
está limitada a 20 personas por día,
debiendo reservar previamente.

*Más información en: [pablofont.blogspot.com->http://pablofont.blogspot.com]

Tags relacionados: Número 109
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto