¿Prioridades informativas?

"Hombre afro-americano de
entre 25 y 35 años escapa
de la policía por una autopista
de EE UU a toda velocidad.
Finalmente choca contra un
coche patrulla, sale corriendo, salta
la valla de la autopista pero es reducido
por seis agentes”. Los informativos
siempre encuentran tiempo para
narrar noticias como ésta con imágenes
desde un helicóptero de una
cadena local. También para emitir
profundas reflexiones y reportajes
de cinco minutos sobre cómo mantener

, Profesor de Sociología de la UPF y coordinador de la Campaña Ropa Limpia en SETEM-Catalunya
05/01/11 · 8:00
Edición impresa

"Hombre afro-americano de
entre 25 y 35 años escapa
de la policía por una autopista
de EE UU a toda velocidad.
Finalmente choca contra un
coche patrulla, sale corriendo, salta
la valla de la autopista pero es reducido
por seis agentes”. Los informativos
siempre encuentran tiempo para
narrar noticias como ésta con imágenes
desde un helicóptero de una
cadena local. También para emitir
profundas reflexiones y reportajes
de cinco minutos sobre cómo mantener
la línea en época de cenas de empresa.
Cuando veo noticias como éstas
pienso: ¿No ha pasado nada más
hoy? ¿Se han visto obligados a llenar
el tiempo de cualquier manera?

No sería demasiado complicado
encontrar noticias más interesantes.
Hace unos días, la Campaña Ropa
Limpia
se hacía eco del derrumbe de
la fábrica That’s It Sportswear a 15
kilómetros de Dhaka (Bangladesh),
en el que han muerto 28 personas.
La repercusión mediática de esta noticia
ha tendido a cero en los medios.

Ya se sabe que Asia queda lejos y que
las noticias tienen interés en función
de la proximidad o de las conexiones
con la realidad cotidiana del público.

Pero la noticia no es anecdótica, ni
tan lejana. Que la gente muera en las
fábricas de Bangladesh mientras trabaja
es un hecho desgraciadamente
usual. Éstos son los últimos capítulos
de una larga serie que se inicia en
los ‘80. La causa directa de estos desastres
es la dejadez en las medidas
de seguridad en las fábricas
y en los
alojamientos de las trabajadoras.

Además hay conexiones más cercanas
de las que se cree a priori: en
su web (que dejó de estar operativa
dos días después de la tragedia), la
empresa bengalí That’s It afirmaba
tener entre sus clientes a Inditex
(Zara, Bershka, Pull and Bear...),
H&M y Carrefour entre otras empresas
occidentales.

¿Es el poder económico quién impide
estas informaciones? ¿O los
propios medios se autocensuran para
no buscarse problemas?
¿Es cuestión
de investigar quién paga la
publicidad? Más de una vez he oído
a periodistas de medios de “desinformación”
de masas argumentar
que con los informativos también se
busca audiencia y que, en consecuencia,
las noticias que salen son
un reflejo de lo que la gente pide.

Tags relacionados: Número 140
+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

separador

Tienda El Salto