DERECHOS SEXUALES // NUEVA LEY DE ABORTO
Primero los derechos, luego la objeción

La nueva Ley de Aborto regula por primera vez la
objeción de conciencia, un obstáculo esencial para que
las mujeres puedan abortar en la sanidad pública.

31/12/09 · 17:12
Edición impresa

La nueva ley del aborto recogerá la
posibilidad del personal sanitario de
acogerse a la objeción de conciencia.
El texto no regula de forma concreta
la objeción pero aclara que será individual
y sólo afectará a los profesionales
directamente implicados en la
intervención, como médicos, enfermeras
o anestesistas. Para la presidenta
de la Federación de Planificación
Familiar (FPFE), Isabel Serrano,
así se evitan “situaciones como
las que se dan en algunos hospitales,
cuando es un celador quien
pide objetar”. La FPFE defiende una
regulación de la objeción individualizada,
con un registro de objetores secreto
y confidencial, que sirva a la
gestión hospitalaria para saber
“quién compone su equipo”, y que se
garantice el derecho a abortar, agrega
la ginecóloga. Por su parte, la Asociación
de Clínicas Autorizadas para
la Interrupción del Embarazo
(ACAI), también está a favor de la
objeción individualizada y apuesta
por la regulación: “Objetar es un derecho
y veremos cómo se registra,
pero más vale prevenir que curar;
hay que impedir que alguien pueda
ser objetor por la mañana y que no lo
sea por la tarde”, declara el presidente
de ACAI, Santiago Barambio.

JPG - 113.6 KB
A FAVOR DEL ABORTO. Representación teatral realizada en Madrid criticando la objeción de conciencia de los médicos. Edu León

Hospitales que objetan

La Asociación de Mujeres Juristas
Themis, considera que el límite del
derecho a la objeción está en el derecho
de las mujeres a abortar y reclama
garantías de asistencia en los
hospitales públicos para “evitar objeciones
en bloque en hospitales que
todos conocemos”, afirma su presidenta,
Altamira Gonzalo. Se refiere
a los hospitales de Comunidades
Autónomas como Madrid, Navarra,
La Rioja y Extremadura donde –subraya
la presidenta de la FPFE– el
sector público no incluye el aborto
en su cartera de servicios. Para
Isabel Serrano, la regulación de la
objeción, ya sea en la propia Ley de
Salud Sexual y Reproductiva, en un
texto de acompañamiento o mediante
otra norma, tendría que contribuir
“a unificar territorialmente el acceso
de las mujeres al aborto, porque no
es verdad que todos los ginecólogos
sean objetores”, sostiene Serrano. A
su juicio, es muy importante que los
estudios universitarios de ginecología
incluyan formación especializada
sobre interrupción del embarazo
porque “los factores generacionales
ayudarán a normalizar” los abortos
en la sanidad pública y a favorecer la
igualdad territorial, aunque el proceso
sea lento y “el 100% no se realicen
dentro de la Seguridad Social de
la noche a la mañana”. Respecto a la
objeción en otros países europeos,
Isabel Serrano resalta que en todos
se respeta jurídicamente como un
derecho, “pero a lo mejor una persona,
si es objetora, no puede ser jefe
de servicio en un hospital”. Themis
considera que, al menos en parte, la
objeción debe regularse dentro de la
nueva Ley del aborto. Altamira Gonzalo
insiste en que la objeción de
conciencia no puede entrar en conflicto
con los derechos de las usuarias,
por eso no puede permitirse la
“objeción colectiva” y se debe garantizar
el acceso al aborto en cada hospital
público. Ante el reto de reglar
jurídicamente la objeción, el presidente
de ACAI, Santiago Barambio,
mantiene que, frente a todos los
problemas “jurídicos y morales”
que surjan a la hora de elaborar una
norma, “al final, las mujeres abortan
con ley o sin ley”, y recuerda
que por esta causa mueren 60.000
mujeres al año en el mundo.

Artículos relacionados:
- [Un análisis feminista de la ley->9765]

+A Agrandar texto
+A Disminuir texto
Licencia

comentarios

0

A FAVOR DEL ABORTO. Representación teatral realizada en Madrid criticando la objeción de conciencia de los médicos. Edu León
A FAVOR DEL ABORTO. Representación teatral realizada en Madrid criticando la objeción de conciencia de los médicos. Edu León
separador

Tienda El Salto